Relatos cortos humor Hechos Reales Una mala noche la tiene cualquiera.....

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Con la mente embotada por el fracaso empecinado en la dura batalla del

temita tem, retorné esa noche saciado de alcohol y perritos del Timple a la

oscura y solariega mansion de los Gustaferson.Una vez en casa, los efluvios

del Barceló adormecieron mi sentido común hasta el punto de verme a mí mismo

vestido con nada y sacando brillo al palo mayor del barco, mientras

visionaba con ansiedad la peli porno del canal 44.

La noche es el reino de lo prohibido. Arropado por el manto de la oscuridad,

que mata pudores y remata vergUenzas, cometía yo la solitaria felonía, el

pecado más discreto... la cascata padre, vamos. Pero un funesto hado iba a

tornar el asunto en una pesadilla macabra. Resulta que , enturbiados mis

sentidos por la pantagruélica ingesta de ron, no capté que el volumen de la

televisión alcanzaba un nivel absolutamente escandaloso. Los gritos de: "¡

Que me voy, que me voy!" "¡ Fóllame bien, cariño, fóllame bien!" y "¡Dios

mío, que me corro!" resonaban con horrible estrépito por la mansión, como si

el mismísimo ejercito de Satanás estuviera fornicando con todas las putas

del infierno en pleno salón de mi casa. Se desencadenaba el desastre. En ese

momento algo torció el rumbo de los acontecimientos. Escuché una voz en el

otro extremo del pasillo de mi casa. Alguien llamaba con vehemencia a un tal

Santi. Recobré en un instante parte de mi alcoholizada consciencia y recordé

que esé tal Santi no era otro que yo,yo,yo. Pero , ¿quién me reclamaba?

Pensé enseguida en el ser al que más unido me siento, el único que

probablemente me quiere de una forma generosa y desagradecida: mi tortuga

Indalecia. Pero no, aunque lo que hay entre la Indalecia y yo es tan grande

y hermoso que escapa de toda comprensión, el milagro aún no se ha producido.

La Indalecia es irremediablemente muda, y , mal que me pese, incapaz de

expresar con palabras lo que siente por mí. Sólo podía pensar en una última

posibilidad. En la mansión habitaban otro dos seres a los que me siento

unido por una sincera corriente de simpatía : mis padres.

Sí, la voz grave que gritaba mi nombre era la de mi buen viejo, que sospecho

no se atrevía a acercarse al salón, incómodo por lo que pensaba podría

contemplar allí. Así que, tratando de arreglar el entuerto, cometí un nuevo

y estúpido error, bajé el volumen de la televisión al mínimo, cuando lo más

lógico hubiera sido,evidentemente, apagar de una maldita vez el aparato.

De repente se respiró un silencio inmaculado y aplacible, sin nadie que

jadeara a 500 decibelios que le metieran lo que fuera por no sé donde...

Pero yo tenía otro problema: debía acudir a llamada de mi viejo, y no tenía

nada que ponerme encima, estaba en absolutas pelotas y con el rábano

henchido de gloria y apuntando al techo. Creo que empecé a sudar sangre.

Pero la salvación estaba a mi alcance. Reposando suavemente sobre la mesita

del salón dormitaba un ejemplar de la sagrada biblia. Sí, amigos, la biblia

del españolito, la de los evangelios repletos de sacras y profundísimas

lecturas: el MARCA. Así que, recordando viejas hazañas, cubrí mi lastimosa

desnudez con el periódico más leído del país, y salí al encuentro de mi

viejo con sus páginas abiertas entre mis manos, tal y como si lo estuviera

leyendo mientras daba un tranquilo paseo por el pasillo. Y de esa guisa

llegué hasta la reverenciada presencia de mi viejo. Me sentía ufano con la

coartada del paseo nocturno, pero ésta tenía algunos pequeños fallos que en

ese momento no capté: ¿ Cómo se entiende un paseo por el pasillo a las 6:45

de la madrugada, con la cara desencajada y apestando a tabaco y alcohol, en

pelotas con 4 grados bajo cero de temperatura, leyendo un MARCA a la altura

de la cadera, un MARCA cuyas páginas están al revés, y que para colmo del

bochorno y la vergüenza, ¡ni siquiera es el MARCA del día!?

La mirada de mi viejo lo decía todo, con un ojo parecía preguntar: "¿qué

coño estás haciendo,desgraciado?" mientras con el otro replicaba: "Da igual, Juegos de Naves Espaciales

no me lo cuentes,prefiero no saberlo"

Pero ahí no acababa la pesadilla. Sin pronunciar palabra, mi viejo, lenta y

ceremoniosamente, apuntó al suelo con el índice de su mano derecha. Miré en

esa dirección, y con un insoportable espasmo de terror contemplé la

presencia de algo que sin duda alguna sólo podía pertenecerme a mí...

Caca.

Sí, amigos, sí. Era caca. Un antipático, irreverente e impertinente, pero a

la vez juguetón, retozón y pizpireto mojón de caca, del tamaño de una pelota

de golf. Se hizo la luz en mi cerebro, y comprendí que en mi ansiedad por ir

al salón a tragarme la porno, había olvidado la cita de Lao Tsé que llevo

como una enseña clavada en mi alma: "La higiene anal es fundamental" Y

después de la colosal defecación, yo había salido a toda prisa hacia la tele

sin pararme a repasar como Dios manda el impío y castigado ojaldre mío.

Cualquier intento de salir de ese atolladero estaba irremediablemente

condenado al fracaso. Sólo se me ocurría una explicación plausible que

soltarle a mi viejo: Leyendo el MARCA, mi organismo no había podido evitar

un gesto de desagrado al leer en exclusiva el nombre del último fichaje que

barajaba el Atleti. Pero esa explicación se caía por si sola,amigos míos :

si yo tuviera que soltar un mojón de caca por cada fichaje deprimente que

hace el club de mis amores, Gustaferson´s Mansion llevaría años rezumando

mierda por todas y cada una de sus ventanas... Esa es la única verdad. Y mi

padre la conoce.

Hay ocasiones en las que uno no sabe si es mejor hablar o callarse, mirar al

cielo o a la pared, vivir o estar muerto...

Aquella era una de esas ocasiones, amigos.

Pero para mi suprema e infinita vergüenza, la situación todavía habría de

dar el último giro de tuerca, conduciéndose indefectiblemente hacia el reino

de las más abominables de las pesadillas.

Mi viejo se lanzó como un cohete hacia el salón. Me dí cuenta de que la

televisión, aunque con el volumen silenciado, continuaba encendida. Y la

peli porno debía estar en su climax final... Traté de llegar antes que él al

salón, pero corriendo en pelotas,borracho,y con el MARCA entre las manos a

la altura de la cadera, yo me parecía a un guepardo lo mismo que mi jefe al

santísimo Jeremías bendito.

Total, que al llegar, la porno seguía en marcha, y con el rostro desencajado

mi viejo no daba créito a lo que veía. O la pelicula no era lo que yo en un

principio había pensado, o había dado un cambio inesperado de última hora.

Allí, bien enfocadito en medio de la pantalla, se veía a un musculitos con

mostacho enchufándole la breva por el culete a un negro más grande que el

pivot de los Timberwolves... Eso no era una simple película de gays, amigos,

era la consumación del género XY, la punta de lanza de la homosexualidad en

el séptimo arte, la mariconada padre elevada a la enésima potencia.

Ya era inútil tratar de salvar la honrilla, señores. Mi viejo envejeció 20

años esa noche. Los que le ven ahora lo encuentran terriblemente

desmejorado... Retornó a su cuarto sin decir palabra, con una incipiente

depresión de 800 kilos sobre la espalda.

En cuanto a mí, ¿qué podría decir? No me explico como pude reunir todavía

fuerzas para abrir la boca y recomendarle a mi padre que tuviera cuidado al

volver a su cuarto, no fuera a pisar el mojón, resbalarse, y acabar sus días

de forma tan poco elegante...

Y así acaba aquí este cuento de terror, que a alguno habrá puesto los pelos

de punta. No puedo más que despedirme recomendándoles a todos ustedes que se

tomen muy en serio aquello de los peligros del consumo inmoderado de

alcohol.

¿Lo peor de todo? Que el mostachos sigue apareciéndoseme en sueños, y que me

está empezando a gustar...

El Autor de este relato fué Gus , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=3916 (ahora offline)

Relatos cortos humor Hechos Reales Una mala noche la tiene cualquiera.....

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20