Relatos cortos eroticos Hetero En el Gym

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Pensar que comencé detestándola por su figura refinada entrando a la sala de clases aquel primer día de secundaria. Pensar que quería sentarme sólo y apareció ella con su "Ejemmm... puedo sentarme aquí"

Por supuesto pronto sería su compañero de trabajo y, luego, su amigo.

Aunque sin ser apuesto, luego desbanqué a galanzotes que se atiborraban tras la que era la estrella del equipo de básquet de mi clase, de mi colegio. Pronto, los abrazos "por el frío" de la mañana se iban haciendo más... cómo decirlo... "adhesivos"... sentía cada uno de mis poros pegados como cuales ventosas a los de ella...

Pronto vinieron los besos sutiles... las caricias tímidas... Luego, era un hincha y un Director Técnico a la hora de verla jugar.

Cómo me gustaba verla sudar... cómo me gustaba sentirla jugar un cuerpo a cuerpo a la hora de juguetear juntos a la hora de disputar un balón.

Aquella ocasión fue un partido sin importancia en el cual, como corresponde, ella fue figura... yo había acompañado a los muchachos del primer equipo como suplente y ella, fue titular en un cuadrangular internacional.

Los partidos terminaron, ambas canchas cerraron. Nos vimos, nos abrazamos, nos dijimos "te voy a buscar si termino primero".

Quien escribe termino raudo en asearse. Partí rumbo a su camarín. No había ruido y pensé q se había ido. Ingresé por lo tanto confiado al camarín para asegurarme de aquello. Vi una banca. Sobre ella ropa interior. Tomé espontáneamente una tanguita. Al segundo, aparece ella, cubierta con su toalla. Se sonroja por lo de la prenda íntima y para evitar complejidades, aún a pesar de nunca haber intimado emití un tímido "huele a tí".

- ¿Cómo lo sabes? -me dijo.

- Sólo lo sé, sólo presiento q así es -dije sonrojado y exitado. Ella rió.

Me acerqué a ella. Ella a mí. Nos clavamos las miradas. Respiré su aliento sin besar sus labios, apenas rozándole. Sentí sus pezones contra mi polo, su cabello mojado reposaba entre mis dedos; sus dientes, mordían su labio inferior.

De pronto, sentí el roce de su labio superior contra el mío. Mi lengua descontrolada quiso alcanzar la de ella y mis manos ansiosas quitaron su toalla.

Mis dedos índice y pulgar rozaban sus pezones y no paraba de besarle. De tanto en tanto, entre el sonido empapado del beso una gota caía de una ducha. Sus pezones, por cierto, se erectaban.

Mi boca pronto empezó a caer por su cuello, a comer sus pechos como un bebé, como un caníbal hambriento sólo de sus senos, luego de su ombligo, luego, de la cara interna de sus muslos, de su pelvis, de su pubis finamente depilada.

A la hora de llegar a su vagina sus manos entre que me retiraban y me incitaban casi a ser absorvidos por ella... Un golpe a lo lejos me hizo retirar. Un grito preguntando si hay alguien me separó centímetros de su humedad. La tomé en mis brazos y nos metimos en una ducha. Ella, gritó que estaba allí, que recién empezaba a bañarse. Abrió la ducha tibia, nos empapamos y la voz dijo "vuelvo en un par de minutos entonces, felicitaciones por el triunfo" Lenguaje mímico: Características y Ejemplos

"El triunfo no lo hemos logrado todavía" no sé si dije o pensé. Ella rió y me desnudó. El agua seguía escurriendo. Se agachó. Apartó mi pantalón deportivo, mi boxer y comenzó a acariciar suavemente mi grueso, duro, rojo y por cierto que nervioso miembro.

Lo besó, lo lamió, lo intentó meter a su boca, lo agitó, lo agitó, y no paró de hacerlo, y de chupar, apretar, agitar y morder. Me hizo reventarme en su boca para luego decir "ahora estarás más relajado... te toca".

Guié mi boca por el centro de sus senos, por su ombligo y comencé a comerme su cosita. Estaba rosadita, exquisita, suave. Hundí mi lengua allí incansablemente, la agité sin parar. Sus caderas se agitaban, sus labios se apretaban, sus piernas, pronto cedieron y quedaron sobre mis hombros. Mi boca, aún intentaba dejarla seca, absorver la última gota de su humedad. Comencé a lamer más fuerte, a chupar. Acompañé a mi lengua dos de mis dedos y los clavé y retiré, haciendo circulos dentro de esa cosa q cada vez se hinchaba más. "shhhhttttt.... ahhhhhhh" escuchaba y me gustaba, por lo que pronto mi verga se reincorporó.... "Métemela" decía "Ahora si, please" insistía...

Sabía q quizá era el momento, pero no abandoné mis lamidas, mis urgueteos digitales... se agitó, temblaba, "ah, ah, ha" se escuchaba entre sollozos, entre risas...

El agua caía, ella se empapaba, se retorcía. La voz de antes se volvió a escuchar. Ella, no volvía en sí y agitada dijo "ya voy... casi estoy lista"

-¿Estás llorando? -se escuchó del otro lado

- No, fue un chorro de agua helada... ya voy, espéreme -dijo ella agitada

- Cierro en 3 minutos, apresura -señaló su interlocutor y su voz se apagó.

Allí en la ducha, conmigo aún entre sus piernas, me miró a los ojos, me puse de pie aún no queriéndolo. Nos besamos. "Me la debes" me dijo "Estuvo exquisito, pero aún me falta el plato principal" terminó.

Nos besamos, nos secamos y vestimos. Distrajo al encargado del gimnasio. Huí sin ser visto en el camarín, me dedicó un adiós con su manita a la distancia.

El resto, se los debo.

El Autor de este relato fué Kike , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=13793&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Hetero En el Gym

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20