Relatos cortos ficcion Futuristas REGRESO AL PASADO.

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

La sombra triste y trágica de un atávico pasado se cierne amenazadora

sobre esta Humanidad, dispuesta a recaer en la misma equivocación, por

la que antaño fuera ya maldita: destruir la tierra madre, la célula cósmica

en la que habita. Ahora que, otra vez, el hombre enloquecido está dispuesto

a renovar el holocausto planetario, recuerdo, con espanto en el Alma, el

viejo relato del terrible final del tercer planeta del Sistema Solar, que dejó en

los cielos la Cruz Luminosa, que habitó en los sueños de generaciones, como

el Gran Pecado: En un tiempo muy remoto, los habitantes del planeta Lucifer

(Mallona o Amarillo), habían perdido la esperanza. Su mundo estaba

condenado a la destrucción por una implacable y progresiva desintegración

originada por una reacción en cadena de unos grandes depósitos de minerales

del subsuelo, sensibles a la energía atómica desencadenada en una guerra

por el hombre de aquel mundo. Era ya de todo punto imposible detener

aquella energía descontrolada y destructora. Los luciferianos tenían que

escapar y de prisa.

Miles de naves espaciales estaban dispuestas y hacían el transbordo entre

el mundo agonizante y la Tierra, Marte y Saturno, que eran los más

cercanos. A pesar del sobrehumano esfuerzo, muchos no pudieron huir.

La Tierra estaba entonces en la órbita que hoy tiene Venus, y éste, en la

actual de Mercurio. En ellos se refugiaron gran parte de los escapados.

La Tierra tenía una situación poco hospitalaria, en un estado aún muy

primitivo y poblada por enormes animales. Unas condiciones precarias

recibieron a los tránsfugas, que quedaron a la espera de los

acontecimientos. Acontecimientos que se precipitaron. Mientras millones de

seres esperaban ser evacuados, una visión dantesca apareció ante las

miradas horrorizadas de los que ya habían sido salvados: un enorme

resplandor en forma de cruz luminosa se extendió por el espacio sideral.

Después del desastre apocalíptico, el cielo se llenó de espanto. Una célula

del Universo había sido muerta por culpa de la desobediencia y rebeldía del

hombre a las Leyes Cósmicas. En el Sistema Solar el caos fue enorme y

muchos planetas, incluyendo la Tierra, estuvieron a punto de ser

desequilibrados. Del Sol salió una gran masa incandescente, que se instaló

en la órbita más cercana a él y formó el que llamamos Mercurio. Todos los

demás planetas del Sistema recibieron fuertes trastornos, mientras bloques

enormes del planeta sacrificado se dirigían en todas direcciones. Muchos de

ellos formaron lo que ahora se conoce como el Cinturón de Asteroides.

La Tierra se vio bastante afectada, sufriendo el desplazamiento de su eje

magnético-polar, con todas sus desastrosas consecuencias: levantamientos y

hundimientos de la corteza terrestre, titánica invasión de la tierra por

las aguas, erupciones volcánicas y temblores telúricos de incalculables

dimensiones.

Los luciferianos trasladados a ella fueron diezmados y sus medios

completamente destruidos. No sólo los supervivientes fueron pocos, sino que

para ellos sobrevivir resultó muy difícil, y su personalidad llegó a verse

tan afectada que, poco a poco, quedó del todo anulada. manmancard.1blogs.es

El tiempo pasó y mucho, y se fue borrando de forma gradual de sus mentes la

imagen de tanta tristeza. Pero, no olvidaron que habían llegado del Cielo,

y durante miles de años cantaron esta gran verdad. De padres a hijos,

transmitían sueños, fábulas y fantasías. Y el tiempo siguió transcurriendo,

generando sucesivas masas humanas, ahora tan diversas en cuerpo y espíritu.

Sin embargo, la Gran Cruz Luminosa quedó grabada para siempre en sus

corazones.

Volvieron a edificar mejor que antes, pero en muchos volvió a desarrollarse

un terrible instinto de dominio y de guerra. El mal proliferó, y esto llevó

la preocupación a la infalible Inteligencia Cósmica y a los Seres

Arcangélicos de exploración en este mundo, conocedores del desgraciado

destino de los que habían buscado salvarse en la Tierra.

Diez mil años antes de este tiempo nuestro, vieron el miserable estado

psicológico de los terrestres e intentaron hacerles progresar, enviando a

la Tierra grandes Maestros de sabiduría universal, que con sus enseñanzas

mejoraron su evolución. Con su saber, casi infinito, y sus exactos

conocimientos, ayudaron a la gente de la raza humana. Muchos seres

altamente evolucionados se sacrificaron por el bienestar humano y otros

hicieron maravillas difícilmente comprensibles para aquellas mentalidades.

Algunos profetas, en la Biblia, los han descrito, y han hablado del Bien

que pretendían para sus semejantes en la hermandad del Cosmos. En sus hojas

se encuentra también la trascendencia de la relación entre el hombre y la

Cruz, como símbolo que debería hacer vibrar el Alma, y hacernos recordar, a

través de nuestra conciencia atávica, que una terrible desobediencia hacia

Dios generó una Cruz, y con otra Cruz, el gran Amor había podido redimir al

hombre.

Pero, una vez más, ese hombre, alimentado de la carne de la Bestia feroz,

de la que habla Juan, no ha querido comprender: es lo que es y no quiere

cambiar.

Deberá sufrir más para comprender su verdadera naturaleza. Aquí están los

tiempos de grandes progresos materiales y gran regresión espiritual. Por un

lado, aviones, barcos, automóviles, grandes maquinarias, portentosos

mecanismos y empresas fabulosas, y por otro, el agotamiento y aniquilación

de todos los recursos de este mundo.

Mas ¡todavía no es bastante!: un monstruo de inaudita violencia

destructora, la energía nuclear, se ha instalado otra vez, con furia

amenazadora, en la vieja historia de este sistema solar. De nuevo, el

hombre insensato ha puesto en peligro gravísimo la existencia de un mundo.

El espectro de un triste y atávico pasado se cierne aterrador sobre el

destino de esta Humanidad. Un amargo destino, porque éstos, los habitantes

actuales de la Tierra, son los lejanos herederos de aquel pueblo homicida,

que destruyó su propia morada sideral. Que están intentando hacer en este

planeta lo que ya hicieron en el planeta Lucifer.

José García Álvarez

El Autor de este relato fué Jos%E9 Garc%EDa %C1lvarez , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7067 (ahora offline)

Relatos cortos ficcion Futuristas REGRESO AL PASADO.

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20