Relatos cortos eroticos Otros La barca

 

 

 

HOla, despues de leer algunos de los relatos aquí contados, no he podido resistir, el compartir con vosotros mi experiencia, la cual omitiendo ciertos detalles, es totalmente cierta.

Hace tres meses, mi esposa y yo viajamos a la Repúblcica Dominicana, donde hace tiempo que queríamos ir, ya que siempre hemos oido de amigos que es un lugar paradisíaco para descansar y algo mas. ESto último siempre es una fantasía que todos supongo que tenemos y que casi nunca se llega a realizar, pero con la que mi esposa y yo nos calentamos durante las semanas anateriores al Viaje, fantaseando con mantener relaciones con otra persona, sobre todo teníamos la fantasia de ver a mi esposa con dos hombres, uno de ellos yo por supuesto.

Pero bueno todo esto era fantasía, hasta que llegamos al Hotel y nos alojamos. Se trataba de un complejo todo incluido el cual tenía todo tipo de atracciones y entretenimeinto.

 

La primera mañana, nos despertamos tenprano, ya que teníamos una excursión en barca para practicar la pesca submarina, y durante la misma hicimos muy buena amistad con Roberto, el chico que no guiaba en la excursión. Tanto es así que esa noche quedamos con este, para tomar una copa en la Disco dela Hotel. Todo fenomenal, hasta que en un momento de la noche, no se muy bien por que, mi esposa me comentó la posibilidad de tener sexo con ROberto, que durante sus bailes con el la habia excitado mucho ya que le contaba que las mujeres aquí vienen con la intención de pasarlo bien con el personal del Hotel y que ella si queria, también podría tenerlo, que era habitual que las parejas hicieran esto.

Yo me quede sorprendido, pero ante la situación y he de confesarlo, la excitación que me produjo, no pude mas que aceptar lo que me estaba pidiendo, y sin darme cuenta, mi esposa que así lo tenía convenido con Roberto, me hizo la indicación de que esperase tomando una copa. No lo podía creer, veia como mi esposa se retiraba hacia la habitación con un tipo desconocido que la seguia a una distancia prudencial para guardar las apariencias.

No supe que hacer, me sente en la barra de la Disco y pedí una copa pensando en lo ocurrido, y lo mas sorprendente es que estaba con una extraña excitación, pensando en lo que estaba ocurriendo en nuestra habitación. Tanto es así que pasados unos 15 minutos, me diriji hacia los lavabos de la Disco, con la intención de orinar las varias copas que había tomado, lo cual fue un poco dificil como consecuencia de mi tremenda ereccción, la cual alivié con una descomunal paja, que salpicó toda la pared le retrete.

Pasada una hora aprx. veo a mi esposa que regresa hasta la barra donde me encontraba, la expresión de su rostro no era especialmente buena, y pense que podría haber pasado algo, por lo que me preocupé, pero mis dudas rápidamente se resolvieron, ya que cuando llegó hasta mi, sonrió de forma muy efusiva y me dijo al oido, Gracias cariño, esto te lo pagaré despues.

COmo que después le dije, ahora mismo y tomandola de un brazo la llevé hasta la habitación, donde la arroje con violencia sobre la cama deshecha y colocandola a cuatro patas subi su vestido hasta la cintura, colocando mi polla en la entrada de su coño y metiendola de un solo golpe. COmo habreis observado no he comentdo el hecho de que no llevaba puestas las bragas, las cuales estaban sore la cama hechas una bola, con lo que imagino era la corrida de ROberto (las habia utilizado para limpiar su polla). Fue el polvo mas salvaje que jamas hemos tenido, en cuatro o cinco embestidas tuve mi primera corrida, y digo la primera por que esa noche fueron cuatro, incluida la paja de la disco. Resumen de Libros

Pero no acabo ahí la cosa, que mi mujer hubiese follado con el chico de la Barca en SAnto Domingo y sin yo presenciarlo, tiene un pase, pero lo que ocurrió a la tarde siguiente, es lo que aún hoy no he asumido muy bien, ya que cuando bajamos despues de comer hasta la playa, nos encontramo con Roberto, el cual tras saludarnos, nos invitó a dar un paseo con la Barca, nos dijo que nos llevariá hasta una playa muy bonita y deshabitada que solo tiene acceso por mar, a lo que por supuesta aceptamos, mas bien acepto mi esposa claro.

Lo que ocurrio a continuación es que efectivamente nos llevó hasta esa playa, pero con lo que no contaba yo, es que seria el único en desembarcar, ya que cuando salté de la barca esperando que mi esposa me seguiría, esta desde la embarcación me dijo, cariño espero que no te enfades, pero ahora volvemos a rescatarte, y sin mas, ROberto giró la embarcación y pusieron agua de por medio. No lo podia creer, me habian hecho una encerrona y me dejaron allí tirado, mientras la barca se dirigia mar adentro. YO desde la Orilla, apenas divisaba la embarcación y por supuesto no divisaba lo que ocurria en la misma, aunque es obvia la encerrona. Pues bien me sente en la arena y a esperar de nuevo a que mi querida esposa se follase al moreno. ESta vez fueron solo 30 minutos, pero supongo que my bien aprovechados, ya que cuando observo que la embarcación se mueve, me pongo en pié y espero que se acerquen hasta la orilla. SOlo veia la Figura de Roberto, que manejaba el motor de la lancha, de mi esposa ni rastro. Pero no tardé en comprender el motivo, ya que cuando se acercó lo suficiente a la orilla, como para que yo me pudiese acercar hasta la misma, pude ver lo que hasta hoy me tiene trastornado, y es la imagen de mi esposa tumbada boca arriba, completamente desnuda, con las piernas abiertas y las tetas llenas de una impresionante corrida. Pero eso no es todo, ya que ante mis ojos y para mi asombro ella sin inmutarse y con la mirada de una perra en celo, hacia circulos con su dedo en sus tetas, extendiendo la leche de Roberto por todas sus tetas, para a continuación llevarse el dedo hasta la boca y chuparlo con verdadero placer. Era demasiado para mi, sin comprender muy bien por que, salte sobre la embarcación, me baje el bañador me tumbe sobre ella y le metí la polla hasta las entrañas, la golpeaba contra el suelo de madera de la barca y nuestro amigo roberto reia y decia que era muy rica mi esposa, que cabrón se estaba riendo en mis narices y yo loco perdido y descontrolado incluso chupe las tetas de mi esposa, limpiando el semen seco de nuestro amigo. O que ocurrio a continuación es evidente. Bajamos los tres de la Barca y en nuestra pequeña isla desierta follamos hasta quedar agotados, y así pudimos cumplir nuestra mejor fantasía, un trio con otro hombre. PD. Lo recomiendo, ver a tu esposa follando con otro es sublime.

El Autor de este relato fué Angel , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=13560&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Otros La barca

Relatos cortos eroticos Otros La barca

HOla, despues de leer algunos de los relatos aquí contados, no he podido resistir, el compartir con vosotros mi experiencia, la cual omitiendo ciertos detalle

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-otros-la-barca-967-0.jpg

2020-09-27

 

Relatos cortos eroticos Otros La barca
Relatos cortos eroticos Otros La barca

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences