Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (segunda parte)

 

 

 

Cárcan, el capitán de la guardia, se encontraba con sus hombres en lo alto de la muralla combatiendo a unos eslizaurios alados cuando uno de los guardias, Márkel Celador, accionó el mecanismo que abría la puerta. El ejército maligno comenzó a entrar por ahí, arrasando todo a su paso.

Arturo envió unos soldados a defender la puerta, y luego se dirigió a los aldeanos y soldados que allí quedaban.

- Pueblo de Ávalon, hemos de realizar una retirada masiva de la ciudad.

- ¡No podemos hacer eso! –replicó Argor.

- ¿Qué propones entonces? –grito un aldeano.

- Plantarles cara hasta la muerte. Si esta ciudad cae en manos del enemigo, todo Arkkón estará condenado. Podemos salir de la ciudad la mitad de los soldados y la otra mitad atacar desde dentro. Los aldeanos se podrían refugiar en el Pabellón hasta que todo acabe.

 

- ¡Y quién dirigirá estas operaciones tan arriesgadas? –preguntó de nuevo.

- Yo me ofrezco para el ataque interior.

- Yo para el exterior –dijo Olian mirando fijamente a su hermano.

- Yo... yo dirigiré a los aldeanos –dijo Ainafetse.

- Yo te acompaño –dijo Felistarn.

- Y yo –dijo Nock.

- Nosotros también –dijeron Rapsag, Eria y Esroos.

- ¡Pues no hay tiempo que perder! –dijo Arturo– ¡Vamos!

Olian tomó un centenar de soldados y salió de la ciudad. Argor tomó otros tantos semigigantes y se dirigió a las puertas. Arturo se puso al mando de trescientos hombres y acompañó a Argor. Ainafetse y el resto fueron con los aldeanos. Todos excepto Elder, que fue a la Torre del Cronista, y Kelim, que entró en el palacio y se sentó en el suelo junto ala fuente, en el patio principal. Todo sobre Pinganillos

*****

Silvan se había marchado cuando comenzó el ataque hacia Raven. En Rovanost le esperaba desde tres años atrás el rey Secúrulo y la princesa Leurnen. El rey Secúrulo había mandado a todos los pretendientes de su hija a por una aventura y traer la prueba de ella. El que hubiese realizado una aventura mejor que todos los demás se llevaría la mano de su hija.

 

Leurnen deseaba que ganase Silvan, porque a él era a quien amaba en realidad y por eso le dio material para matar vampiros y le dijo que le trajese la espada de Lord Blooder, el vampiro más temible de Arkkón y el rey de Krag-Yungol.

Pero la aventura que Silvan traía eran Excalibur y la Espada de Fuego Azul del rey Sariénian, antepasado de Secúrulo.

Cuando presentó las espadas ante el rey, este le desposó inmediatamente con su hija Leurnen y como príncipe de Raven, comandó al ejército élfico a la batalla en Ávalon.

El Autor de este relato fué Hilenmort , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=11558&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (segunda parte)

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (segunda parte)

Cárcan, el capitán de la guardia, se encontraba con sus hombres en lo alto de la muralla combatiendo a unos eslizaurios alados cuando uno de los guardias, M�

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-fantasia-fantasia-general-el-asedio-de-avalon-segunda-parte-423-0.jpg

2021-08-28

 

Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (segunda parte)
Relatos cortos fantasia Fantasia General El asedio de Ávalon (segunda parte)

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences