Relatos cortos eroticos Desvirgaciones Mi primera vez con una amiga de mi madre

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Mi primera vez con una amiga de mi madre

Todo esto sucedió hace varios años, yo tenía 18 años. Mi relación con las chicas hasta entonces, se había limitado a unos tocamientos por debajo de la ropa a una “novia” que tuve durante varios meses.

Mi padre y su amigo Rafael son aficionados a la caza. En temporada de cacería nos íbamos las dos familias casi todos los fines de semana a la casa que tenemos en el pueblo de mis abuelos.

Mientras que mi padre y Rafael se iban de caza, mi madre y Luisa la mujer de Rafael se quedaban en la casa con mi hermana pequeña de 10 años y Rafalito el hijo de Luisa que tenía pocos meses. Yo después de ayudar a mi madre en el pequeño huerto, encender la chimenea y hacer alguna cosa mas, me iba al pueblo donde tenía algunos amigos.

Luisa tenía 28 años, de complexión normal aunque destacaba su anchura de cadera y sus pechos, pues aún daba el pecho a su hijo, en más de una ocasión me pilló mirándole el culo y los pechos. Aunque nunca pensé que podría llegar a tener con ella algún tipo de relación sexual, pues era la amiga de mi madre.

Un sábado estando mi madre en el pueblo saludando a los familiares. -nuestra casa esta a las afuera del pueblo como a 1 km.– Entré al salón para preguntarle a Luisa si sabía donde estaban las tijeras, encontrándome de frente con ella, sentada en un sillón dándole el pecho al pequeño, me quede cortado sin saber hacer, ni que decir, hasta que decidí salir otra vez al porche, desde allí le pregunte por las tijeras en voz alta, Luisa me llamo, diciéndome que entrara, yo obedecí y entré de nuevo, ella seguía en el mismo sitio y me dijo.

- ¿Qué te da vergüenza ver a una mujer darle pecho a su hijo?

- Un poco. -Conteste tímidamente

- Ven, acércate a ver si así pierde un poco de vergüenza.

Me acerque viendo como el niño chupaba de uno de los pechos, disimuladamente intentaba ver el otro pecho a través de su camisa desabrochada.

Me pregunto si era capaz de coger al niño en brazo mientras ella buscaba las tijeras, moví la cabeza afirmando, no me salía ninguna palabra en aquel momento. Se levanto con el niño en brazo, al pasármelo noté que no tenia ningún reparo en seguir con el pecho fuera del sujetador frente a mí, empezó a limpiárselos con una toallita, yo me quede mirándolos fijamente, una vez que terminó se guardo uno de los pechos, y con el otro haciendo un gesto como de ofrecimiento, me dijo.

- ¿Quieres probarlo?

- No, en otra ocasión. – Pude decir tartamudeando-

Ella se guardo el pecho, cogió de nuevo al pequeño y me dijo que las tijeras estaban en el cajón de la cocina. Cogí las tijeras y salí rápido de la casa, me fui al huerto donde me masturbe pensando en aquellos pechos que había estando viendo, igual hice casi todas las noches de aquella semana, no podía quitármelos del pensamiento. Empezaba a darle vuelta a la cabeza, pensando como puede dejar pasar aquella oportunidad de tocarle los pechos, tenía que estar preparado por si volvía a provocarme y no desaprovechar la ocasión.

Al sábado siguiente espere a que mi madre se fuera a visitar a los familiares, si Luisa no la acompañaba y se quedaba en la casa era probable que quisiera repetir la misma situación de la semana anterior. Cuando mi madre se disponía a irse le preguntó a Luisa si quería acompañarla, esta le contesto que no, pues hacía mucho frío para el niño y tenía que darle el pecho. Me empezaron a temblar las piernas, salí de la casa alejándome un poco para tranquilizarme e intentar recordar mi plan en caso de volverse a repetir la misma situación.

Cuando vi. a mi madre irse hacia el pueblo, volví a la casa pensando que decirle a Luisa. Entré en el salón y allí estaba ella sentada al lado de la chimenea con el niño en brazos, me acerque preguntándole.

- ¿Has dado ya el pecho al niño?

- No, se ha quedado dormido hace un momento –contesto ella sonriéndome-

- Hay que ver lo bien que se crían los niño dándole el pecho –le comenté intentando forzar y mantener una conversación-

Después de estar hablando unos minutos sobre los beneficios de la leche materna, me miró fijamente y me dijo. goodboydvd.1blogs.es

- ¿Quieres probarla hoy?

- Bueno.-dije tímidamente-

Se levanto del sillón, puso al pequeño en un “cajón-cuna” que teníamos en el salón, al lado de la chimenea, se giro hacia mí, a la vez que se desabrochaba algunos botones de su camisa, se metió una mano en el sujetador sacándose un pecho y acercándomelo me dijo.

- Toma pruébala.

- ¿La teta o la leche? –le pregunte intentado ser gracioso-

- Lo que quiera, pero no me vaya a dejar con el pecho al aire como la semana pasada.

Acerque mis labios al pezón, empezando a rozarlo suavemente con mi legua, para luego ir buscando el surco de sus pechos, no me atrevía descubrirle el otro pecho, estaba casi paralizado sin saber que hacer, solamente me limitaba a rozar mis labios y la lengua sobre el pecho que ella me había ofrecido, podía sentir los fuertes y rápidos latidos de su corazón y su respiración entrecortada. De pronto sentí su mano sobre mi cabeza oprimiéndomela contra su pecho. Diciéndome.

- Chúpamelos con más ganas.

Aquellas palabras y aquel gesto me hicieron coger confiazan. Cogí aquellos pechos y los libere del sujetador, los estuve tocando, lamiendo, chupando durante un buen rato, esto hacía que saliera un poco de leche de sus pezones que yo me tragaba, mientras Luisa se limitaba a dar pequeños gemidos. Baje mis manos hacia su culo acariciándoselo, mientras seguía chupando los pechos, empecé subirle la falda, ella ponía una ligera resistencia a esto con sus manos, hasta que conseguí tocar sus muslos, entonces me pidió que no siguiera por ahí. Yo estaba lanzado y no podía parar, cuando conseguí llegar a su braga, se dejo caer sobre el sillón para que no siguiera metiéndole la mano.

- Por favor, para no sigas por ahí.-me dijo con voz temblorosa-

- Mira como me has puesto – le conteste, cogiéndome mi pene por encima del pantalón-

- Lo siento, pero una cosa son las caricias y otra muy diferente es follar, vas demasiado rápido, será mejor que lo dejemos.

- Si yo te he chupado tus pechos, chúpame tú la polla. - al mismo tiempo que yo me sacaba y se la acercaba a la boca –

- Vale, pero de ahí no pasamos.

Empezó a chuparla, parecía que me iba a estallar, estaba excitadísimo pero no conseguía llegar al orgasmo, ella después de estar un rato chupándomelo, me dijo.

- Ya estamos igualados, tú me has chupado los pechos y yo a ti la polla.

- Si, pero tu no has probado todavía mi leche y no me vas a dejar así.

Volvió a metérsela en la boca y a masturbarme mas rápido, esto me producía un ligero dolor, empecé de nuevo a tocarle los pechos, ella se dejaba tocar, mientras me hacia todo tipos de caricias en mi zona genital, puse una mano entre sus rodillas, abrió sus pierna y sacándose la polla de la boca me dijo.

- Toca todo lo que quiera ver si así te corres de una puñetera vez, antes de que venga alguien y nos vea.

Metí mi mano lo mas hondo que pude intentando llegar hasta su sexo, pero su postura en el sillón me lo impedía, tras varios intento sin conseguirlo, se levanto y abrió de piernas

- A ver si así te corres antes.

Apoyé su espalda contra la pared, mientras ella seguía masturbándome, yo con una mano exploraba su sexo, con la otra mano y con la boca le acariciaba los pechos. Hice varios intentos por acercar mi polla a su coño pero ella cerraba las piernas y me empujaba ligeramente a un lado. Cuando estaba a punto de eyacular le pedí que me dejara hacerlo entre sus muslo, ella se opuso un poco, pero viendo mí insistencia se abrió de piernas, puso el pene entre sus muslo y volvió a cerrar las pierna, hice un intento por conseguir penetrala, pero fue sentir el calor de sus muslos en mi polla que eyaculé enseguida.

Desde aquel día cada vez que puedo soy yo el que la busco, ella intenta evitarme y siempre

pone excusas para no hacerlo pero al final casi siempre acabamos follando.

El Autor de este relato fué Jomaroma , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=11858&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones Mi primera vez con una amiga de mi madre

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20