Relatos cortos eroticos Lluvia dorada NECTAR Y ZUMO

 

 

 

Néctar y zumo

A mí me gusta follar. Soy un follador nato. Me gusta clavarla y empujar, bombear, perforar…. Como un percutor revolucionado, impulsando todo mi cuerpo sobre un punto. Tipi, tapa, tipi, tapa… con energía, poderoso como un martillo neumático.

El calido y húmedo refugio que ofrece la vagina me sobre excita, me altera. Inunda mi cuerpo de gozo y mi mente de placer narcótico…

Pero no me gusta correrme dentro, no. Prefiero aguantar hasta que ella se corra una o dos veces y entonces, solo entonces, la saco y se la enfundo en el pequeño orificio contiguo. Y ahí, con el increíble placer desgarrador del sexo mas acelerado, adentrándome extasiado en la oscura gruta del valle del placer mas intimo, ahí, es donde descargo mi preciado zumo. El jugo calido de la fruta prohibida. Y así lo hice con Alejandra, la chica que conocí en la piscina.

 

Nada mas terminar o cuando yo lo daba por terminado, Alejandra tomó mi miembro en sus manos y se lo llevó a la boca, engulléndolo, succionado como nadie lo había hecho hasta entonces. Ante mi sorpresa mi aturdido mango dorado se irguió altivo, pidiendo más, solicito de mimos. La boca de Alejandra era increíble, chupaba y lamía enfervorizada y como una maldita licuadora me extrajo hasta la última gota de mi jodido esperma. Mientras mi miembro depositaba directamente en su garganta el néctar ardiente yo me sacudía convulso gritando de placer y agarrando la cabeza de Alejandra contra mí que ingería satisfecha el abundante caldo. Trucos y guías de videojuegos

 

Me quedé tirado en el suelo, jadeante, tomando aire con dificultad. Ella se incorporo y colocándose de pie con las piernas separadas sobre mí me dijo:

- Si no te gusta la cerveza caliente… cierra la boca amigo…

Me quedé mirándola, atónito, expectante… y no me moví, simplemente esperé.

Una gota dorada brotó entre su vello negro e inmediatamente un torrente dorado fluyó serpenteante en el aire hasta caer en mi rostro, golpeando con fuerza, ardiente, quemándome la piel. El chorro era interminable… calido… no se por que pero abrí la boca y sentí el torrente dirigirse hacia ella, buscándola… se me llenó la boca del ardiente licor, borboteando en ella y desbordándose.

Alejandra se vistió y se fue. Yo me di una ducha y bajo el chorro de agua y recordando a mi niña no tuve mas remedio que aliviarme de nuevo.

El Autor de este relato fué HUESODURO , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=6320&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Lluvia dorada NECTAR Y ZUMO

Relatos cortos eroticos Lluvia dorada NECTAR Y ZUMO

A mí me gusta follar. Soy un follador nato. Me gusta clavarla y empujar, bombear, perforar…. Como un percutor revolucionado, impulsando todo mi cuerpo sobre

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-lluvia-dorada-nectar-y-zumo-2326-0.jpg

2020-04-24

 

Relatos cortos eroticos Lluvia dorada NECTAR Y ZUMO
Relatos cortos eroticos Lluvia dorada NECTAR Y ZUMO

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20