Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La señora Ysabela y yo - Parte 2

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Al despertar, me puse a recordar lo ocurrido ayer. Las imágenes se mantenían intactas en mi mente y mi alegría era insondable por lo que me había tocado vivir.

Los minutos pasaban más lentos que de costumbre o era la angustia de que sea la hora de volver a ver a mi vecina. Y no miento al decir que la señora Ysabela es una mujer hermosa, de piel blanca, cabello castaño ondulado hasta los hombros, un cuerpo delgado para sus 34 años y 2 hijos, y su estatura de 1,58cm., en pocas palabras una petite delicattessen.

También teníamos la suerte que su esposo, un militar en ejercicio, saliera de vez en cuando a provincias; y de sus 2 hijos, de 8 y 10 años, el colegio los tenía más que ocupados.

La hora acordada llegó y puse en funcionamiento mi idea. La escalera de madera quedó en su sitio hasta mi regreso, y con rapidez bajé hasta el patio de mi vecina. Sin llamar, me metí hasta la cocina y ahí la encontré, terminando de cocinar.

- ¡Hola!- saludé apareciendo por sorpresa.

- Ayyyyy... que susto me has dado pequeño.- dijo llevándose una mano al pecho.

- Lo siento mucho señora.- contesté ruborisado.

- Ya no te preocupes, pero no es buena idea que aparezcas así de la nada.- dijo recomendando. Imagínate si mi esposo o mis hijos aún estuvieran aca por cualquier motivo.

- Sí, creo que tiene razón.- dije comprensivo. Entonces que hago para hacerle saber que ya estoy esperando.

- Uhmm, que te parece si das un silbido y yo salgo al patio y te digo si puedes o no bajar.

- Claro, buena idea señora.- contesté aprobando.

- Bueno, por mientras ve al cuarto que ya te alcanzo.- dijo dándome un beso.

Mis ropas cayeron en un rincón y tan sólo me quedé con un boxer. Acostado esperaba a mi vecina, imaginando que nuevas cosas habrían de pasar.

- Bueno, mi niño ya estoy aquí.- dijo cerrando la puerta. Y parece que ya te pusiste cómodo.

- Sí señora.- respondí.

- Bueno, antes que nada, ya no me digas señora, ¿¿ok??- dijo ella.

- Esta bien señora... Ysa.- contesté corrigiendo.

Ella sonrió afirmativamente, y con parsimonia se despojó de sus ropas. Como una gata en celo se acercó hasta mí y me quitó el boxer dejando al descubierto mi miembro aún fláccido.

-¡Qué bárbaro! hasta ahora me pongo a pensar como pudo entrarme todo esto.- dijo admirada mientras lo tomaba entre sus manos.

- Eso mismo digo yo.- contesté. Y más aún cuando la escuchaba gritar de esa manera.

- Y que esperabas mi niño con tremendo animal que tienes.- dijo. Nunca había tenido una así de grande metida hasta adentro.

Su lengua se paseaba golosa por mis huevos y mi pene, que sólo veía desaparecer hasta poco más de la mitad en su boca; sí así te maman las maduras pues yo ya me veía adicto a estas. Después de un largo rato ensimismada en su afanosa labor, la señora Ysa se acomodó poniendo a mi alcance su apetecible vagina, abundante en vellosidad castaña. Sin saberlo aún, estaba practicando mi primer 69 y lo disfrutaba a más no poder.

- Bueno, ahora quédate echado y déjame enseñarte.- dijo la señora con lujuria en sus ojos.

Con sapiencia se acomodó y lentamente se fue sentando sobre mi pene erecto; yo la sujeté de las caderas, mientras ella seguía haciendo presión y dejaba deslizar su vagina húmeda hasta que estuve 25cm. dentro de su cuerpo o era que ella me cubría 25cm. PS Love Rose Eau de Toilette - Primark - elblogdemarianava

- Ya la siento toda dentro de mí.- dijo cerrando los ojos. ¡Qué tremenda verga tienes!

Sin demora, empezó a subir y bajar, sus manos se apoyaban sobre mi estómago y yo seguía tomándola de las caderas. Sus senos se bamboleaban libres e inmensos, y mis manos se dirigieron a esas gemelas traviesas.

- Apriétame los pezones.- suspiró ella.

- Está bien.- contesté mientras mis dedos castigaban esas fresitas respingonas.

- Sííííí... no te detengas mi niño.- gimió desesperada.

La señora Ysa se restregaba y brincaba con ímpetu desmedido, mientras unos gruñidos escapaban de su garganta.

En medio de nuestro encuentro escuché los sonidos del teléfono. Sin embargo, ella no hizo caso a este. Pasó un largo rato y de nuevo volvió a repicar.

- Ysabela, otra vez está sonando el teléfono.- dije nervioso. Contesta, por favor.

- Ya, está bien lo haré.- respondió mientras tomaba el auricular sin dejar de cabalgarme.

Hubo un intercambio de palabras y supe que se trataba de su esposo.

- ¿Qué pasó? ¿quién era?- pregunté curioso.

- Nada, sólo mi esposo que me avisa que va a venir a almorzar.- dijo sin importancia.

- Entonces, me tengo que ir.- dije tanteando.

- Aún no, espera que terminemos, papacito.- contestó sin darme tregua.

El ritmo que imponía la señora era una mezcla de excitación y dulzura, sus flujos vaginales descendían por mis huevos y los gritos, una vez más, saturaban el cuarto.

- ¡Qué delicioso!- gritó ella.

- Sigue Ysabela, no te detengas.- gemí desquiciado mientras, que con mi dedo pulgar, frotaba su clítoris.

- Ayyyy mi niño... ¡Qué buena cogida!- gimió desesperada.

Yo la atraje hacia mí, y quedamos abrazados; mis manos la sujetaban por las nalgas, y la subían y bajaban de mi verga húmeda. Su cabello caía sobre mi rostro empapado de sudor y sus gemidos eran una sinfonía para mis oídos.

Ante tal situación, no me fue difícil sentir la dulce opresión de su vagina y mi cuerpo se entregó en una abundante eyaculación.

- Mi pequeño, eres todo un semental.- dijo agitada.

- Tú eres la mejor, Ysabela.- respondí besándola.

- ¿Sabes una cosa mi niño?- preguntó sonriendo mientras aún se movía al sentir mi pene dentro.

- No, ¿qué cosa?- respondí.

- Pues, que definitivamente ya no puedo vivir sin ti.- dijo apoyando su cabeza en mi pecho.

- Yo estoy de la misma manera.- dije con el corazón henchido.

Seguimos abrazados, prodigándonos caricias cómplices y tiernas.

- Ya mañana tendremos más tiempo.- dijo la señora Ysa moviéndose y dejando que mi pene salga de su vagina.

- Está bien.- respondí obediente.

Me vestí y nos dimos un apasionado beso; mientras trepaba hacía el techo, ella me mandaba besitos volados hasta que desaparecí al bajar por la escalera a mi casa.

Aún vestido y con el olor de la señora Ysa, me acosté a dejarme llevar por las dulces nubes del sueño.

El Autor de este relato fué Gerardo , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=11141&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones La señora Ysabela y yo - Parte 2

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20