Relatos cortos criticas Criticas de Cine Snatch: cerdos y diamantes

 

 

 

Snatch: cerdos y diamantes

Tv3 había anunciado hace más de un año la emisión del film “American Psycho”; este miércoles veinticinco de Febrero era el gran día; la cita, en día y hora, aparecía en las guías de la programación de la TV. Gran sorpresa la mía al rebobinar la cinta al día siguiente y encontrarme con “Snatch: cerdos y diamantes”.

La película empieza con la aparición estelar del nombre de Benicio del Toro -un actor que me fascinó en “Fanático” y que cuanto más veo, más me gusta-; con Brad Pitt como estrella rutilante; Dennis Farina de secundario más conocido y con Rade Sherbedgia -actor de apellido complicado, que tiene el honor de venderle a Tom Cruise su deseada “capa negra con capucha y una máscara” para la orgía secreta de “Eyes wide shut”-. En esos primeros minutos de secuencia de relleno -de lo que parece y resulta ser, un atraco a mano armada-, mientras aparecen los créditos iniciales, ya me pareció entrever cierto aire a video clip, que se destapa con el atraco y aparición del nombre del director y escritor del proyecto: Guy Ritchie.

 

“Lock & Stock” (Lock, stock and two smoking barrels -1998-) era la única película de Guy Ritchie que hasta entonces había visto, y con “Snatch” me pareció estar viendo, no una segunda parte o una continuación, sino casi la misma película.

Hay, en las dos, una presentación inicial de los personajes, con su rostro y su nombre –por lo general un apodo-, con esa estética de comedias de la tele de los setenta, proyectos febriles como “La tribu de los Braddy” o similares.

Hay una voz omnipresente –la de un personaje, que no llega a ser nunca el protagonista, sino un mero personaje más-, que cuenta toda la historia (y cuenta incluso momentos o trazos de la historia en las que ese personaje narrador no está presente; algo que es incoherente, pero que es algo tan habitual que nadie destaca, percibe o subraya. Esa pequeña incoherencia o licencia narrativa se omite.

Esa “voz” es la del director/escritor, quien cuenta la historia, pero intenta disimularlo (disimularse) poniendo la narración de los hechos en boca de su personaje favorito o neutro -o para entendernos, el bueno-.

Hay, en las dos películas, Londres como centro de la acción, un Londres de suburbio, multicultural, agresivo y violento, de delincuentes de poca monta que se ven envueltos en rocambolescos líos con las mafias de suburbio (dedicadas al tráfico de marihuana, el robo de coches, las peleas ilegales, o a negocios que de tan cutres dan una imagen de decadencia en el mundo del crimen organizado –una tendencia que podríamos llamar “las mafias crepusculares”; alejadas de los trajes caros y esa organización de clan familiar, a la que estamos acostumbrados, en el cine, de la mafia italiana que retrataron Coppola –mafia con incluso glamour-, Abel Ferrara y/o Martin Scorsese).

Hay, en las dos, ciertos juegos técnicos propios de alguien que acaba de descubrir para qué sirven estos y aquellos botones y decide ir probando uno y otro. (La cámara no es un ojo que observa la acción, ni consigue meterte nunca dentro del grupo, como si tú –desde la butaca fueras uno más de ellos-, sino que juega a acelerar o a ralentizar un instante, algo que suele ser bastante habitual en los video clips. No sé si esto es un sello de fábrica de Ritchie -como las muertes a cámara lenta de Peckinpah, o los paseos por NY que plasma Woody Allen-).

 

Hay, en las dos, un tono caricaturesco que ni viene a suavizar la violencia sin sentido, ni consigue con gotas de ese particular humor violento inglés (algo así como llamar imbécil a uno, y seguidamente darle un mamporro) ser un film de acción con toques de surrealista comedia. (No es ni Tarantino, ni los Coen, aunque parece querer serlo sin ser demasiado serio ni escrupulosos en ello –algo así como pintar una Gioconda y colgarle un bigote de Aznar, “es una copia de la Gioconda, pero nada serio como pueden ver, algo ligero, para entretener al personal”). Onlyfans gratis de Chicos y Chicas Trans

Las dos historias son muy parecidas (incluso repiten algunos actores, casi haciendo su mismo personaje), de hecho parece ser como “otra aventura de los memos de la primera película”; con la diferencia que en “Lock & Stock” no hay rutilantes estrellas y el argumento es una simple sucesión de equívocos y disparos.

Hay en “Snatch” otro punto oscuro, bastante habitual en las películas en que se juntan más de un famoso actor y hay que esgrimirse en los despachos, con los representantes de cada uno. Me explico: Benicio del Toro es el primer nombre que aparece en pantalla, Brad Pitt es el quinto; pero a la media hora de película Benicio del Toro está muerto -su personaje se va extinguiendo desde el inicio, mucho antes que “lo maten” ya ni aparece-, con lo cual todo el peso se lo carga Pitt -rodeado de un grupo de variopintos personajes que son sólo esbozos, caricaturas, clisés, tópicos fáciles: de gangster, matón, amigo del matón, asesino frío…-.

En su primera aparición Brad Pitt está genial, interpreta a un luchador gitano y con grandes dotes para los negocios, pero no para la comunicación (el chiste con su forma de hablar hace gracia las tres primeras veces, pero cuando llevas cincuenta minutos,…). Su personaje habla sin hacer pausas y con gran celeridad, algo así:

-¿Yyavenísdecomprarlelacaravanaamamá?

Sus grandes escenas son las de las luchas (estaría rodando “El club de la lucha”, y aprovechó los músculos), dónde luce tatuajes, y ese aire de “me puedes dar de palos, pero soy más fuerte y te voy a terminar ganando” (esa pose de Chuck Norris sólo y desarmado, ante cinco grandullones armados, todo un clásico ya sabéis).

Esta técnica -la de “asesinar” a una estrella mediana, para que luzca más el actor más famoso, es muy concurrida para films que quieren sumarse puntos a costa del nombre de algunos actores. En “Black Rain”, Andy García muere a la mitad del film para dejarle el camino de la gloria a Michael Douglas. Emilio Estévez muere tan pronto en “Misión imposible” que casi hay que ver la peli dos veces para asegurarse que su nombre al inicio no es una errata. Esto suele ocurrir cuando no se llega a un acuerdo –económico, por supuesto- y de igualdad, como ocurrió en “El coloso en llamas” en que por contrato Paul Newman y Steve McQueen cobraron lo mismo y tenían el mismo número de frases en el guión (¡pobres guionistas!).

El argumento parece que es lo de menos en las películas de Guy Ritchie. Hay algo que todos quieren, algo que pasa de mano en mano, y a golpe de disparo se recupera, todos se pelean por lo mismo; y al final, el premio se lo lleva el único que al principio no lo pretendía.

Destacar también que la presencia femenina en las películas de Guy Ritchie es meramente circunstancial.

El detalle más curioso del film es una charla entre dos personajes provenientes de la ex URSS; uno vive en Londres y el otro sigue en un punto indeterminado de la geografía rusa. El que está en su tierra, habla inglés, y el de Londres, le contesta en ruso.

Atentamente,

Uno que espera “American Psycho”.

Leo Bennacker

28-2-04

“Snatch: cerdos y diamantes”

El Autor de este relato fué Leo Bennacker , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=4200 (ahora offline)

Relatos cortos criticas Criticas de Cine Snatch: cerdos y diamantes

Relatos cortos criticas Criticas de Cine Snatch: cerdos y diamantes

Tv3 había anunciado hace más de un año la emisión del film “American Psycho”; este miércoles veinticinco de Febrero era el gran día; la cita, en día y

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-criticas-criticas-de-cine-snatch-cerdos-y-diamantes-1828-0.jpg

2020-02-16

 

Relatos cortos criticas Criticas de Cine Snatch: cerdos y diamantes
Relatos cortos criticas Criticas de Cine Snatch: cerdos y diamantes

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20