Relatos cortos eroticos Hetero LA VECINA

 

 

 

Todo comenzó hará dos veranos. Yo estaba con dos de mis mejores amigos en mi casa, estuvimos viendo una peli y echando unos vicios a la consola creo. Fue entonces cuando uno de mis invitados dijo:

- Joder! Habeis visto eso?- mientras señalaba por la ventana.

Rápidamente, nos incorporamos y sin abrir mucho la contraventana echamos un ojo. Era la vecina del piso de enfrente. Al parecer iba sin sujetador y en tanga, ( la verdad es que hacía calor, pues era verano)

Estuvimos un rato mirándola como quien no quiere la cosa, pero al final pasamos, no sin antes vacilarles a mis amigos diciéndoles:

- A esa tía me la follo, ya lo vereís.

Pero nada, en estas se hizo algo tarde y yo me fui a trabajar. Trabajaba en un bar al lado de casa, y mis amigos se marcharon.

 

Cuando terminé mi jornada, volví directo a casa, la verdad es que estaba reventado.

Una vez subí, me fui a mi cuarto a dormir, no sin antes echar una miradita a mi vecinita nueva. Allí es cuando me sorprendí. Desde mi cuarto se divisaba por completo el suyo, y ella estaba allí, desnuda, tumbada en la cama mirando al techo, y al teléfono móvil que llevaba ella encima.

Mi sorpresa al verla fue la de quedarme en la ventana como quien no quiere la cosa fumándome un par de cigarros. ( la verdad es que fueron 6 ó 7).

La distancia de mi cuarto al suyo era muy corta, unos cinco metros, lo único es que ella vivía en un piso más bajo que el mío. Total que entre cigarro y cigarro me dio la sensación de que ella se había percatado de mi presencia.

Yo con disimulo, hacía como que miraba a las estrellas, pero la verdad es que en ciudad no se ven demasiadas...Total, que ella con cuidado se levantó de la cama tapándose con gran maestría y una toalla todo el cuerpo. Con esto abandonó la habitación.

Yo era consciente de que me había visto y decidí echarme un cigarro más para ver si volvía.

Cuando ya me lo estaba acabando y pensaba que no iba a aparecer, apareció de nuevo con una toalla más corta y la cabeza mojada, y directamente se asomó a la ventana y me miró sonriente. (hay es cuando me puse rojo como un tomate, pero gracias a la hora que era no se me notó)

- Que estás mirando?- Espetó.

- Nada, estaba mirando al cielo.....- la verdad es que sonó muyyy falso.

- Vaya, pensaba que me mirabas a mí...- Esto lo dijo mientras se quitaba la toalla dejando ver por completo sus prominentes senos, sus fabulosas caderas, y, por supuesto, su conejito completamente rasurado.

Yo en ese momento tuve una erección como nunca antes. Sobre todo por el morbo de la situación. Korean Beauty

Yo no sabía que decir, así que ella tomó la iniciativa con una conversación muy trivial y un poco sosa, hasta que hizo la pregunta que yo estaba esperando: -Estas solo?

Asentí de inmediato y me dijo que como no me oía casi y para estar chillando en la noche que podíamos pasar a casa de uno o del otro.

Le dije que sí con la cabeza y con un par de indicaciones y dos minutos, sonó el timbre de mi casa.

Con un poco de timidez fui a abrir, y al hacerlo, ella se abalanzó sobre mí y empezamos a besarnos como unos poseídos. Sin ningún tipo de preámbulo la llevé sin soltarla al salón y allí ella me empujó al sofá y se me quedó mirando con cara de loba. Yo estaba a cien. Bueno y ella al parecer también. Era más guapa de cerca que de lejos y con oscuridad y tenía unas tetas impresionantes.

Con delicadeza dejó caer el vestidito que se había puesto y mientras me miraba se tocaba los labios con un dedo, suavemente al principio....

De pronto se tumbó encima mío y empezó a tocarme por todos lados, al igual que yo en ella. Fue al poco de magrearnos cuando con su mano me sacó la polla tan dura como nunca antes había estado, y mirándome a los ojos mientras sacaba la lengua, empezó la mamada más buena y lujuriosa que nunca me habían hecho. Al poco, y con esfuerzo ya que era increíble como la comía, la separé de mí y me levanté del sofá, ella se dio la vuelta y yo arremetí por detrás con fuerza, Tenía el coñito muy pequeño y se notaba mucho con cada embestida... Al poco ella me apartó se tumbó boca arriba y se abrió de piernas, Continuamos un buen rato, ella se corrió un par de veces y yo todavía no me había ido. Entonces ocurrió lo peor, su teléfono móvil empezó a sonar en mitad de la noche y de nuestros gemidos, y fue cuando ella exclamó el típico: MI MARIDO HA LLEGADO A CASA!!!

Con un fuerte golpe me empujó, me dio un beso en los labios y me dijo que ya nos veríamos en otro momento, salió como una bala de mi casa.

Por “miedo” a que la descubrieran no me asomé por la ventana. Lo que sí hice fue terminar con mis cinco amigos lo que había empezado...

Si os adelanto, que nos hemos visto repetidas veces y hemos terminado todo lo que empezamos, pero eso ya es otra historia...

El Autor de este relato fué SWAK , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=1672&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Hetero LA VECINA

Relatos cortos eroticos Hetero LA VECINA

Todo comenzó hará dos veranos. Yo estaba con dos de mis mejores amigos en mi casa, estuvimos viendo una peli y echando unos vicios a la consola creo. Fue ent

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-hetero-la-vecina-1315-0.jpg

2021-07-25

 

Relatos cortos eroticos Hetero LA VECINA
Relatos cortos eroticos Hetero LA VECINA

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente