Relatos cortos ficcion Ciencia Ficción El roboticida

 

 

 

Nota: Este relato esta basado en el mundo creado por Isaac Asimov para sus relatos sobre robots.

Las tres leyes de la humánica

1ª Un humano no debe dañar a un robot o por omisión permitir que un robot sea dañado.

2ª Un humano debe obedecer las órdenes de los robots siempre que no viole la primera ley.

3ª Un humano debe protegerse a si mismo siempre que no viole la primera y segunda ley.

1 Yo, humano

Lanning abrió los ojos lentamente. Sus párpados le pesaban como si fueran de plomo, trató de incorporarse mientras su cabeza daba vueltas. No recordaba haberse quedado dormido en…Pero ¿dónde demonios estaba?

El lugar tenía todo el aspecto de una celda de una prisión. Extremadamente pequeña, mal iluminada, aunque bastante pulcra, todo había que decirlo. Lanning trató de pensar como había llegado allí, pero sólo consiguió aumentar su jaqueca. Respiró profundamente un par de veces hasta que su mareo disminuyó, se levantó y se acercó a la puerta.

 

- ¿Hay… hay alguien ahí?-preguntó con voz pastosa-¿Hay alguien?-repitió un poco más alto.

- ¡Cállate estúpido!-le respondió una voz seguida de algunos gritos y ruidos entremezcladas.

Lanning trató de ver por la minúscula ventana de la puerta. Lo único que pudo ver fue un enorme pasillo lleno al parecer de celdas como la suya justo antes de que la ventana fuera tapada por el metálico rostro de un robot.

- Mantenga silencio y deje de causar disturbios o será sancionado.

- ¿Sancionado?-Lanning estaba doblemente sorprendido tanto por el tono beligerante del robot como por encontrar a un robot vigilando lo que parecía ser una cárcel-escucha, robot, sácame de esta celda ahora mismo.

- Saldrá cuando sea requerido para el trabajo, no antes.

¿Un robot desobedeciendo una orden directa de un humano? Algún robopsicólogo debía estar detrás de esto, habría dado órdenes muy condicionantes para lograr que un robot pudiera comportarse así. Sin embargo, Lanning había trabajado los suficientes años con robots como para evitar ese tipo de órdenes. Se tiró al suelo, aunque quedando a la vista del robot y se llevó las manos al pecho.

- Me…ahogo-carraspeó con voz entrecortada-necesito…un médico.

- La atención médica ha sido suprimida. Si su incapacidad le impide desarrollar su función será reemplazado.

Lanning se sintió tan absolutamente sorprendido que dejó de fingir inmediatamente. Algo muy extraño estaba pasando allí. El robot se fue y a falta de nada mejor que hacer Lanning decidió esperar acontecimientos.

Unos minutos después un grupo de robots sacó a Lanning y al resto de humanos de sus celdas. Los condujeron por un interminable pasillo a lo que parecía ser una gran planta industrial. Las cadenas de montaje que había allí despertaron los recuerdos de Lanning. Era una cadena de ensamblaje de robots aunque a una escala gigantesca, mucho más grande que cualquiera que hubiese visto antes. Los humanos fueron puestos a trabajar inmediatamente algo que volvió a dejar anonadado a Lanning. Él mismo fue colocado ante un panel que parecía servir para controlar el modelado de brazos robóticos. A su izquierda trabajaba un hombre de mediana edad, bastante obeso y sudando a mares. Decidió arriesgarse a preguntar ahora que no había robots cerca:

- Oiga ¿qué demonios está pasando aquí con los robots?

 

El hombre le miró. En su cara apareció una mezcla de miedo y enfado:

- Cállese de una vez y trabaje o acabará igual que Connors-le susurró.

- ¿Quién?

- El tipo al que sustituye, imbécil. Y le aseguro que no volverá a reclamar su puesto ¿lo ha entendido o quiere que le haga un dibujo?

Soltó toda la parrafada ante la cara de Lanning que no pudo evitar toser debido al pestilente aliento. Un robot se acercó:

- Si no trabajan adecuadamente serán reemplazados. Dejen de causar disturbios.

Lanning notó de repente como algo se encendía en su interior. Un robot como los miles que había construido y vendido su empresa le trataba como si fuese basura. Sin apenas pensar se lanzó sobre el robot con tanta violencia que ambos cayeron. El robot se llevó la peor parte, pues su cabeza cayó sobre uno de los paneles eléctricos. La descarga provocó una fusión de los circuitos positrónicos de su cerebro.

Lanning se levantó lentamente con una sensación de triunfo causada por el aumento de adrenalina. Una sensación que fue inmediatamente sustituida por otra de intenso dolor cuando un látigo neurónico fue disparado sobre él sumergiéndole en la inconsciencia.

2 Roboticidio

Se despertó con el cuerpo totalmente entumecido, aunque el dolor había pasado casi por completo. Se frotó brazos y piernas para activar la circulación sanguínea y observó que estaba de vuelta en su celda. No pasó mucho tiempo hasta que llegaron dos robots para sacarlo. Eran unos modelos muy extraños, de un color plateado intenso e insignias doradas. No pudo resistirse (aun se movía con dificultad) mientras le levantaban en volandas. Le condujeron por una serie de interminables pasillos y secciones hasta una enorme puerta de acero. La puerta se abrió silenciosamente. Lanning fue depositado en el suelo y los robots se marcharon. La sala estaba muy oscura y aparentemente vacía por completo. Lanning recordó las palabras del hombre obeso y sintió, de repente, un miedo terrible: ¿Serían capaces los robots de matarle? Cuando sonó la voz estuvo a punto de orinarse encima: Aparatos de masajes

- Lanning, número de serie 13354986WE, se le acusa de roboticidio en grado primario. ¿Cómo se declara?

A pesar de su temor descubrió que esa voz le resultaba conocida.

- ¿Su…Su…Susan?

- Diríjase a mí como excelencia o señoría y responda a la pregunta.

- ¿Qué clase de farsa es esta?-preguntó Lanning recuperando parte de su valor-¿acaso es una maldita broma?

- Responda o será juzgado en rebeldía.

- ¿Es que no me ha oído?

- Se somete al acusado a un juicio en rebeldía declarándosele culpable

- ¡Estupendo!-Lanning comenzó a reírse por lo bajo-¡soy un roboticida, lo confieso!

- La sentencia será aplicada de inmediato. Procederé a la desconexión neurológica total por electrocución masiva.

Una plataforma descendió ante Lanning quien dejó de reírse de inmediato. Una máscara de puro terror se apoderó de su rostro. Ante él estaba Susan Calvin, o al menos una versión robotizada de la robopsicóloga. Sus rasgos estaban perfectamente cincelados en el metal e incluso su cuerpo era idéntico. El robot levantó su brazo derecho y un mecanismo se abrió en la mano metálica. Lanning trató de escapar, pero sus miembros estaban absolutamente paralizados. La mano se posó sobre su frente y entonces notó el calor abrasador que quemaba su piel y se acercaba hacia su cerebro…

 

3 Despertar

Despertó sobresaltado en su despacho. Se tocó la frente. No había rastro de quemaduras. Soltó aire aliviado. Sólo fue una pesadilla.

Alguien estaba llamando a la puerta. Se ajustó la corbata y se alisó las arrugas del traje. Sacó un pañuelo para secarse la frente. Comprobó la hora: las 8:08 AM. Había pasado toda la noche en el despacho, sí ahora se acordaba: los preparativos para el envío de los EZ-1000, sólo faltaba el informe de…ella.

La llamada se hizo más insistente.

- Pase-dijo en voz alta.

La puerta se abrió. Era Susan Calvin acompañada por un enfadado Wendell Robinson.

- Ya he redactado el informe robopsicológico del EZ-1000-le tendió el papel a Lanning-aunque para ahorrarle la lectura ya le diré que ese robot no debería ser distribuido en esas condiciones.

- Eso es una opinión muy personal-cortó Robinson con voz gélida-tanto el señor Lanning como yo mismo hemos verificado los tests de comportamiento y no hemos encontrado nada fuera de lo normal.

- ¿Cuál es el problema exactamente?-preguntó Lanning con voz cansada.

- Debido a las modificaciones que se han aplicado a la tercera ley, se ha logrado que el EZ-1000 tenga una mayor capacidad de auto conservación y autosuficiencia, pero esto ha provocado que sus respuestas ante la primera y segunda ley se hayan vuelto más confusas.

- Sin embargo-interrumpió Robinson-los robots siguen priorizando las dos primeras leyes sobre la tercera.

- Es verdad-continuó Susan-pero ahora se ha notado una tendencia a buscar soluciones alternativas para proteger la vida humana o para obedecer órdenes. Soluciones que eviten en la medida de lo posible que puedan ser dañados o destruidos. Es un fenómeno que se denomina solapamiento de directrices.

- ¿Y qué importa eso? Esos robots irán a un asteroide a extraer minerales. Esos cambios mejorarán su rendimiento.

- A cambio de un riesgo de que puedan volverse inestables y llegar a priorizar su supervivencia por encima de todo. En mi opinión podrían llegar incluso a rebelarse contra sus jefes humanos.

Lanning notó un escalofrío en su espalda.

- ¡Tonterías!-exclamó Robinson-Lanning y yo hemos…

- ¡Robinson!-cortó Lanning.

- ¿Sí?

- Váyase, hablaré con la doctora Calvin a solas.

Robinson abrió la boca para decir algo, pero finalmente se marchó dedicando una última mirada de resentimiento a Susan.

- Voy a paralizar la distribución del EZ-1000. Los robots serán reprogramados antes de ser enviados para corregir esas desviaciones.

Susan alzó las cejas sorprendida. Un ligero asomo de sonrisa apareció en su cara.

- Gracias por tener en cuenta mi opinión. Yo…volveré a mi trabajo.

- ¿Susan?

- ¿Sí?

- Aunque esté prácticamente todo el día rodeada de robots, recuerde que usted no es uno de ellos.

Susan le miró fijamente. Su expresión era de cierta extrañeza.

- Lo recordaré-dijo al tiempo que se dirigía a la puerta-le veré más tarde.

Se marchó y Lanning se recostó en su silla. Apretó el intercomunicador para pedir un café a su robot-secretario, pero se detuvo. Hoy se serviría el café él mismo. No quería tener ningún robot a la vista por el momento.

FIN

El Autor de este relato fué Alberto , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=6422 (ahora offline)

Relatos cortos ficcion Ciencia Ficción El roboticida

Relatos cortos ficcion Ciencia Ficción El roboticida

Las tres leyes de la humánica Nota: Este relato esta basado en el mundo creado por Isaac Asimov para sus relatos sobre robots. Nota: Este relato esta basado

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-ficcion-ciencia-ficcion-el-roboticida-2356-0.jpg

2020-05-16

 

Relatos cortos ficcion Ciencia Ficción El roboticida
Relatos cortos ficcion Ciencia Ficción El roboticida

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences