Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (primera parte)

 

 

 

Ainafetse estaba en la Torre de Bronce, observando la hermosa ciudad de Ávalon. Hacía ya dos días que le habían otorgado la Medalla a la Valentía en Combate. La primera de las escaramuzas había sido horrible, pero nada se podía comparar a con el asalto a las murallas de la ciudad, en la que habían perdido a ochenta y nueve soldados. Se había ganado la medalla capitaneando a los soldados. Pero con tantas bajas en un ataque a las murallas ella pensaba que no se la merecía.

Había dicho al rey que no la molestara, porque necesitaba dormir, pero en realidad lo que necesitaba era estar a solas y pensar. Era ya el alba y no había pegado ojo.

Hacia el mediodía se oyó un clamor de trompetas que anunciaban la llegada desde Hormak de los aliados semigigantes, capitaneados por el gran Argor, príncipe de estos. La llamaron al palacio para ser presentada, junto a sus quince compañeros, a Argor y sus tropas. Cuando llegó se sorprendió de ver allí a Merlín. Fue corriendo hasta él y le abrazó. Ahora que su familia había muerto, Merlín era como un padre para ella.

 

- ¡Merlín! ¡Qué alegría el volver a verte! –dijo Ainafetse– Habían llegado noticias de que el Consejo Mágico había sido asaltado por unos sicarios a sueldo. Me temía que...

- No debiste preocuparte, pequeña. Éramos los nueve magos. Además éramos los nueve magos mejores de todo Arkkón –Ainafetse le volvió a abrazar fuertemente.

- Ejemejem. Aún no nos han presentado, ¿verdad? –dijo un semigigante ataviado con una armadura dorada– ¡Hermano, preséntanos! –Olian salió del grupo de los compañeros de Ainafetse y se acercó a ellos.

- Ainafetse, Argor. Argor, Ainafetse.

- ¡Olian, eres el hermano de Argor! –dijo la muchacha más afirmando que preguntando–. Eso quiere decir que eres el hijo del rey de Hormak y por lo tanto también eres un príncipe.

- Si y no. He sido desheredado y desterrado porque seguí la vida de matademonios en vez de la que mi padre quería para mi.

Argor, al oír esto, se dio media vuelta y se marchó, seguido de su séquito.

Los compañeros, también llamados Héroes, se fueron a sus respectivos cuartos. Trucos y guías de videojuegos

Nock estaba soñando con su llegada a Ávalon y con como se habían conocido. Él era un duende guía y había sido contratado en Rayela por Rapsag, Eria, Ainafetse y Merlín para que les guiase por el Páramo de los Espíritus. En Loompass, la ciudad élfica, se habían encontrado con el elfo de Raven Silvan y el semigigante de Hormak Olian. En Paxlenor se habían añadido el enano Angus, el escritor e inventor Elder y la enana gurgot Lyo-lyo. En el bosque del sueño se habían unido a ellos el mago Esroos y su hermana Ista y Felistarn, Harp, Volner, Aliandra (caballeros), Elana y otros once soldados (mercenarios). En Irik-Rensul se juntaron a ellos un mago oscuro llamado Kelim y trece soldados. En la ciudad de los trasgos perdieron a todos los mercenarios y a ocho soldados de Irik-Rensul y cuando estaban casi en la ciudad Merlín se fue y hubo un ataque en el que Elana y los soldados humanos que quedaban perecieron. Habían llegado quince personas que fueron considerados los Héroes por traer la espada Excalibur A Ávalon.

Hacia media noche se despertó de golpe y se oyó un clamor de cuernos de guerra y metal entrechocando. Nock se asomó a la ventana de su habitación y vio algo que le helo y paralizó la sangre: ante las puertas de la urbe se extendían miles de eslizaurios y trolls portando antorchas. Parecía que todo el campo estuviera ardiendo. Pero lo peor no era eso. Decenas de dragones rojos, verdes y azules volaban por todas partes, y a la cabeza del ejército marchaban seis dragones negros enormes y cinco dracotéridos.

Salió de su ensimismamiento como quien despierta de un profundo sueño, desorientado y atontado. Cuando se dio cuenta de su situación salió a la calle. La gente lloraba y corría sin saber a donde dirigirse, y una gran multitud de soldados corrían a las murallas para defenderlas.

El Autor de este relato fué Hilenmort , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=11556&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (primera parte)

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (primera parte)

Ainafetse estaba en la Torre de Bronce, observando la hermosa ciudad de Ávalon. Hacía ya dos días que le habían otorgado la Medalla a la Valentía en Comba

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-fantasia-fantasia-general-el-asedio-de-avalon-primera-parte-422-0.jpg

2023-12-21

 

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (primera parte)
Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (primera parte)

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20