Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La experiencia y el instinto

 

 

 

Ninguno de los 2 podía creer la situación: pero sin embargo aquel joven de 20 años estaba ubicado en el asiento de copiloto del flamante chevrolet velaire blanco y rozado, que era conducido por una mujer de mas de 40 años. Cada tanto intercambiaban miradas, pensando en lo que iban a hacer cuando estuviesen por fin en alguna habitación de puertas cerradas. Se conocían personalmente, recién hace menos de 1 hora, pero ese encuentro lo esperaban desde hace medio año.

Se conocieron por Internet, en un chat caliente al cual ambos entraron por curiosidad, pero esa curiosidad, termino en una charla y en una relación virtual basada puramente en el sexo.

Ella vive en Paris: mujer viuda y sin hijos que buscaba en su trabajo de oficina, la forma de llenar un vacío emocional que le dejo la muerte de su marido. Nunca iba a volver a enamorarse, pero si deseaba recuperar esa vida sexual tan intensa que tenia desde antes de los 15 años. Una mujer que recibió una buena educación sexual desde temprana edad y que a pesar de su acencia, siempre busco ampliar sus conocimientos, lo cual lo logro a través de parejas estables aceptadas por sus aristocráticos padres.

 

Él... todo lo contrario: muchacho sencillo que siempre vivió con sus padres en una casa de clase media en un pueblito de la costa brasilera. Su pasión por los deportes (practicaba natación, atletismo y capoeira) lo llevo a ser una persona de una mentalidad sana e inocente. A diferencia de la mayoría los preadolescentes de su edad, que se pasaban horas encerrados en sus habitaciones masturbándose con imágenes sexuales, él desgastaba su energía (especialmente la hormonal) en el ejercicio físico. Por este motivo, él sintió con toda naturalidad el echo de llegar virgen a sus 20 años. Sus padres y sus amigos en cambio se preocupaban por este joven que iba en camino a una vida de soltería y sin verdaderos placeres.

Es cierto que conocía algo de las artes amatorias, ya que sus libertinos y poco reservados vecinos, le facilitaban las imágenes de parejas que se besaban y se tocaban impúdicamente en la vía publica. En aquella zona tropical del planeta esas imágenes eran totalmente naturales.

Si bien solía sentir curiosidad por las cosas que hacían, ¿por qué lo hacían? ¿Para que lo hacían? ¿Y por que él deseaba por momentos hacer lo mismo?. El nunca se atrevió a preguntar. Sus padres nunca le hablaron directamente del tema, sus amigos varones seguramente sabían lo mismo que sabia el (o se podrían burlar de el), y amigas mujeres no tenia. Entonces siempre callo sus inquietudes, haciéndolas pasar desapercibidas.

Un día, Nándo, su mejor amigo, le contó sobre su primera experiencia sexual, lo que hizo que la curiosidad del inocente joven explotase en un torrente de preguntas. Esto hizo que Nándo sepa de la falta de información y conocimientos de su amigo.

Ambos jóvenes tuvieron una charla larga, seria y profunda, donde Nándo pudo disipar algunas de las inquietudes de su amigo, pero su curiosidad aumento hasta llevarlo a buscar “información” en Internet.

Entre los sitios que mostraban fotos y videos pornográficos, o los que exhibían relatos de sexo, el ingreso a un chat caliente, de esos para solos y solas.

A varios kilómetros de donde el se ubicaba, una mujer solitaria llegaba a su casa del trabajo, la cual al no encontrar actividad, decidió entrar en Internet, e ingresar en aquel programa de chat caliente.

 

Al encontrarse un joven de 20 años, con una mujer de 45, se pusieron a charlar, intercambiaron sus direcciones de contacto (msn), y desde ese momento, empezaron una relación virtual.

Intercambiaron sus nombres y sus nacionalidades, pero fuera de eso, las conversaciones fueron únicamente basadas en el sexo. El nunca se imagino que aquella mujer le llevaría tanta diferencia de edad, y ella si bien supo que el era “virgen aunque a pesar de su edad”, nunca pensó en alguien menor de 30 años.

La situación cambia, cuando él le informa a su civer-novia o civer-pareja, que él había sido seleccionado para una competencia de atletismo que se realizaría en Paris, es decir que él iba a viajar a Paris y por fin se podrían conocer.

El día anterior a la partida, arreglaron que ella le iría a buscar al aeropuerto, y así fue que ambos supieron sobre el aspecto físico de la otra persona. Ella sintió que aumentaba su deseo, al saber que se trataba de un joven de 20 años, y el sintió una verdadera ansiedad al saber que todo lo que deseaba experimentar, lo iba a hacer con una mujer, madura, de mas de 40 años.

Cuando llegaron al aeropuerto, ambos se reconocieron enseguida.

El, morocho, de piel renegrida por el sol y un cuerpo atlético bastante trabajado. Era verano en Paris, pero el estaba acostumbrado a mas calor. Llevaba, una camiseta de manga larga blanca, unos vaqueros azules y una campera de gean del mismo color que los vaqueros y zapatillas.

Ella nunca fue de gustar de los deportes, pero como siempre gusto de las miradas masculinas, pasaba parte del día en un gimnasio. Como consecuencia tenia un buen cuerpo. No muy delgada, mas bien rellena, con un culo y unas tetas que parecía conservar desde los 15 años, unos ojos grises (que podrían interpretarse como angelicales o como satánicos) y una piel blanca, característica de las mujeres europeas, así como su pelo teñido de rojo (posiblemente para tapar algunas canas). Llevaba una falda blanca de tela que la cubría hasta las rodillas, y una remera rosada. Su aspecto era juvenil, pero su expresión era de una verdadera mujer madura y experimentada.

El, que ya había arreglado ciertos detalles con su entrenador, se acerco a aquella mujer, y la saludo con un beso en cada mejilla.

Se subieron al auto, y recorrieron las calles de Paris, a gran velocidad, hasta llegar a un hotel, de esos con barandas de mármol, detalles dorados y arañas de cristal colgando del techo. Todas esas imágenes impactaron al joven que estaba conociendo una nueva belleza del mundo, que era la elegancia. Todo sobre salud dental

Cuando por fin quedaron solos en la habitación, ella le quita a el, la campera, permanecieron un instante de pie, como si se estudiasen y asegurarse de que los 2 querían lo mismo. Por fin se dieron ese esperado primer beso. Ella lo exploraba con su lengua, de una forma que solo ella sabia, y el se dejaba llevar. Casi instintivamente, las manos de el bajaron por la espalda de la mujer, hasta tocar su culo. Cuando llego ahí, no se conformo con acariciarle el culo, sino que le agarraba las nalgas y se las exprimía.

Ella mientras disfrutaba del masaje de su amante, con una mano toca el firme culo del joven, y le devolvió el masaje, mientras que la otra mano le desabrocho el prendedor y la bragueta de su pantalón, para acariciarle el péne y los testículos por arriba del bóxer, y luego por debajo del bóxer. El nuca pensó que podía sentirse tan rico, esa suave mano tocándole en esa parte de su cuerpo, menos se imagino que se podía sentir mucho mejor cuando una mano se enroscó alrededor de su miembro, para empezar ese movimiento que se llamaba masturbación.

 

En un instante, ella le tomo por los hombros y lo obligo a separarse de ella y recostarse en la cama. Observando el bulto que formo en el pantalón de su compañero, se descalzó, y se quito la remera y la falda, para hacer lo mismo con el y dejarlo solo con su bóxer.

Lo miro con una cara picara. El se imaginaba lo que ella iba a hacer y lo estaba deseando.

Le indico que no se moviera, le besó rápidamente los labios, luego su barbilla, su cuello, su pecho, se quita el corpiño pero el no puede ver sus tetas, sigue bajando, hasta que por fin le quita el bóxer. Lo mira con cara de picardía, disfrutando como el deseaba que hiciese lo que ella iba a hacer. Le beso en el tronco, en los testículos, volvió a subir por el tronco.

Al principio le beso la cabeza y lentamente se la fue metiendo en la boca.

Ella disfrutaba de ese autentico miembro viril que solo puede tener un joven latinoamericano. El se sentía en la gloria, disfrutando de esa mujer tan sabia, y con tantos conocimientos.

Como era previsible, el no tardo en acabar. Una espesa cantidad de esperma brota del joven muchacho y fue succionado por la boca de esa mujer.

Pero la acción recién empezaba

La mujer se acuesta en la cama, estaba totalmente desnuda.

- Acuéstate a mi lado –dice la mujer- yo seré la que guíe.

El joven, obedientemente, se acuesta a su lado.

La mujer, se le sube enzima y empieza a cabalgar, sobre el inocente muchacho. Solo para que él, aumente el deseo y recupere la erección.

No había problemas con la protección, ya que la mujer tomaba pastillas, pero igual prefirió que el se pusiera un condón.

Ella se monta en el joven, dejando que el arma fálica, penetre naturalmente a la mujer.

La mujer inicia un movimiento de cadera, que el joven acompaña. Al principio lento, luego cada vez mas rápido.

El salvaje, agarra las tetas de su amante, con cariño y delicadeza, pero con pasión. Se sentía en la gloria. Le estaba tocando las tetas a una mujer.

Tiene que soltar, ese par de piedras preciosas, para no adelantar el momento culminante.

- No doy mas –dice en un momento el joven, con una vos que ni el mismo reconocía- voy a acabar.

La mujer, comprensiva, sigue con los movimientos. Se abraza al joven, dándole permiso para aflojarse, cosa que el joven efectivamente hace.

El esperma cae en el preservativo. El joven se desprende.

- Yo todavía no termine –dice la mujer.

El, para arreglar su velocidad, y entendiendo la indirecta de la mujer, se baja a atender a la mujer en su parte mas preciada.

En parte, por lo que aprendió, viendo ciertos videos en internet. En parte por instinto. El joven logro darle una chupada muy bien dada. Tan bien dada, que logro que la mujer tuviese un orgasmo muy fuerte. Hay que reconocer que es todo un logro, que un debutante logre que su compañera llegue al orgasmo en la primera noche.

Salen vestidos de la habitación, y bajan a tomar algo.

Fuera de la habitación, la mujer es una respetable dama, y el joven acompañante es únicamente un acompañante.

No pasean de la mano ni abrasados, ella paga los gastos.

Eso si... se pueden permitir hablar libremente.

El tema de conversación gira en torno a lo sucedido recientemente en la habitación, y en la estadía del joven.

La conclusión era que el joven era por naturaleza muy bueno, solo que le faltaba practica.

Arreglaron que el joven tenia que entrenar, y no debía desgastar mucha energía. Por lo tanto se vieron recién, los últimos días.

Obviamente festejaron la medalla de oro que gano el joven. Un festejo hermoso.

El entrenador y su amiga francesa que conoció. Acompañaron a la pareja de amantes, en el festejo que se dio en un restaurante ubicado cerca del arco del triunfo. Cenaron caracoles y bebieron champagne. Los hombres pagaron el dinero que ganaron como parte del premio.

El otro festejo fue en dos habitaciones separadas.

El joven se despidió de su maestra, y finalmente surgió el ultimo tema de conversación.

- ¿iras algún día a visitarme? –pregunto el joven.

Obviamente que la mujer fue al pueblo de su amigo latino, pero lo que paso allá lo contare otro dia.

Si les gusto mi relato o me quieren decir algo, me mandan un correo

El Autor de este relato fué Leon de fuego , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=10653&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La experiencia y el instinto

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La experiencia y el instinto

Ninguno de los 2 podía creer la situación: pero sin embargo aquel joven de 20 años estaba ubicado en el asiento de copiloto del flamante chevrolet velaire b

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-desvirgaciones-la-experiencia-y-el-instinto-106-0.jpg

2021-08-16

 

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La experiencia y el instinto
Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La experiencia y el instinto

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20