{ "dir": "ltr", "lang": "es", "name": "Relatos Cortos", "short_name": "Relatos Cortos", "scope": "/", "display": "standalone", "start_url": "https://cuentocorto.es", "background_color": "#3367D6", "theme_color": "#3367D6", "description": "Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto. ", "orientation": "any", "icons": [ { "src": "https://cuentocorto.es/images/relatoscortos.png", "type": "image/png", "sizes": "512x512" } ], "url": "https://cuentocorto.es" } Relatos cortos ficcion Narrativa Libre El hombre sin sueños

Relatos cortos ficcion Narrativa Libre El hombre sin sueños

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Juan se desperezó alzando los brazos y haciendo crujir las articulaciones. Era un nuevo día...y un nuevoproblema. Estaba sin trabajo hacía seis meses. No conseguía más que pequeños ingresos por tareas modestas: cargar bultos, distribuir volantes, etc. Hasta vendió caramelos.

Paseó la mirada por su cuarto y no pudo evitar sobrecogerse. Era la expresión del abandono. Una silla y una pequeña mesa era todo el mobiliario que contenía el ambiente.

De nuevo la pregunta de siempre le martilleó las sienes: ¿cómo lograr los ingresos necesarios para sobrevivir? De pronto, su mirada chocó contra una noticia amarillenta en un diario viejo.

"Se compra sueños". Si Ud. tiene un sueño que vender, venga, acá se lo compramos.

Luis anotó la dirección, se aseó y partió hacia su inusitada cita.

- ¿Aquí es dónde compran sueños?-preguntó a una pispireta recepcionista que se acicalaba las uñas.

- Sí señor-, repondió la mujer.

- Pero debe hablar con el gerente. En un momento le recibirá-, añadió-

- Esperaré-, replicó Luis.

A los pocos minutos la puerta de una oficina se abrió y salió un hombre joven a su encuentro.

- Pase, por favor, le dijo.

Luis obedeció, ingresó a la pequeña oficina y esperó.

- Tome asiento, por favor-, le dijo el hombre.

- Luis se sentó.

- Dígame, ¿cuál es su sueño?

- Yo soñé que era un ingeniero y estaba dirgiendo la construcción de una fábrica, cuyos obreros eran ex presidiarios que habían salido de la cárcel y que nadie quería emplear. Era una actividad interesante. Los reclusos recibían capacitación, en tanto la empresa buscaba realizar trabajos en carpintería, fabricación de muebles de acero, mecánica de automotores, electricidad del automóvil y electriciadad industrial y del hogar.

Durante un prolongado tiempo eran entrenados y cuando alcanzaban un grado óptimo de preparación, eran recomendados para obtener un empleo bien remjnerado.

Los ex internos respondían bien a la confianza que se les brindaba. Ya habían saboreado el amargo pan de la pérdida de la libertad. Y no querñian reincidir. Además, recibían orientación sicológica.

Y así continuó Luis.

- Nos parece interesante su sueño. Le pagaremos 500 dólares por él.

No lo podía creer. ¿500 dólares por un simpele sueño?. Luis estiró la mano y recibió el dinero, firmó un recibo y salió apretando con su mano el dinero.

Lo primero que hizo fue comer en un restaurante. Lo hizo bastante bien. Luego se cambio de habitación...y pasaron los días.

El dinero se le acabó rápidamente a Luis, quien se había comprado un traje nuevo y zapatos, además de un televisor de segunda mano.

Nuevamente acudió a la oficina donde compraban sueños. Y nuevamente se repitió el corto diálogo.

. Esta vez-comenzó Luis- mi sueño trata de mi matrimonio con una mujer buena y hermosa. Ella me había dado dos hermosos niños que yo educaba con amor y paciencia, formando en ellos los valores de la justicia, la verdad y la solidaridad. Así iban creciendo bellos por fuera y bellos por dentro. Juegos de Naves Espaciales

Y prosiguió Luis narrando su sueño. De improviso el hombe lo interrumpió:

- Está bien, le daremos mil dólares por su sueño. Nuevamente estiró la mano, firmó el recibo y salió.

Esta vez ya fue más cuidadoso. Compró sólo lo necesario y guardó en el banco 600 dólares.

Las visitas menudearon y en cada una de ellas Luis narraba sus sueños de joven y de hombre, y salía con dinero en los bolsillos.

Habían pasado dos años y Luis ya tenía cerca de 700 mil dólares ahorrados, pues con un honesto corredor de bolsa invirtió lo ganado y obtuvo generosas ganancias.

Un día despertó con el rostro sudoroso. Estaba cansado y sólo recordba que se había acostado como cualquier otro día, había cerrado los ojos y se había hundido en el pozo profundo y oscuro de la inconciencia. Pero no recordaba nada de nada.

Al día siguiente se repitió la misma escena.

De pronto se percató de algo: ¡No podía soñar!.

- Quizá sólo sea una mala idea-, pensó

Pero no. Los días que siguieron no hubo sueño alguno. Sólo el hundirse en la nada y despertarse con el rostro sudoroso.

Luis se desesperó. Añoraba sus sueños de hombe joven y de adulto en pos de metas. Ya nada tenía. De pronto se le ocurrió una idea.

Corrió a su casa, donde vivía solo, y sacó una vieja libreta en la que anotaba cuanto había recibido de dinero por sus sueños.

Sumó las cantidades y el total recibido fue de 300 mil dólares.

Sacó todo su dinero del banco y acudió a la conocida oficina.

- ¿Qué desea-, le preguntó la recepcionista.

- Quiero hablar con el encargado-, contestó. Y con paso firme se dirigió a la conocida puerta y la abrió.

- Quiero recuperar mis sueños que le vendí-, dijo Luis al hombre que se escondía tras un escritorio.

- Usted me ha dado 300 mil dólares en total. Yo le doy 500 mil dólares. Así usted ganará 200 mil. ¿Qué le parece?-, ofreció

- Lo sentimos señor, no podemos hacer esa operación-, fuela respuesta.

- Está bien. Le pagaré 600 mil dólares, pero por fvor devuélvame mis sueños-rogó Luis.

- No podemos-, reiteró el hombre

- Le daré todo lo que tengo: 700 mil dólares- imploró el ex soñador.

- Por última vez: nosotros no devolvemos los sueños. Los sueños que usted vendió jamás los recuperará- respondió, ya con voz definitiva el antguo comprador de sueños.

MORALEJA: JOVEN, NUNCA VENDAS TUS SUEÑOS PORQUE JAMÁS LOS PODR´S RECUPERAR.

El Autor de este relato fué Favio Zea Corante%2C Lima%2C Per%FA , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7712&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos ficcion Narrativa Libre El hombre sin sueños

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20