Relatos cortos terror Espiritismo Terror en Cuevas (DESENLACE)

 

 

 

PREÁMBULO: Este relato es el desenlace de “”Terror en Cuevas””. Le recuerdo que si sufre alguna insuficiencia cardiaca o simplemente tiene pánico a las historias de miedo, por favor abandone este relato.

>>> La noche ya era una realidad. Los chicos, separados unos de otros, apenas tenían fuerzas para gritar, sus lágrimas ya no brotaban de sus ojos. La humedad, la soledad y el terror inundaba la oscuridad de las cuevas.

Toñi se popuso a iniciar su sesión de Güija, y así fue. Antes de que su “”barita”” dejara de alumbrar, la niña comenzó su particular juego. Sacó todo lo necesario de su bolsa: la tabla de güija, un vaso de cristal y como no, una moneda de plata maciza. Antes de comenzar, Toñi realizó un pequeño ritual. Agarró una pequeña navaja y se realizó un corte transversal en la palma de la mano. Ensangrentada, se la pasó por la cara y gritó: Ofrezco ésta herida como la entrada a mi alma, todos, todos los que querais manifestaros, venid, venid a mi y entrar en mi. Finalizadas estas palabras, se golpeó tres veces la cabeza contra una roca para finalizar el ritual.

 

Pasados unos minutos, nada parecía manifestarse en aquel terrible lugar. Cuando ya se disponía a abandonar, el vaso comenzó a moverse rápidamente, dejando tras cada movimientos palabras que Toñi apenas podía asimilar. ¡Tranquilidad! Gritó la niña. Necesito tu ayuda, tu podrás ayudar a mis amigos y a mi a salir de este lugar.

El vaso continuaba moviendose, cada vez a más velocidad, en un instante el vaso salió disparado cara el rostro de la niña, produciendole una brecha en la frente. Tras unos momentos de confusión, unos ríos de lava comenzaron a brotar del techo y se deslizaban por la pared, alumbrando una gran parte de aquella cueva. ¿Qué diablos haces? gritó. ¿Quién eres?. Tras estas palabras, una voz sonó en el lugar. Un anciano apareció en el lugar. Era un hombre de unos 80 años de edad con una gran joroba en la espalda. >>>Niña, niña ven conmigo, yo te sacaré de este lugar>> los ojos del anciano no eran visibles, unas enormes cataratas blancas cubrían sus ojos.

>anciano>Yo te sacaré de este lugar para que descanses para siempre en paz.

>Toñi> ¿vienes a ayudarme?, necesito tu ayuda.

>anciano> deseo sacarte de este lugar para que así seas feliz y no sufras durante más tiempo.

>Toñi> ¿Dónde están mis amigos?

>anciano> tus amigos están bien, se encuentran a salvo fuera de la cueva.

Tras una intensa y larga conversación, la niña accedió a las palabras del hombre.

>anciano> ven, coge mi mano y camina conmigo, te llevaré a un lugar que te gustará mucho (risas terroríficas) ven conmigo, ven niña, ven, ven!!!!

Asustada, Toñi comenzó a correr por el interior de aquella terrorífica cueva, resbaló por y cayó por un terraplén.

Tras unas horas, Toñi se despertó. Estaba en un lugar muy diferente a lo último que recordaba. Estaba en un jardín al lado de su casa, observando a su madre como colgaba la ropa.

>Toñi> que hago aquí?>preguntó a una señora que estaba tejiendo unos calcetines.

>señora> no me hables, vete, vete, no puedo estar hablando contigo, por que tu no estás aquí, vete, déjame, que quieres de mi? Vete…..

Después de unos momentos de confusión la señora se escapó a correr por el parque dejando tras de si su bolso, sus calcetines y lo más importante: un periódico.

>>>Todo era extraño, nada casaba con nada…. Parecía una pesadilla, una historia que no tenía ni pies ni cabeza. Toñi, desconcertada hechó a correr hacia su casa. Abrió la puerta y entró. Todo estaba como la última vez. Se acercó a la cocina y allí estaba su madre, colgando la ropa que antes había limpiado. Sin que se percatara de su presencia, la niña se encerró en su habitación. Todo estaba ordenado, cada cosa en su sitio. La ropa en el armario, sus muñecos colocados en la estantería y sus fotos pegadas en un pequeño corcho. Se tumbó en la cama y de un salto se incorporó. Sus ojos no daban crédito. La bolsa que había llevado a las cuevas estaba allí, colocada encima del armario y con unas pequeñas flores sujetadas con un alfiler en una de las solapas de la mochila. Intentó subirse a una silla para coger la mochila, pero su pequeña altura se lo impidió.

Extrañada de aquella situación decidió airearse un poco en una pequeña terraza que había al fondo de su cuarto. Desde la terraza se observaba todo el parque donde minutos antes había estado observando a su madre y donde había vivido unos tensos momentos con la extraña señora. Recordando este pasaje, se percató que la señora olvidara en su alocada carrera sus cosas, los calcetines, una bolsa y un viejo periódico. Sin dudarlo ni un minuto decidió ir a recoger las cosas de la extraña señora para poder juntar las piezas del rompecabezas.

Una vez más, sin que su madre se percatara, se marchó de casa y se dirigió al parque. Al salir del portal que daba a la calle, se encontró con un nuevo y extraño imprevisto. Una densa niebla cubría la calle. No se miraba más allá de dos pasos. Sin embargo, una pequeña melodía comenzó a escucharse. Era el sonido de una canción cantada por un grupo de personas que se acercaban con unos pequeños farolillos en mano.

Asustada, Toñi cruzó la avenida en sentido al parque. Aquel grupo de personas se acercaba, sus farolillos era lo único que se miraba entre la densa niebla.

Tras correr un rato, la niña llegó al banco donde minutos antes charlara con la señora. Allí se encontraba aquel antiguo periódico. Toñi lo cogió en sus manos y lo abrió. Pasados unos minutos, la niebla desapareció, el grupo de personas se esfumó y el periódico se cayó al suelo. Toñi por fin podía descansar en paz.

En las páginas del periódico se podía leer lo siguiente:

>>Tras cinco años de búsqueda en las cuevas del Monte Alba se halla el cadáver de la niña Antonia Hernández Jiménez. Todo comenzó hace cinco años cuando un grupo de siete niños se adentran en las cuevas perdiéndose en su interior. Gracias a la ayuda de un anciano espiritista, tras una intensa búsqueda, se logra hallar el cuerpo de la joven.

Diversos testimonios afirman haber visto merodeando el espíritu de la joven por las cercanías de su casa>>

El Autor de este relato fué Zamburi%F1a , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7718 (ahora offline)

Relatos cortos terror Espiritismo Terror en Cuevas (DESENLACE)

Relatos cortos terror Espiritismo Terror en Cuevas (DESENLACE)

PREÁMBULO: Este relato es el desenlace de “”Terror en Cuevas””. Le recuerdo que si sufre alguna insuficiencia cardiaca o simplemente tiene pánico a las h

relatoscortos

es

https://images.correotemporalgratis.es/cuentocorto.es/1220/dbmicrodb2-relatoscortos-relatos-cortos-terror-espiritismo-terror-en-cuevas-desenlace-2717-0.jpg

2021-01-15

 

Relatos cortos terror Espiritismo Terror en Cuevas (DESENLACE)
Relatos cortos terror Espiritismo Terror en Cuevas (DESENLACE)

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20