Home » Posts tagged 'novelas románticas para leer online'

Tag Archives: novelas románticas para leer online

Novelas Románticas

Novelas RománticasNovelas Románticas para leer online sin tener que descargar.

Santos Cámara cogió la caja de las aspirinas. Se sentía ligeramente mareado. No era normal. Aquellos síntomas eran consecuencia de alguna sustancia. Estaba seguro. Podía jurar que Carmen Durán había echado algo en su bebida, pero, ¿Por qué motivo? Aquella idea no tenía ningún sentido. Tal vez ambos habían tomado algo en mal estado. Quizás ella sólo estuviera enferma cuando la dejó, o simplemente inconsciente. 

Pero la realidad era que él la había abandonado en extrañas circunstancias, sin tratar siquiera de auxiliarla. Tenía que sacar deprisa a aquella mujer de su cabeza. Quería olvidarse, dejar de pensar, pero al cabo de un rato, sin saber del todo lo que hacía, se encontró en mitad de la calle deteniendo un taxi

-¿Hasta dónde quiere que le lleve, caballero? 

-Calle Coronel Salgado 72 

-Perfecto, vamos para allá. ¿trabaja usted en alguna embajada?

El asiento trasero estaba algo sucio, pero Santos Cámara no se dio cuenta hasta que ya estaba en marcha el vehículo.

-No

Había empezando a chispear. Dos parejas, agarradas de la mano, corrían para refugiarse en los soportales de un cine. En la cera de enfrente una grupo de jóvenes hacía cola para entrar en una discoteca.

El taxista subió la radio

Santos bajó la ventanilla

A lo lejos, montado a caballo, un militar del ejército señalaba el norte desde su pedestal. Tras rodearlo, Santos pudo divisar la calle donde vivía Carmen. Varios coches de policía y una ambulancia estaban subidos en la acera, junto al portal, cuando el taxi se detuvo.

Santos se revolvió en el asiento. “No pare” dijo, o quizás solo lo pensó. En ocasiones no estaba completamente seguro de esas cosas. Un agente de policía se acercó sujetándose la gorra. Las piernas de Santos comenzaron a temblar. Necesitaba salir de allí. Podía escuchar aquella idea, claramente, repetirse dentro de su cabeza. El policía golpeó el cristal del vehículo con los nudillos. Al girarse, una mata de pelos negros asomó por la oreja del taxista. El estómago de Santos se contrajo. Necesitaba salir de allí, como si todo lo que tuviese que ver con aquella calle y aquel piso sólo le produjera deseos de huir. En los cristales, las gotas de lluvia corrían sin cesar. El agente de policía volvió a golpearlos, esta vez con mayor violencia y, cuando el taxista mostró la palma de su mano, comenzó a girar los brazos bruscamente, como un lanzador de bolos.

El conductor metió deprisa la marcha y pisó a fondo el pedal. Por el espejo retrovisor las luces de la ambulancia iluminaban una figura humana, tapada por completo, saliendo en camilla desde el portal.  Seguir LeyendoLEER LA HISTORIA DESDE EL PRINCIPIO




Facebook

Novela Corta

 Novela CortaNOVELA CORTA para leer online sin descargar

Santos caminó hasta la puerta y esperó a que el sonido eléctrico del ascensor cesara de sonar unos pisos más arriba. Luego sus tripas le llevaron hasta la escalera; cinco pisos de bajada, 95 escalones, dos hileras de buzones verdes y uno que decía; 5 A Carmen Durán Durán. 

En la calle algunos conductores tocaron el claxon de sus vehículos al cambiar el color del semáforo. Varias personas esperaban en la parada del autobús, junto a un cartel que anunciaba el estreno de una película bélica. Tras los escaparates de cristal tres maniquíes, semidesnudos, variaban ligeramente la posición de sus brazos.

Santos levantó la vista antes de girar la esquina; Calle del Coronel Salgado. Tenía la cabeza a punto de estallar, no podía recordar cómo llegó hasta aquel piso, tal vez lo mejor era olvidarse de todo. Nadie podía relacionarle con aquella mujer. Un extraño anciano le ofreció un folleto que no recogió.

Continuó caminando calle abajo hasta el parque. Olvidar es importante, escuchó dentro de su cabeza, varias veces. Caminó por la vereda del río, junto a los hombres reunidos en los bancos que jugaban al ajedrez. Olvidar es importante. Caminó entre ellos, a suficiente distancia, aunque podía observar cómo los dedos de los jugadores se desplazaban por el tablero, colocando las fichas en las casillas, en el centro de las casillas, más o menos, dentro de los cuadrados, aunque no siempre, porque a veces alguna ficha no estaba bien colocada y tocaba la línea; un alfil, un caballo, a veces no estaban bien colocados, a veces no.

Caminó entre aquellas personas a las que parecía no importar en absoluto los detalles, como si los detalles no fuesen importantes, pero Santos Cámara no podía dejar de percibir con precisión esas cosas, incluso ahora, con la cabeza a punto de estallar.

Se paró un rato a respirar. El no podía haber matado a aquella mujer, ¿Por qué motivo? Un hombre con la pierna escayolada movió una torre blanca, la mandíbula sobresalía de su cara proyectando una sombra verde sobre el tablero, como un tumor. 

Solo al entrar en su casa pudo Santos llenar del todo los pulmones. Aquel orden le permitía respirar. Sobre el escritorio del salón descansaba la carpeta del notario, nada que no supiera; cinco apartamentos en el centro, varias cuentas bancarias, vehículos, y la escritura de una finca; Las Contentas; termino municipal de San Andrés, parcela 345.

Su pobre madre nunca mencionó aquella propiedad. A su funeral apenas habían asistido media docena de personas. Las suficientes para certificar la realidad de su defunción y, sin embargo, Santos podía escuchar el sonido seco de sus tacones por el pasillo, un sonido monótono, sin matices, que recordaba desde siempre. Santos podía recordar ese sonido con toda claridad. No podía evitar que las cosas se grabasen en su memoria con una precisión milimétrica y, sin embargo, todavía no era capaz de recordar el momento en que subió al piso de Carmen Durán.

Entró en el aseo, abrió el grifo de la ducha y se quitó la ropa, entonces se percató de una mancha oscura sobre la solapa de su gabardina. Tener la ropa limpia es importante, escuchó dentro de su cabeza, pero aquel pensamiento no se repitió más de tres veces, como si el agua lo hubiese arrastrado por el sumidero.

Cerró los ojos bajo el chorro y pudo recordar a Carmen Durán, su timbre de voz, juvenil y desenfadado, como si dentro de aquel cuerpo, ya maduro, aún viviese una niña muy pequeña. Movía las manos al hablar, apenas un ligero giro de muñecas, incluso cuando llamó al camarero mientras tomaba asiento, se apoyaba en la barra, pedía una taza de café, hablaba sobre un proyecto para evitar que las palomas se estampasen sobre los cristales de los edificios, y luego, como si no fuese capaz de evitar la torpeza, derramó unas gotas de café sobre la gabardina de Santos Cámara.

Era solo una gabardina. Una gabardina que él sostenía, perfectamente doblada, sobre sus piernas. Una gabardina impecable, como el resto de su ropa. Es importante llevar la ropa cuidada. Es importante. Podía escuchar dentro de su cabeza aquella frase, “cuidar la ropa es importante, dice mucho de la gente” podía escuchar cómo se repetía en su cabeza, otra vez más, hasta que recordó la sonrisa de Carmen Durán.

Perdona”, dijo ella después de mancharle, “ha sido sin querer”. Eso dijo, y miró de reojo, como una niña que ha hecho algo malo y no quiere que la castiguen. Lo recordaba perfectamente. “Perdona, de verdad que lo siento”, y se rió. Solo una breve carcajada, como si tampoco hubiese podido evitar reírse, “de verdad que lo siento” Luego corrió su taburete, como si quisiera estar más cerca, y dijo que no vivía muy lejos. Entonces sacó del bolso un monedero verde con mariquitas rojas, muy rojas, y llamó al camarero.

El agua de la ducha hizo que el dolor de cabeza remitiese un poco, no obstante, Santos Cámara caminó en albornoz hasta el salón para buscar una caja de aspirinas. Sobre la pared principal un enorme retrato parecía contemplarlo con el mismo gesto de siempre. “Míralo bien, hijo, porque tu eres su viva imagen”, escuchó en el fondo de su cerebro, y recordó las manos de su madre doblando la ropa bajo aquel retrato. Solo en dos ocasiones había tratado de averiguar las circunstancias de la muerte de aquel hombre, dos ocasiones en las que los ojos de Doña Petra se cerraron, como cuando alguien recibe un impacto de bala en mitad de la frente. Solo en dos ocasiones había formulado Santos la misma pregunta, una pregunta que sólo ahora recordaba que había olvidado.

Contempló aquel retrato que se sabía de memoria. Podía cerrar los ojos y comprobar luego cómo, cada grieta del lienzo, estaba perfectamente representada en su cerebro. “Eres su vivo retrato”, escuchó de nuevo. Sobre la cómoda, en el jarrón verde de cristal, agonizaba una rosa. Entonces percibió el olor de su madre flotando en el ambiente. Seguir leyendo.  ♦Leer toda la historia desde el principio




Facebook




Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 32 suscriptores

Facebook