Relatos cortos terror Asesinos en serie El Cazador

 

 

 

Era una noche oscura, sin luna, perfecta para él. Las calles estaban desiertas en esa parte de la ciudad desde unas horas antes, sólo quedaba ella sentada en aquella banca del parque y él, acechándola con su nueva cámara digital, desde el asiento de su Jaguar en el estacionamiento de la compañía, el había sacado ya varias fotos de ella, desde que ella salió de ese edificio de oficinas cruzando la calle, hasta el momento en que ella guardó enfurecida su teléfono en su bolso, ella estaba cada vez más impaciente, miró su reloj al menos cuatro veces en los últimos 5 minutos.

-Su novio- pensó él- se habrá retrasado. -Una sonrisa vagó en sus labios al decir esto,- y ahora ella es mía, indefensa como un cervatillo.

 

El estéreo del auto comenzó a transmitir las noticias:

“La policía encontró el cuerpo mutilado de Alberto Sánchez, un traficante de droga, decapitado en un canal al sur de la ciudad, pese a que no se descarta un ajuste de cuentas entre traficantes, todo indica que es la víctima 15 del asesino apodado “El cazador”. La policía se encuentra desconcertada, parece como si el criminal fuera no uno sino dos, quizá tres personas distintas, las au……”

Basura-gritó él- malditos reporteros bastardos, yo no lo decapité, sólo lo acuchillé un poco, además….-su mente vagó en busca de recuerdos- el viejo parecía un pordiosero, no un traficante y ciertamente no era latino, tal vez no debí matarlo pero estaba rondando donde no debía, si hubiera….en fin el hubiera no existe. Además sólo he matado a 7 ¿o serán 8?, no importa, creo que exageran para asustar más a la gente

Volvió a verla a ella, se veía tan hermosa, su sobrio traje negro contrastaba con su hermosa piel y su rubio cabello, sus hermosas piernas, sus ojos, ¿serían azules?, todo era perfecto, él pensó esto desde que la vio hacía unos 4 o 5 días, esperando siempre por su novio ¿o esposo? Que llegaba por ella casi a la media noche, pero esta noche ella le pertenecería a él, ella era especial, le daría varias horas, no mejor varios días de placer, no sería como la chica de contabilidad, la compañera de trabajo que lo miró agradecida cuando él apareció en el estacionamiento el día en que su coche no arrancaba.- el atascar una patata en el escape del auto funcionó de maravilla- la chica que lo miró incrédula cuando él puso el cuchillo de caza en su garganta, la chica que él violó 3 o 4 veces mientras agonizaba víctima de las cuchilladas que él le propinó.

-Bueno, es hora del show – dijo él- se ajustó el nudo de la corbata, se puso la chaqueta Armani – la de la suerte- vió que el cuchillo saliera fácilmente de su vaina tomó la correa para perro con la que la iba a atar y salió furtivamente del auto Todo sobre toldos

El secreto de la caza – se dijo él- es acercarse a la presa sin asustarla, es sorprenderla de verdad.

Max, oye Max, ven aquí chico- ella lo oyó y luego lo vió acercarse, un hombre joven, bien vestido con una correa para perro en la mano que se la aproximaba

Disculpe- dijo él- ¿vió pasar por aquí un perro pastor alemán?

No, -contestó ella- lo siento, si quiere lo puedo ayudar a buscar contestó ella con una sonrisa llena de candor y podría decirse que hasta con inocencia.

Es perfecta, pensó él y sus ojos sí son azules, se parece a aquella niña de San Diego, en fin, acabemos con esto.

Sí me ayudarías mucho- comenzó él en un tono cada vez más agresivo- si te callas y haces lo que te diga.

Ella abrió desmesuradamente los ojos al ver el cuchillo, no gritó, sólo corrió hacia el interior del parque.

Tonta – se dijo él- me facilita el trabajo

Ella se quedo pegada a un muro cubierto de hiedra que le tapaba el paso, los tupidos árboles impedían que alguien los pudiera ver. Sus ojos no imploraban piedad como los de algunas víctimas, ni miedo sino malicia, su sonrisa infantil era igual a la de una niña que sorprenden haciendo alguna maldad

Por fin solos…..-comenzó a decir él cuando una descarga de electricidad lo tumbó a los pies de ella. Un hombre salió de entre los árboles sujetando el arma que lo dejó fuera de combate.

-¿Salimos a cenar mañana?- dijo un hombre

-Sería perfecto- contestó ella- hay que celebrar

Él se despertó atado a una silla, la vio a ella y al sujeto que pasaba por ella cada noche, charlando, cuando vieron que despertó voltearon a verlo

-¿Sabes?- dijo ella eres el primer asesino que cazamos y nos decepcionaste

-Sí- dijo él el traficante fue mucho más difícil de capturar. Amor- dijo el hombre volteando hacia ella- como yo me encargué del traficante este es todo tuyo.

-Gracias,- dijo ella sonriendo maliciosamente- creo que usaré la katana.

Él vió un resplandor, sintió un golpe en el cuello y vió como el piso se aproximaba a él ¿porqué?

Entre las tinieblas que se apoderaban de él, logró escucharla:

-¿Será cierto que una cabeza sigue conciente unos instantes después de ser cortada?

No logró ver ni oír nada más porque las tinieblas lo rodearon por completo.

El Autor de este relato fué Miguel Angel V. L. , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=3613 (ahora offline)

Relatos cortos terror Asesinos en serie El Cazador

Relatos cortos terror Asesinos en serie El Cazador

Era una noche oscura, sin luna, perfecta para él. Las calles estaban desiertas en esa parte de la ciudad desde unas horas antes, sólo quedaba ella sentada en

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-terror-asesinos-en-serie-el-cazador-1721-0.jpg

2021-04-27

 

Relatos cortos terror Asesinos en serie El Cazador
Relatos cortos terror Asesinos en serie El Cazador

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20