Relatos cortos eroticos Hetero Playita

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Es uno de estos días que me apetece ir solo a la playa, libro, gafas de sol, bañito de vez en cuando y calma oyendo el rumor de las olas...

Está siendo realmente un día espléndido, pero ya llevo rato allí y estoy al límite de la insolación y decido terminar mi día de playa. Al ir hacia el coche, me encuentro medio "borracho" de tanto sol y camino tranquilo y sin prisa, gozando de la vista, la gente, las familias con todos los artilugios posibles arrastrando, niños super excitados por llegar a la arena de la playa..... y de golpe, giro la cabeza y aparece una chica que me provoca un escalofrío. La veo venir desde uns 10 metros, con mucha prisa... eres tú, que pierdes el tren.

A medida que nos vamos acercando, me quedo cada vez más flipando, al intuir el cuerpo que se ciñe a ese precioso vestidito de playa, admirando la piel morena que luces...uuuufff....se me ha puesto la piel de gallina.

Tú con las prisas y las gafas de sol y el estrés, le das un golpe al hombro del señor que andaba delante de mí. Y al mismo tiempo que avanzas corriendo, te giras para pedir perdón al hombre que gruñe....sin ver que yo iba detrás. Y....

SPLASH!!!!!

Chocas contra mí tirándome al suelo y tú encima de mí.... todo un encontronazo. jajaja...

Te levantas pidiendo mil disculpas toda estresada y poniéndote bien el vestido. Yo todavía en estado de shock, del golpe, del olor, del tacto... un poco de todo entremezclado, pero lo que más abunda es el golpe que me ha hecho algunos arañazos muy espectaculares por la sangre, pero que en realidad son poca cosa.

Tú no paras de disculparte y decir que no me habías visto, y al ver la sangre, empiezas a buscar unos pañuelos en tu bolsa, pero te digo que no importa, que no me duele.

Me dices que eres enfermera y que vives allí al lado, que se tiene que desinfectar y poner algo de betadine..., que es lo mínimo que puedes hacer.... Al oir esas palabras, me entra otro escalofrío por toda la espalda...

Al principio hago como que no es necesario, pero rápidamente cedo para someterme a tus cuidados.

De camino te vas calmando, y dices que a tomar por el culo el tren, hoy mejor no tendrías que haber salido de casa... al mismo tiempo que te vas riendo de tí misma y de la situación.

Yo dramatizo un poco, para ralentizar el paso y poder alargar al máximo ese encontronazo sorpresa.... y haciendo un poco de broma sobre el viejo con el que chocaste antes que conmigo, nos decimos los nombres y nos damos un par de besos medio avergonzados.

Al momento llegamos. Y suspiramos al notar el frescor del recibidor de donde vives. Nos echamos a reir con la tontería de haberlo hecho al mismo tiempo. Pedimos el ascensor y yo no puedo evitar de reseguir tu perfil con la mirada, empezando por tus ojos pasando por tu cuello, y bajando pausadamente por tu pecho, barriga, cadera....

Pensaba que mirabas a otro lado, pero me has pillado descaradamente, y al yo subir la vista nos cruzamos las miradas y nos sonrojamos al mismo tiempo que nos reímos.

Al entrar en el ascensor, me dices que si quieres pillas el coche y me acompañas donde sea, pero yo digo que no tengo nada de prisa. Que no te preocupes, pero descaradamente te pido que con besarte de nuevo ya me quedo más que satisfecho. Extension alternada de los codos en polea alta con manos en supinacion, Triceps

Tu sonríes de nuevo y te apartas el cabello de la cara... me acerco lentamente y te hago un suave beso en los labios...me retiro un poco, te miro a los ojos, reímos y te vuelvo a besar un poco más intensamente. Repetimos la secuencia y con el calentón que nos ha dado a los dos nos empezamos a comer la boca con locura. Yo apretando mi bañador todavía mojado, tú en tu vestidito de playa, que poco a poco se va quedando empapado de mí, y que lentamente voy levantando con mi mano para poderte meter mano en el culo y apretarte más fuerte hacia mi. uuffff.....ni nos enteramos de que el ascensor ya ha parado. Hasta que un vecino abre la puerta e intentamos recuperar la compostura sin poder disimular. Yo con el bañador que parece una tienda de campaña y tú con el vestido todo mojado.

Salimos rápidamente y medio sonrojados, y riendo nos metemos dentro de tu casa.

En el pasillo te empujo contra la pared y te pongo de espaldas para que me notes todo duro. Cogiéndote por el cuello con una mano y un pecho con la otra...comiéndote la boca sin cesar.

Tú mientras tanto me vas metiendo mano a la polla por dentro del bañador. Nos empezamos a desnudar mutuamente, y en un momento estamos en pelotas por la poca ropa que llevamos.

De golpe me apartas y me tiras al otro lado del pasillo, todo empalmado, te giras, me miras y me sonríes de forma pícara.

Te acercas lentamente hacia mí y me coges de la polla, para llevarme como a un perrito al comedor. Allí me tumbas en el sofá, me miras con ojos de pantera, sonríes y lentamente te sientas encima de mi cara, para que te bese y te chupe tu coñito, que empieza a estar húmedo.

Primero me cabalgas despacito, me marcas el ritmo, para ir acelerando y provocar que te folle cada vez más profundamente con mi lengua. De vez en cuando subes hasta mi nariz, y con mi lengua, me entretengo en el espacio delicioso que tienes entre tu culito y tu coño...dejando que de vez en cuando pasar mi lengua ligeramente por tu agujerito....estamos súper cachondos. Tanto que te giras y empiezas a chuparme la polla, haciendo un delicioso 69, que todavía te sabe a agua de mar.

Estamos salvajemente unidos chupándonos el uno al otro, cuando de golpe te levanto de pronto y te pongo de rodillas en el sofá, apoyando tu barriga sobre el respaldo. Me abalanzo dentro de tí, penetrándote hasta el fondo, provocándote un gemido que me hace estremecer. Pero es que estás tan mojada, y yo tan caliente que ha sido instintivo....

Follamos, gemimos, nos besamos, lamemos nuestros cuerpos, de mil y una posiciones, para corrernos como locos el uno encima del otro....uufff

Ha sido salvaje, y a los dos se nos oye la respiración acelerada. Nos quedamos un rato en silencio, mirando al techo y acariciándonos, esparciendo nuestros flujos por encima de nuestras barrigas.

Los dos nos giramos, nos miramos a los ojos, y sonreímos para comernos la boca suavemente.

Nos separamos de nuevo y con una sonrisa pícara, te digo.... repetimos??

El Autor de este relato fué Faltas por un tubo , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=15491&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Hetero Playita

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20