Relatos cortos eroticos Hetero MARINA

 

 

 

Este relato es real, como lo son los otros que he publicado.

Corría el año 1994, cuando regresé a mi natal Colombia.

Un día estaba en la Estación de buses de Sabanalarga (Departamento de Atlántico), cuando ví una joven sentada en una de las bancas de la tienda; me quedé observándola: estura baja (1.60m aproximadamente), blanca, cabellos lisos negros, ojos achinados, carita graciosa, buena figura. Comencé a molestarla, en ésa ocasión no me hizo caso; con el correr de los días, cada vez que la veía le hablaba, hasta que un día, yo pedí una cerveza, la ví, y le pregunté si le gustaría algo, a lo que respondió:

- Una gaseosa.

- ¿Qué sabor?.

- Una Pepsi.

Seguimos charlando, hasta que le propuse que nos fuéramos a otro lado. Me dijo que la esperara en el Parque de la Iglesia San José, así que partí hacia el punto de encuentro.

 

Después que llegó, le propuse que nos fuéramos a una pensión, cosa que aceptó. Nos fuimos, llegamos a la pensión, nos registramos, y entramos a la habitación.

Empezamos a besarnos, la desnudé pieza por pieza, y ví que no me había equivocado, ante mí estaba una espectacular hembrita: buenas tetas, nalgas pequeñas, pero atractivas, el parche entre sus piernas no era muy poblado, pero si sensual.

Pedimos unas cervezas, y así desnudos nos las tomamos, segui besándola, acariciando sus tetas, sus nalgas, eran suaves. Me acosté boca arriba, y ella se subió sobre mí, metiéndose mi verga en su rajita, cálida, deliciosa.

Estuvimos así un rato, hasta que ella me dijo:

-¿Quieres por atrás?.

-¿Te gusta?.

Movió su cabecita afirmando, le dí una suave nalgadita, se desensartó, gateó sobre mi colocándose a mi lado, boca abajo, acunando su cabeza entre sus brazos, separando un poco las piernas. El Portal de los Acrósticos imaginativos

Me puse sobre ella, le separé sus nalgas, encontrando el rosado agujerito, puse mi verga sobre el mismo, y qué sensación, estaba calientico, y parecía que hiciera pucheros. Empezé a empujar mi verga, y al penetrar el glande:

-Mmgmm.

-¿Te hice daño?

-No te preocupes, tú dále.

Seguí metiendo mi verga en el estrecho agujero, parecía que a medida que entraba, iba a meterle sus nalguitas dentro también. Cuando la tuvo toda dentro, comencé a bombear. Qué rico, delicioso que tenía su culo.

 

Me besaba, me acariciaba, hasta que decidimos cambiar de posición; se desensartó, se puso boca arriba y volví a penetrar en su rica rajita:

-Qué...riiiico paapii.....me v..ven...me veengoooo-

-Yo también mamacita. Cóogeela.

Inundé su rajita con mi leche, al tiempo que ella estallaba en un sonoro orgasmo. Seguimos cogiendo como locos, bajo la ducha, en la cama mojados, haciendo poses.

Así transcurrió casi un año, metiéndosela por todos sus huecos, hasta que me dijo:

-Estoy embarazada.

-Tranquila, tengamos la criatura.

Nació un hermoso niño, al que le puso mi nombre. Por motivos que ella conocía, regresé a Panamá, pero siempre he estado pendiente de mi hijo.

Espero que les guste este pequeño relato.

El Autor de este relato fué KNIGHTRIDER , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=15380&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Hetero MARINA

Relatos cortos eroticos Hetero MARINA

Corría el año 1994, cuando regresé a mi natal Colombia. Este relato es real, como lo son los otros que he publicado. Este relato es real, como lo son los ot

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-hetero-marina-1248-0.jpg

2021-04-22

 

Relatos cortos eroticos Hetero MARINA
Relatos cortos eroticos Hetero MARINA

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente