Relatos cortos ficcion Futuristas LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS.

misión que cumplir. La Cruz puso el broche de oro a la actuación de este grupo de sus discípulos, a los que legó su doctrina divina y dejó una grupo de sus discípulos, a los que legó su doctrina divina y dejó una Habitó durante tres años el cuerpo que le cedió Jesús, y convivió con el Habitó durante tres años el cuerpo que le cedió Jesús, y convivió con el Es Cristo, el Hijo de Dios, que se sacrificó por todo el género humano. Es Cristo, el Hijo de Dios, que se sacrificó por todo el género humano. El Cordero El Cordero LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS LOS

 

 

 

LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS

El Cordero

Es Cristo, el Hijo de Dios, que se sacrificó por todo el género humano.

Habitó durante tres años el cuerpo que le cedió Jesús, y convivió con el

grupo de sus discípulos, a los que legó su doctrina divina y dejó una

misión que cumplir. La Cruz puso el broche de oro a la actuación de este

Ser Superior, que supo demostrar hasta el infinito cuál es "el Amor más

grande de todos los amores".

Cristo es un Genio Solar o Verbo Solar. Es sublimación astral. Cristo no es

el Padre Creador, pero sí una expresión muy pura de Él. Cristo no era

Jesús, pero estaba en Jesús, y a través de su cuerpo manifestó su Trinidad

Divina. Si hubiera que realizar una correlación, podría decirse que Dios

ilumina a Cristo, que Cristo ilumina a Jesús, y Jesús a los hombres

conscientes de la Verdad.

Terminada su labor redentora, Cristo volvió a su lugar de procedencia. Por

eso dijo a sus discípulos: "Yo me iré y ya no me veréis".

Jesús

Es el Hijo del Hombre. Es sublimación física. Jesús es un Genio Planetario

o Perfección relativa de un Ser Consciente de la Verdad Universal. Cedió su

cuerpo físico a Cristo, el Genio Solar, para que éste pudiera realizar su

misión de Amor, y él, mientras, cohabitó con el espíritu de Juan, en el

cuerpo del Apóstol predilecto del Maestro. Por ello, Cristo, desde la Cruz,

dijo a María, refiriéndose a Juan: "Madre, he ahí a tu hijo". Esta

relación, Cristo _ Jesús o Jesucristo, para muchos incomprensible, es una

programación real de la Suprema Inteligencia Divina. Programación que

actúa, siguiendo siempre, de diferentes formas, la voluntad de ascensión

evolutiva. El hombre de la Tierra ha recibido de Jesucristo esa fuerza de

voluntad ascensional, aunque los medios para alcanzarla, han costado el

miedo al dolor y a la muerte.

El hombre podría elevarse evitando el dolor y, en poco tiempo, ser

consciente de su identidad real. Jesucristo fue un programado para el Amor

y por ello murió en la Cruz. Enseñó el método para llegar felizmente al

conocimiento, a la conciencia de sí mismo en Dios. Era una sublime

programación, que todavía está en pleno desarrollo. El fin nos lo

confirmará Jesús en su próximo retorno, cuando vendrá, justiciero, como "el

jinete Fiel y Veraz, con ojos como llama de fuego, y en su cabeza muchas

diademas", y actuará como tal, acompañado de los ejércitos del Cielo,

montados en "caballos blancos", como dice el Apocalipsis.

Porque Jesús es ese "jinete", que herirá con "espada aguda" a las naciones,

y las apacentará con "vara de hierro", llevando en su cadera escrito: "Rey

de reyes y Señor de señores". Podrá haber Amor sin Justicia, pero no puede

haber Justicia sin Amor.

Los Ángeles Extraterrestres

El Apocalipsis en un libro, cuyos protagonistas principales, no cabe duda,

son los ángeles. Y ¿quiénes son los ángeles? Siempre han sido y son, los

que ahora en la Tierra llaman los Extraterrestres. Esta es una verdad, que

sólo la niegan ya el engreimiento y la obstinación presuntuosa de aquellos

que se creen, con pueril fundamento, las únicas criaturas inteligentes en

el Universo. Pero, la realidad irrefutable es que la presencia

extraterrestre sobre nuestro planeta se remonta a la noche de los tiempos.

Ángel significa "mensajero", y eso son los Seres Superiores del espacio,

que, ya desde el principio, comunicaron a los hombres los fundamentos del

conocimiento, una vez que éstos recibieron el inestimable don de la

inteligencia.

Los ángeles del Apocalipsis, han venido a poner en cumplimiento todo cuanto

en el libro de Juan se expone. Su misión ha consistido en anunciar, en

revelar, en consolar, en denunciar las agresiones venenosas de los hombres

satanizados, amonestando sus perversas actuaciones y mostrándoles el camino

sin retorno por el que, ciegos, caminaban. También era su deber tutelar y

preservar a los despiertos y conscientes de los valores superiores de la

fraternidad universal.

No ha sido su intención mostrar ni exhibir las altas capacidades de su

ciencia, por mucho que se hayan empeñado los amantes de espectáculos

circenses. Ahora, su trabajo laborioso está ya en el epílogo, y tendrá su

fin, cuando Jesús realice su venida esplendorosa, y la inmensa cosmonave,

la Jerusalén Celeste, alce su vuelo majestuoso llevando en su interior la

semilla de la nueva vida.

La función que Ellos tienen hoy, no es distinta a la de los antiguos ángeles.

Sólo difiere en la metodología utilizada, porque la conciencia del hombre

ha cambiado. Aún así, la comprensión humana se reparte en dos sectores muy

diferenciados: el de la cantidad, los muchos, para los que el problema de

esta verdad aparecerá comprensible sólo en su aspecto material-científico,

y el de la calidad, los pocos, que han llegado a comprender, asimilar e

interiorizar su lado divino, espiritual y cósmico.

En todos estos años transcurridos, todos los Gobiernos de la Tierra, TODOS,

han tenido pruebas claras e indiscutibles de la existencia angélica

extraterrestre.

Ellos saben hoy, perfectamente, qué es lo que quieren y a lo que han venido.

Pero, han callado, y seguirán así el poco tiempo que les queda, porque si

hubieran admitido esta verdad incontestable, habrían tenido que cambiar la

mayoría de sus esquemas, cosa inconveniente para sus mezquinos intereses.

Durante tanto tiempo, han estado practicando, de forma calculada y

pertinaz, una negación cínica y radical, respaldando el escepticismo de

otra mucha gente que, al no acertar a comprender, ha quedado condenada a

permanecer, ciega y sorda, en la más rotunda de las ignorancias.

Ahora, ya en un epílogo avanzado, más bien agonizante, convendría recordar

que son muchos los terrestres que saben muy bien que los ángeles

extraterrestres tienen bases en las aguas profundas de los mares de la

Tierra. Saben también de la labor de vigilancia que han ejercido y

ejercerán hasta el final sobre esta ciencia sin consciencia, ni conciencia,

que, con perversa y cínica desenvoltura, ha puesto en gravísimo riesgo el

equilibrio magneto-esférico de este planeta, amenazado la estabilidad

orbital del resto de los planetas del Sistema Solar y propiciado el peligro

potencial de extender el caos a otros sistemas solares. Ya existe un triste

precedente, al que esta Humanidad se está acercando inexorablemente. Y

Ellos no van a consentir que otros nuevos locos homicidas vuelvan a hacer

pagar, por sus culpas, a otros inocentes seres estelares, repitiendo

desventura semejante a la del desdichado planeta Lucifer.

Los Hijos de la Luz Creadora han regresado de nuevo a la Tierra, para

operar mientras esperaban la llegada del "Fiel y Verdadero", supremo Avatar

coordinador de la Justicia Divina. Ellos han estado viviendo entre los

hombres de este planeta, extendiendo las señales anunciadas, con el fin de

despertar en la memoria de los habitantes de este mundo, lo que fue dicho,

escrito y propagado para esta generación de ciegos y sordos.

Se les puede llamar como se quiera: Ángeles, Extraterrestres, Marcianos,

Humanoides o Alienígenas. O clasificarles como se desee, pero, esto nunca

podrá modificar lo que son, ni a lo que vienen. Interferir en su misión o

intentar contrarrestarla, siempre será inútil. Ellos poseen la potencia

divina y facultades inconcebibles para la mayoría de los terrestres. La

Verdad que llevan no podrán detenerla, ni neutralizarla, y, por tanto, los

cambios, puesto que la masa humana no ha querido reflexionar y rectificar,

serán inevitables.

Ya están marcados y disponibles, aquellos que han sabido asimilar su mensaje.

Serán llamados, tras aparecer las naves brillantes, los fulgentes "caballos

blancos", en el cielo, y llevarán a la nueva Tierra las directrices de la

nueva Ley y del nuevo Pacto.

En el tiempo en que ya estamos, 2.005, en vísperas del final, conviene

desprenderse de tanta patochada y ser más objetivos. Los extraterrestres,

ángeles de hoy, son los mismos que Juan describe en su Apocalipsis. Ellos

han abierto los sellos, han sonado las trompetas, han mostrado las copas e

iluminado el cielo con sus signos. El mundo ya ha visto y sabe. Ya no vale

decir que se tiene excusa. Sólo el necio puede hacerse el ignorante. Y

también para ese, dentro de muy poco, será aplastante la evidencia.

Preparados están ya los "caballos blancos" y la "Nueva Jerusalén", presta a

bajar desde el espacio exterior, mientras los 144.000 Elegidos hacen los

preparativos de su marcha hacia Sión, donde el Cordero, Jesús, les aguarda.

Las siete iglesias

Las Iglesias son siete y forman el templo viviente de Dios una vez

unificadas.

Así será un sólo templo con siete estancias principales. Los Guías de estas

siete Iglesias son los Automedontes, Mentores especiales siderales,

mientras que los Apóstoles fueron los que llevaron la Verdad a esas

Iglesias. Toda la Humanidad configura ese templo viviente, que los

intereses temporales han fraccionado. Por ello, ahora, la meta de los

ángeles Extraterrestres es reunir lo que ha sido dividido, sin hacer

discriminación alguna entre las Iglesias, ni entre los hombres, por su raza

o su creencia, ya que todos, desde su diversidad, forman parte de una única

llamada.

Las siete Iglesias de hoy, la Católica, la Luterana, la Anglicana, la

Presbiteriana, la Ortodoxa, la Evangelista y la Metodista, también han

recibido el mensaje dado a sus Pastores, y han sido informadas de que éste

es el tiempo de Dios sobre la Tierra, y deben ser cuerdas, prudentes,

sabias, puras y humildes, porque en todas ellas existe posibilidad de

purificación y perdón. Han sido aconsejadas por los operadores de la

santísima voluntad de Cristo, en el sentido de hacer camino en dirección

hacia donde el rebaño crece en tribulaciones, y el espíritu en paz,

justicia, alegría y amor fraterno.

Haciéndoles saber que el día del retorno del Señor en medio de los hombres,

está muy próximo a llegar, porque así fue escrito, así es y así será.

Los 24 Ancianos

Son los 24 Mentores del Sistema Solar. Los 24 Ancianos o Sabios, por

denominarles con un lenguaje terrestre, que dirigen la Confederación de

Planetas. Ellos habían sido designados para planificar y dirigir el

desarrollo de los cuerpos siderales que se mueven en este rincón de la

Galaxia. Su sabiduría y su perfección era y es de tal magnitud, que fueron

elegidos unánimemente por todos esos mundos para dicho cometido. En el acto

de mostrar a Juan la serie de sucesos y aconteceres relativos a los Últimos

Tiempos, el profeta pudo verlos reunidos en Consejo, dando pruebas de

sumisión al Cristo Solar.

Los cuatro animales

Representan simbólicamente a los cuatro Evangelistas, Mateo, Marcos, Lucas

y Juan, y a sus respectivos Evangelios, que reflejan el sublime sacrificio

de la alta entidad solar, Cristo, para redimir a los componentes de una

Humanidad que iba sin rumbo, y darles la fuerza ascensional suficiente para

afrontar con posibilidad de éxito los últimos días de esta generación.

Están simbolizados por un león, un toro, un hombre y un águila. Aluden a

las diferentes razas provenientes, tras la fugitiva del Tercer Planeta

Amarillo, de Proción, Alfa Centauro, Orión y las Pléyades. Unas, por causa

de un Cataclismo habido en nuestro Sistema Solar, el del planeta Lucifer, y

otras, puestas aquí por los Guías del Cosmos, para mejorar el código

genético de los terrestres, y acelerar una evolución que pudiera estar

adecuada al ritmo del planeta terráqueo.

Este conjunto animal, revelaba el futuro de la Humanidad, y está

representado en la Esfinge de Gizeh, con garras de león, vientre de toro,

alas de águila y cara humanoide. Los Apóstoles adoptaron, cada uno, un

símbolo de éstos, que a su vez son los símbolos de las Constelaciones de

donde fue traída la vida a la Tierra.

Juan es, pues, el Águila (alteza, evolución espiritual). Lucas, es el Toro

(sabiduría). Marcos, el León (fuerza, coraje) y Mateo, el Hijo del Hombre

(podría representar a Jesús). Cristo quiso potenciar nuestra evolución;

Ellos, también.

Los cuatro jinetes

Representan las cuatro características principales a destacar en los

acontecimientos apocalípticos de los Tiempos Finales: La Desidia

diplomática, la Guerra, el Desastre y la Muerte. Terribles jinetes que

marcharán "a todo galope" sobre la Tierra en sus "corceles" de cuatro

colores, cada uno de los cuales ha de entenderse como algo vigoroso, de

incidencia poderosa, que avanza velozmente.

El "caballo blanco", serán las falsas conversaciones de Paz, ligeras e

infructuosas, incapaces de hacer prosperar el éxito de la "blanca paloma".

El "caballo rojo", simbolizando la ira desenfrenada de las mentes

trastornadas por las ideas violentas y homicidas que, rápidamente, darán

lugar a una bestial guerra de exterminio que se extenderá, en cabalgada

feroz, por muchas naciones del planeta. El "caballo negro", serán las

vertiginosas y nefastas consecuencias que ocasionarán los dos anteriores,

sumiendo al mundo en un desdichado tiempo de negra oscuridad, con terribles

hambrunas, enfermedades epidémicas, dolores y sufrimientos sin límite, en

el que habrá una gran injusticia para muchos. El "caballo pajizo", da idea

de la briosa arremetida de la Muerte, dueña y señora de espantosas matanzas

y horribles holocaustos, por el uso de infernales ingenios bélicos,

liderados por las bombas atómicas. Estos dantescos caballeros cabalgarán

junto a sus homónimos naturales: el agua, el aire, el fuego y la tierra. Si

los primeros caballos los habrá generado el hombre para destruir, los

segundos los utilizará la Naturaleza para reaccionar y reequilibrar.

Los "Zigos", esos cuatro Elementos primordiales del ámbito natural de este

planeta, purificarán cada centímetro cuadrado de tierra, y cuando hayan

realizado su labor, entonces los Justos retornarán, y restaurarán sobre

este mundo la Ley Universal que ahora ha sido mancillada.

La Humanidad actual, egoísta, sorda y ciega, aún no se ha dado cuenta de

que el Apocalipsis va a finalizar, y convencida de que ha dominado a los

elementos naturales, no ha sido capaz de observar, tomando nota, cómo esos

elementos han estado haciendo su labor durante muchos años. El hombre ha

creído, obstinadamente, que servirse de la Naturaleza es destruirla, y

ahora ella puede responder, cancelando en cuestión de segundos la vida de

esta generación depredadora, que no tendrá nada que hacer, a pesar de sus

presuntuosos "avances científicos", en cuanto los cuatro "corceles

naturales" se desboquen. Y ello está a punto de suceder, porque el ser

humano de esta Tierra, no sólo se ha atrevido a separar lo que Dios ha

unido, sino que, además, lo ha hecho para fines bélicos y mortales, como en

el pasado. ¡No escarmienta!...

Los siete sellos

Simbolizan un número de hechos de gran incidencia para la Humanidad, que

serían descubiertos, puestos de manifiesto y dados a conocer de una manera

general.

Representan una sucesión de acontecimientos negativos y trágicos, que

sucederían en la última etapa apocalíptica. Los cuatro primeros "Sellos"

corresponden a los cuatro "caballos", ya descritos. Los otros tres, una vez

abiertos, revelan la terrible persecución a que serán sometidos los Justos

en los días finales, los titánicos cataclismos que precederán a las

alteraciones visibles de las luminarias del cielo, Sol y Luna, la caída de

artefactos espaciales en órbita alrededor de la Tierra, la verticalización

del Eje terráqueo, y, por último, la purificación del planeta.

Los Elegidos

Muchos granos han de pasar por la piedra de moler, después de pasar por la

malla de la criba. Las espigas más fecundas serán guardadas y conservadas,

para luego mejorar la nueva sementera. Así, cosecha tras cosecha, el buen

agricultor amplía la calidad del cereal que siembra. Valga el símil para el

tiempo en que estamos, cuando la economía divina, siempre creativa y

armónica, tiene la selección ya hecha y preparada para ser la semilla que

ha de fructificar en la nueva tierra.

A los que han sido designados, llamémosles "Elegidos" si queréis. Tened por

seguro que se cumplirá lo que dijo la promesa respecto de su herencia,

porque han sabido realizar los valores necesarios para alcanzar la meta

señalada.

Se ha hablado y escrito sobre la nueva Galilea, la llamada "Galilea de los

Gentiles", compuesta por "el pueblo que no es el pueblo" de Jesús. De ahí

saldrá el núcleo mayor del conjunto del pueblo elegido. Casi todos latinos:

españoles, italianos, sudamericanos... De esa gente bendecida por Dios

vendrá la renovación del mundo. "Más allá del río Jordán y del mar" están

los espíritus que han permanecido en el mundo por voluntad del Profundo y

Eterno Padre. Los que han sido y son la iluminación, que es levadura, y la

palabra, que es sal; los que han sufrido todo tipo de persecuciones por

haber amado y seguido al Hijo de Dios. Ahora, todos están despiertos y

disponibles. Pronto serán testigos de la bajada de la "Jerusalén Celeste",

de la que serán pasajeros en rumbo hacia el Amor, que aquí han prodigado y

les ha sido negado.

Juan ha vuelto a estar, de nuevo, con los hombres, y en la envoltura de

Eugenio Siragusa, su trabajo ha consistido, otra vez, en hacer de profeta,

como escrito está en su Apocalipsis, y en despertar a los 144.000 Elegidos

entre los moradores del planeta, para ser salvados en el momento preciso.

Son los componentes de la tribu del Águila, de estirpe extraterrestre,

fundamentalmente diferentes y no pertenecientes a esta dimensión, en la

cual operan por su ofrecimiento voluntario, en misión de amor y ayuda. Se

han convertido ya en conscientes, tras ser llamados e instruidos por

Aquellos que Son, y representan los poderes del Padre Profundo. Están

viviendo en medio de los hombres y entre ellos están los doce Apóstoles. A

los impíos no les será fácil reconocerlos, pero ellos están ya iluminados

por la divina sabiduría, con la que pronto promoverán el incendio de Amor

renovador que hará cambiar el mundo.

El Consolador prometido por Cristo, hace tiempo ya que vino y ha dado su

testimonio, poniendo de relieve los pecados de este mundo, la justicia que

habría de llegar y el juicio que tendría que celebrarse. Por su

intervención, muchos espíritus han despertado a la luz de la Verdad. Ahora

ya saben por qué están en esta tierra y que el regreso de Jesús, el Hijo

del Hombre, está muy cercano. Gracias a los Hijos de la Llama, aquellos

señalados por la voluntad divina, han sido preservados y tutelados, para

que ningún ataque de los partidarios del Maligno, ni ninguna adversidad,

pudiera turbar o impedir dicho despertar. Ellos han sabido ser cautos y

prudentes, en una época infecunda llena de asechanzas graves y de

diabólicas insidias. Ellos han conseguido tener una alerta activa, que les

ha permitido alejar las embestidas de las fuerzas negativas, y han

conseguido vencer las tentaciones sutiles de aquellos que, estando apagados

en el espíritu, lucen demasiado en la materia.

Dentro de poco, todo estará ya consumado. El Maestro les dijo: "Yo no soy

de este mundo y vosotros tampoco lo sois". Dijo también que Jesús volvería,

y ahora vuelve para contemplar cómo se aman los unos a los otros como Él

les enseñó, y para llevarles al lugar que Cristo dijo iba a preparar para

ellos. En este tiempo, la santa unión y la fraternidad los ha ceñido y el

sol del amor brilla en sus corazones. Ya están dispuestos para edificar el

paraíso, y las rosas de la paz habrán de florecer en todos los rincones de

la nueva Tierra.

El Maestro también dijo y luego fue escrito: "El mundo los ha odiado,

porque no son del mundo. No te ruego que los quites del mundo, sino que los

preserves del mal... Santifícalos por Tu Verdad".

Aquellos que se han santificado en la Verdad Divina saben hoy muy bien lo

difícil que es obtener la comprensión en este mundo. Han sabido hasta la

saciedad el sufrimiento que se obtiene cuando se da amor a los que

alimentan odio. Conocen, dolorosamente, los azotes sin misericordia de la

persecución y la burla malignas. Sin embargo, como saben el porqué, su gozo

es grande y, aunque los ojos de los impíos se han posado en ellos sin

piedad ni afecto, de sus corazones ha emergido, en cada instante, la

esperanza indestructible de que, un día u otro, el frío resentimiento del

hermano errado, podrá cambiarse por un dulce y cálido deseo de amor

fraternal. ¡Sí, así son los Elegidos! Ellos son los que habrán conseguido hacer

prevalecer la Verdad que destruirá para siempre las cadenas del Maligno, y

su bendita libertad estará radiante de alegría y fructífera en obras, para

gozo del Padre Creador. El fulgor de la Tierra se unirá al del Cielo, en un

abrazo sublime con la Luz del Cosmos, llama inextinguible del Eterno y

Divino Amor.

La comunidad de Espíritus Elegidos, los doce millares de las doce tribus,

ya está vivificada y operante en todo aquello que produce el Bien sin

interés alguno. Han sabido estar unidos por la misma llama, y ser niños en

el corazón y humildes en el Alma. Ahora pueden ser prudentes en toda

circunstancia y tienen íntegra la capacidad del buen discernimiento.

Conociendo el vacío, han aprehendido la Luz. Sabiendo del odio, han elegido

el Amor.

Solícitos, han sembrado en el corazón de los hombres y han hecho fecundar

la luz de la verdad, sin olvidar la prudencia, que les ha hecho ser puros

como las palomas, pero astutos como las serpientes. El Mal les ha puesto

mil trampas y su red ha estado siempre al acecho, pero ellos han conservado

celosamente lo que habían heredado de Aquél que les amó y les ama. Ya no

dudan en distinguir el árbol de los frutos buenos, del árbol de los frutos

malos, y aunque saben que los odian y calumnian, su corazón no se

entristece, porque tienen la certeza de que son los hijos del Altísimo.

Ellos saben hoy que el mundo será sacudido como un barril en el centro de

un remolino, y que los cuatro elementos que los Zigos gobiernan mostrarán

su rebeldía en un terrible agitar de fuerzas poderosas. Pero, están

preparados para ser espectadores de ese gran momento purificador, que ellos

vislumbran muy cercano. Y sus sueños están llenos de esperanza, una

esperanza viva, insuperable, porque son conscientes de lo que han de hacer

y de la misión que tienen. Mucho han llorado viendo un planeta tan hermoso,

destruido en manos de egoístas, pero, después del gran viaje, volverán. Sí,

un día volverán, y su colectivo amor fraterno será un continuo triunfo de

la vida sobre la muerte, de la luz sobre las sombras. Será siempre como una

eterna aurora.

No sirve de nada lamentarse ahora: si el hombre hubiera querido habría

podido evitar el terrible desenlace en el que se verá envuelto en breve.

Cristo le trajo el Amor y el ejemplo. De haber puesto en práctica la

enseñanza dada por Él, habría escogido el camino de la hermandad entre los

pueblos. Con dos mil años transcurridos, podía haber comprendido y

asimilado la absoluta importancia del mensaje crístico. Pero, este ser

humano, ciego, sordo y engreído, no ha querido entender, y de esta manera

ha desembocado en una situación totalmente distinta a la que un

comportamiento positivo le hubiera conducido.

A pesar de tantas advertencias, de tantos avisos proféticos, de tantas

trompetas angélicas, esta Humanidad de hoy ha llegado al punto de ser capaz

de destruir el lugar que habita, su propio mundo. Ha contaminado el aire,

el agua, el suelo, y ha roto el equilibrio planetario de tal manera, que

ahora debe enfrentarse a terribles trastornos de índole apocalíptica, en

los cuales fenecerá. Solamente un conjunto de seres humanos, pequeño en

comparación con la masa total, podrá salvarse, al haber realizado un

desarrollo espiritual suficiente para subir un peldaño en la escala del

divino Valor Evolutivo Superior. Esos son los Elegidos.

Mientras ellos serán elevados en el aire, el fuego actuará como elemento

purificador y bajará sobre la Tierra. Una vez ésta purificada, volverán de

nuevo y continuarán su vida con un renovado espíritu, con una nueva

sabiduría, una nueva comprensión, en comunión con Cristo y con el Profundo

Padre Creador.

Ha sido dicho que serán puestas en movimiento las titánicas fuerzas del

aire, del agua, del fuego y de la tierra. Ha sido dicho también que el

Juicio sería pleno de severidad, y que toda cosa viviente sería purificada

sobre la faz de la Tierra. Ya ha llegado, pues, el tiempo en que todo ello

será realizado, y dura será la sentencia para todos aquellos que han

preferido permanecer sordos y ciegos a la llamada del Amor Supremo. Toda

cosa, repito, será sacudida y cambiada en este mundo decadente. Resurgirá

esplendorosa la aurora de la paz y radiante la luz de la Justicia Divina,

alegrando así los corazones de todos los que han sabido responder al

celestial reclamo. Sus espíritus serán ceñidos de sabiduría y cordura, y

gozarán de una felicidad como nunca antes existió en la Tierra.

El consuelo para los otros, que no han aprendido la lección, es que, aunque

se habló mucho de "perdición eterna", nada de lo que fue creado puede

perderse. La única pérdida será para todos ellos, en esta ocasión, el no

poder alcanzar el nivel que los Elegidos van a conseguir. Dentro de la

tristeza que produce el contemplar su fracaso, es posible darles un mensaje

de esperanza: "Están perdidos para la Tierra, pero no estarán perdidos para

Dios". Éste es el verdadero sentido del Amor y misericordia divinos.

Las siete trompetas

Es una forma simbólica de describir un número de hechos importantes, que se

proclamarían en los últimos tiempos apocalípticos de esta Humanidad. Serían

los avisos divinos para que los hombres reflexionaran y reaccionaran

positivamente.

Por desgracia, no ha sido así. De nada han servido las llamadas y

recomendaciones del Cielo a la mayoría de los componentes de esta generación.

Los estragos causados por los fuegos pavorosos en los bosques del mundo,

casi siempre malintencionados, las terribles contaminaciones de mares, ríos

y fuentes de aguas potables, por vertidos irresponsables, y las

repercusiones de un odio irracional desatado, producirán un desequilibrio

natural hiper-caótico, causando la alteración, incluso de los astros que

iluminan el planeta, que verá ensuciarse progresivamente su aura por una

deletérea viscosidad magnética, que hará necesaria una urgente

purificación, tras la contienda desencadenada por los Jinetes del

Apocalipsis y los Zigos.

Los dos Testigos

Serán dos personajes, vivientes en este mundo, que dentro de muy poco

saldrán a la luz, portando las antorchas de las entidades espirituales de

Henoch y Elías. Llevarán por todas partes, durante tres años y medio, el

testimonio de la Verdad.

Señalarán la faz del Anticristo y alertarán a los moradores de la Tierra,

sobre todo aquello que se avecina, haciéndoles ver los verdaderos valores,

que han sido invertidos por el Poder Infernal y sus secuaces, y llevándoles

a reflexionar sobre la necesidad de un cambio de actitud en la dirección

positiva.

Sus voces se escucharán en todos los ámbitos del planeta, y tendrán la

facultad de infundir deseo ascensional en muchas Almas de la Tierra.

Los dos Testimonios de Dios contrarrestarán la influencia diabólica del

Príncipe de este mundo y, al final de su labor, serán muertos por los

sicarios del Mal.

Con sus sublime sacrificio, darán gloria al Señor, para que se cumplan sus

designios divinos, en aras de un mundo nuevo de Justicia, de Amor, de Paz y

de Fraternidad.

Pronto se podrá comprender cuánto ha sido ocultado por los servidores de

las Tinieblas. Pero, para muchos ya será demasiado tarde. Pronto, también,

todo aquello que estuvo escondido, será expuesto a la luz y dicho a gritos

desde los tejados de las casas. Pero, también a muchos, ya no les servirá.

Todo cuanto se tenía que decir, ya se habrá dicho, y aquellos que habrán

escuchado, tras conocer la Verdad, podrán acceder a la gracia de ser

libres. Pero, muchos serán, desgraciadamente, los que, por el Bien

recibido, devolverán a estos dos olivos de Cristo, el odio, la persecución,

la burla y el vituperio. Y, al final, la muerte.

Las dos Mujeres

Representan, en simbología apocalíptica, dos diferentes matrices

generadoras de valores totalmente contrarios: unos, pertenecientes al seno

del Bien, del cual se alimentan; y, otros, amamantándose en el seno del

Mal, del cual se nutren y se sacian.

La Mujer del capítulo XII del Apocalipsis, "vestida de Sol, con la Luna

bajo sus pies y en su cabeza una corona de 12 estrellas", es la vieja

Tierra con "dolores de parto", dispuesta a dar a luz una Nueva Tierra con

una Nueva Humanidad liderada por Jesús, teniendo la oposición del Poder

Infernal, el Dragón demoníaco, que, con sus ataques y tentaciones, tratará

de evitarlo.

La Mujer del capítulo XVII, "estaba vestida de púrpura y de escarlata, de

piedras preciosas y de perlas. Tenía en la mano una copa de oro, etc." Es

una referencia clara a los colores de las vestiduras eclesiales, a sus

riquezas, a su ornato, al oro de sus cálices, a sus comportamientos y obras

hipócritas, más acordes con lo corrupto de la materia, que con la divinidad

del Espíritu. Se trata, indudablemente, de la Iglesia de Roma, creadora de

instrumentos de coerción, persecución y crimen, como la Inquisición,

responsables del derramamiento de la sangre de tantos inocentes.

El Dragón

El Dragón del capítulo XII del Apocalipsis, es el Poder Infernal, con

influencia satánica sobre los 7 Estamentos más importantes de la Tierra: el

político, el militar, el religioso, el económico, el ideológico, el

judicial y el informativo. Siete Grupos de Presión, que son como las

"cabezas" rectoras de la Serpiente del Infierno. Con total autonomía

diabólica sobre 10 Atribuciones principales, indicadas más adelante,

capaces de ser utilizadas como "cuernos" para herir, mediatizar o atentar,

desde la Mente hasta la Vida, pudiendo transmutar hasta el mismo Espíritu y

hacerlo siervo del Mal. Todo ello, con sus principales Órganos de Poder,

que son como las "diademas" de las 7 cabezas del Dragón.

La Serpiente apocalíptica, el Dragón que ruge ya en este siglo XXI, son los

enormes intereses económicos, en connivencia con las poderosas ansias de

Poder político, militar, religioso, y de dominio de la masa humana. Todos

ellos se apoyan y protegen, produciendo un clima altamente traumático, que

amenaza con acabar, irreversiblemente, con esta civilización. Nadie podrá

acabar con él, salvo aquellos que son incorruptibles, y ya han sido

prácticamente probados en todas las situaciones. Ellos podrán establecer la

nueva metodología que generará el auténtico sentimiento del derecho-deber,

condición indispensable para convertirse en una civilización avanzada.

En el versículo 9 del capítulo apocalíptico anteriormente citado, el

apóstol Juan hace alusión al arrojamiento en tierra del Dragón Satanás y

sus ángeles.

Esta referencia debe interpretarse como la actividad satánica incrementada

por un descenso en los últimos años de los Tiempos Finales de oleadas de

espíritus de ínfima evolución, ávidos de penetrar en ese ambiente

propiciado con el que están en absoluta sintonía, y el estado permanente de

pecado, es decir, de equivocación espiritual, y de acusación delante de la

divinidad, por la continua rebeldía contra los planes del Creador.

Esta bajada de Satanás y sus secuaces, permitida por los designios divinos

para avivar la simiente angélica de los Justos, en el contraste con los

crímenes y las abominaciones de los esbirros del Diablo, tiene su reflejo

en la corrupción y degradación generalizadas, que se extienden hoy por toda

la Tierra. Una ingente multitud de criaturas irresponsables se dejan

seducir por el placer inmoral, y en todas partes se observa, con expresión

cínica e hipócrita, la inversión de los valores tradicionales de la vida.

El mundo se ha llenado de espíritus egoístas, rebeldes, materialistas,

propensos a la relajación moral, sedientos de placeres sensuales,

adversarios furibundos de toda disciplina, enemigos de todo orden, con

verdadero apego a los dictámenes de la maldad.

Las siete Copas

Con ellas simboliza el profeta una serie de impregnaciones, con las que los

hombres impíos producirán gravísimos atentados contra la Naturaleza,

provocando una desarmonía y un desequilibrio generalizados, que tenderán a

corregir los elementos naturales, de forma expeditiva. Las "Copas" muestran

las terribles consecuencias producidas por los vertidos de todo tipo, los

venenos contaminadores soltados por los humanos irresponsables, sobre la

tierra, el agua y el aire. Que luego completarán con el peor vertido

realizado siempre por los seres de este mundo: el Odio. Un odio feroz que

les hará volver a exterminarse entre ellos en la peor y más cruel de sus

guerras planetarias, la Tercera, en una interminable espiral de violencia

homicida que aumentará con la Guerra de las Razas, y que durará hasta que

los astros del cielo muestren sus señales y la paciencia divina se acabe.

Entonces, tendrá lugar la Purificación.

Los caballos blancos

Ya son menos los que no creen que el planeta Tierra se halla bajo el asiduo

control de Seres superiores procedentes de mundos más evolucionados que

éste, del espacio sideral. A pesar de los intentos de los Gobiernos de la

Humanidad para querer ignorarlo y ocultarlo, los ángeles extraterrestres

pusieron en marcha, hace ya tiempo, un metódico plan para impedir que el

hombre llevara a un límite irreversible su actividad destructiva y malsana.

Este plan contempla una solución global a todos los aspectos negativos que

han puesto en peligro el equilibrio organizador y evolutivo de la especie

humana.

El escepticismo de la ciencia terrestre y de ciertos investigadores, ha

desvirtuado el hecho real de ese gran número de naves siderales, de

procedencia ajena a la Tierra, que durante años han surcado los cielos de

este planeta, para ir concienciando a sus habitantes de que no están solos

en el espacio, como siempre habían creído. Ellos tendrían que haber

realizado, desde hace mucho tiempo, el aspecto real y la visión espiritual

de lo que les fue entregado, hace aproximadamente 2.000 años, por el

sublime sacrificio crístico. Pero, no lo han hecho así, sino al revés. Y

ahora que caminan hacia la quiebra total de la obra humana, no han dejado

más alternativa a esas Inteligencias Superiores, que la selección de un

mayor o menor número de Almas, para poder preservar y mantener la

estabilidad de los valores universales. El proceso final ya ha comenzado, y

su desarrollo será el preludio de un Juicio severo que no debería ser

ignorado por nadie. Los acontecimientos que seguirán, evidenciarán la grave

acusación que pesa sobre todo el género humano, culpable de no haber sabido

ni querido realizar, con Justicia y Amor, los planes de la Inteligencia

Creadora, encaminados a la evolución progresiva, pacífica y libre de todas

las Almas vivientes.

Jesús, el Hijo del Hombre, pronto llegará, acompañado de sus legiones

celestiales, todos transportados, a través del cielo, por "nubes" o

"caballos blancos", a los que muchos llaman "ovnis", "ufos" o "platillos

volantes".

¿Cuándo comprenderá esta generación ciega y sorda?

La Nueva Jerusalén

La "Nueva Jerusalén" es una gran cosmonave, de colosales dimensiones, que

vendrá a recoger y rescatar a los Elegidos, aquellos que conformarán la

semilla de la nueva generación. Pero, el alcance de esta denominación es

aún mayor, ya que entraña también un nuevo concepto de Humanidad, de Templo

Crístico en este planeta.

En un tiempo ya remoto, fueron traídas a la Tierra una gran variedad de

animales domésticos e infinidad de plantas que han sido y son aún, básicas

para la subsistencia humana. Sin embargo, la acción irresponsable, absurda

y diabólica de esta generación homicida ha ido creando un vacío ecológico

de tal magnitud, que ha desembocado en un desequilibrio tan peligroso, que

ahora amenaza la propia supervivencia de esta Humanidad inconsciente.

Ante la gravedad de lo que se avecinaba, Aquellos que Son, los Guardianes

de la Economía Divina, decidieron desarrollar, durante años, la que podría

llamarse Operación "Arca de Noé": salvar y proteger una notable cantidad de

especies animales y vegetales, trasladándolas a lugares seguros, donde su

perpetuación natural no sufriera menoscabo alguno en sus valores genéticos,

ni en las funciones encaminadas a la consecución de la armonía creadora,

violada pertinazmente por seres sin consciencia ni conciencia. ¡Pobres

necios que sólo han sabido ver "raptos y abducciones" donde solamente han

existido actos de amor sin interés alguno! La historia se repite y Ellos

son ahora los nuevos Noés de nuestro tiempo. Que también salvarán a un buen

número de Designados, suficiente para perpetuar la raza humana, llevándoles

a las moradas preparadas por su Cristo, en la "Jerusalén Celeste", una

enorme ciudad volante entre doradas paredes metálicas, conformada por una

nave central o nodriza, a la que irán unidas una serie de naves. Ella será

la nueva Ciudad Santa, el Nuevo Templo.

El estanque de fuego

Un planeta-cometa se dirige hacia la Tierra. Es un astro de magnetismo

primario, con una masa sólida superior a la terráquea y un volumen aúrico

mucho mayor que el de este orbe, debido a la estructura mineral de su

núcleo. Su órbita, alrededor de un Sol distinto al de este Sistema,

completa su circuito en un tiempo alrededor de 6.666 años, y es oblicua al

eje imaginario terrestre. Su atracción magnética es tan poderosa, que

obligará a éste a desviarse. Como un poderoso imán arrastrará con él, no

sólo el viscoso magnetismo que envuelve a la Tierra, sino también las Almas

de los responsables de ello, que estarán en sintonía con su evolución

primaria.

Su venida no puede considerarse "castigo divino", en el sentido de

represalia o desquite. Es solamente purificación, rectificación espiritual,

abandono obligado de los senderos perjudiciales para las Almas y repetición

para muchos de las lecciones mal aprendidas, para llevarles de regreso, en

el transcurrir del tiempo, al venturoso camino de la compostura crística.

El llamado "Hercólubus" por algunos, y por otros, con bastante acierto,

"Bola de la Redención", es el "estanque de fuego" citado en el Apocalipsis

de Juan.

Cuando Jesús habló de los que irían al lugar donde sólo se oye el crujir de

dientes, ya estaba definiendo el ambiente primitivo, opresivo y brutal de

este planeta purificador, verdadero "infierno" de odio, venganza,

desesperación, emboscada y animalidad, cuyo clima infrahumano les hará

añorar lo que despreciaron en la Tierra, y les forzará a progresar más

rápido.

JOSÉ GARCÍA ÁLVAREZ

[email protected]

El Autor de este relato fué Jos%E9 Garc%EDa %C1lvarez , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7636 (ahora offline)

Relatos cortos ficcion Futuristas LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS.

Es Cristo, el Hijo de Dios, que se sacrificó por todo el género humano. El Cordero El Cordero LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS LOS PROTAGONISTAS DEL AP

relatoscortos

es

https://cdnimages.juegosboom.com/cuentocorto.es/1220/dbmicrodb2-relatoscortos-relatos-cortos-ficcion-futuristas-los-protagonistas-del-apocalipsis-2678-0.jpg

2020-07-14

 

Relatos cortos ficcion Futuristas LOS PROTAGONISTAS DEL APOCALIPSIS.

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20