Relatos cortos humor Sexuales El nabo de oro

 

 

 

Era Tomy un hombre bajito, apenas de metro y medio, regordete, sus michelines rodeaban su cintura como un flotador, calvo y con perilla, era todo un personaje.

Pero Tomy tenía algo que le hizo especial. Su gran y magnífica poya dorada, de 20 cm. y 14 kilates, que brillaba por la noche y dejaba atónitas a mujeres materialistas y guarronas que veían su miembro.

Estaba Tomy Nabo, como se le conoce, en el servicio de caballeros cuando comenzó a escuchar gemidos de uno de los W.C.

La curiosidad le venció y, para imponer más, se bajó los pantalones y sacó el Nabo de oro, y posteriormente abrió la puerta de un golpe.

Había un hombre y una mujer, ella estaba agachada y se la estaba chupando, cuando Tomy dijo: "Que pasa, voy a poner orden".

 

La tia guarrona al ver su pedazo de poya de oro dejo la felación con el otro y le dijo a Tomy: "¿Me dejas comertela?"...

Tomy aceptó...

y...

pasó...

que...

"¿tio tu tas tonto?"

"¿como va a tener una poya de oro?"

Y se cayó el pomo de la puerta, y Tomy cogió una desilusión y se suicidó...

El Autor de este relato fué John Murphy , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=372 (ahora offline)

Relatos cortos humor Sexuales El nabo de oro

Relatos cortos humor Sexuales El nabo de oro

Era Tomy un hombre bajito, apenas de metro y medio, regordete, sus michelines rodeaban su cintura como un flotador, calvo y con perilla, era todo un personaje.

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-humor-sexuales-el-nabo-de-oro-1734-0.jpg

2021-01-13

 

Relatos cortos humor Sexuales El nabo de oro
Relatos cortos humor Sexuales El nabo de oro

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente