Relatos cortos terror Pesadillas Ya no puedo mas

 

 

 

Lo que me ocurrió tuvo lugar hace quince años, Yo soy de la ciudad de México, fui de vacaciones con mis primo (Carlos) y nuestro amigo (Roberto) a un pueblo que se llama Tecolutla en Veracruz, y allí íbamos todos los días en la noche a la feria del pueblo que se pone cada año por las vacaciones; un día antes de volver a la ciudad, como a las dos de la mañana ya no había gente en la feria casi éramos los únicos, comenzamos a caminar por toda la feria y al final de la feria encontramos que se puso una carpa de color negra que estaba decorada con muchas veladoras y tenía un cartel que decía que leía el futuro, que en el tiempo que estuvimos en el pueblo nunca la habíamos visto, decidimos entrar, ya que se nos había hecho monótono el ir todos los días a la feria con los mismos juegos y esto era novedoso, al entrar a la carpa nos sacamos de onda ya que estaba muy obscuro porque solo habían dos veladoras encendidas por lo que no se podía ver casi nada pero si alcanzábamos a distinguir a una anciana que estaba sentada en una mecedora que parecía estar muerta, tenía los ojos abiertos y completamente en blanco cuando nos acercamos hacia ella de repente se apagaron las veladoras, mi primo Carlos saco su encendedor ,lo prendió y con la poca luz que proyectaba alcanzo a tomar las veladoras y volverlas a prender y cuando esto ocurrió, la anciana comenzó a hablar y nos pregunto:

 

-¿Vienen a que les diga su destinó? Nosotros nos espantamos al oír su voz ya que pensamos que estaba muerta pero solo era ciega. Le contestamos: si pero cuanto cobra. Ella nos respondió: solo necesito una gota de su sangre, para iniciar el proceso, Carlos y Roberto le dijeron que estaba enferma y yo le dije que estaba loca y que no queríamos nada de una enferma mental, a lo que ella contesto que nadie podía irse sin recibir antes una pena por hacerle perder el tiempo, nos dijo que no nos quedaba mucho tiempo pero nosotros no le hicimos caso, nos comenzamos a reír pero ella nos aventó tierra en la cara y le empezamos a gritar groserías y nos salimos de la carpa y volvimos a reírnos, tosiendo, a mi me ardieron un poco los ojos. Al otro día regresamos a la ciudad. Esto no tuvo efecto en mi, instantáneamente tomo un tiempo, fue como al mes, yo ni siquiera me acordaba de lo que ocurrió en la carpa, hasta que un día comencé a soñar con la anciana, al principio soñaba con ella solo en instantes ni siquiera recuerdo lo que pasaba en mi sueño pero no podía olvidar su rostro cuando despertaba, y cada día soñaba mas y mas con ella, hasta que mi sueño se comenzó a hacer mas claro, yo me encontraba en mi casa solo y era de noche, pero en mi casa no había luz pero había muchas veladoras y aun así se veía muy obscuro, de repente me asomaba por la ventana y allí estaba desde lo lejos la misma anciana, cruzando la calle bajo a un poste de luz, traía en su mano un cuchillo muy grande que brillaba mucho pero lo mas extraño y lo que me aterraba es que la anciana estaba suspendida en el aire como a cuarenta centímetros del piso y siempre que la veía a la cara, era cuando me despertaba empapado en sudor y temblando. Todos los días soñaba lo mismo pero el sueño se hacia mas prolongado y complicado y tenía modificaciones las cuales consistían en que cuando me encontraba en mi casa sin luz y me asomaba por la ventana la anciana se acercaba a mi casa, ella ya no se encontraba bajo el poste de luz sino un poco mas adelante, y otra vez me despertaba de la misma manera todo mojado, una vez tanto que me espante me orine en los pantalones, ya no podía mas, todos los días era lo mismo, yo ya no quería dormir, tal fue mi locura que compre un libro que venden en el metro para interpretar los sueños que no me sirvió de nada, lo único que pensaba era que me estaba volviendo loco, hasta que hable con mi primo Carlos y le dije que ya no podía más, que ya estaba hartó, un mes soñando con los mismo, todos los días la anciana se acercaba mas y mas a mi casa, y eso no era lo peor, sino que traía un cuchillo, mi único consuelo era que era un sueño, pero cuando pensaba en lo que me dijo la anciana que iba a tener un pena me aterraba, a lo que mi primo me confesó que el tenía el mismo sueño y fue cuando me altere mas, y no nos quedaba otra cosa mas que preguntarle a Roberto, si había estado soñando lo mismo, pero el problema es que se había ido a estudiar a Colombia por un intercambio, por lo que no habíamos hablado con el en dos meses y no teníamos su teléfono. Nuestra alternativa era ir con alguien a pedir ayuda, por lo que fuimos a la iglesia con un padre y le confesamos nuestras pesadillas, el padre se desconcertó mucho al oír que los dos estábamos soñando con lo mismo y su única sugerencia fue que nos encomendáramos a Dios, que el era la respuesta, yo soy Católico pero no fanático, así que comencé a asistir mas a la iglesia con mi primo Carlos y hasta nos compramos un rosario, todos los días me ponía a rezar antes de dormirme, pero la maldita pesadilla no se iba al contrario la anciana ya casi cruzaba la calle, esto era desesperante, yo no sabia que era lo que quería la maldita, hasta que un día, estaba en la escuela y todos mis compañeros que conocían a Roberto estaban llorando y les pregunte que ocurría y me contaron que Roberto que estaba en Colombia se había suicidado, que se había cortado la garganta con un cuchillo y que había dejado una nota diciendo que ya no podía mas y que nadie le podía ayudar. Mi primo Carlos y yo nos aterramos, y nos preguntamos que era lo que había pasado, si tenía relación con nuestros sueños pero eso no fue lo peor, cuando volví a dormir esa misma noche y en mi sueño me asome por la ventana, el cuchillo que tenía la anciana estaba lleno de sangre, y de repente me levante. Al otro día le hable a mi primo Carlos y me contó que el también había visto el cuchillo ensangrentado. Al final lo único que Phasmophobia Game - Todo sobre el juego Phasmophobia

 

hicimos fue resignarnos y esperar a que la anciana llegara, ya no podíamos hacer nada. Después de dos meses, cuando me dormí soñé a que la anciana estaba en la puerta, y me desperté. Yo sabía que el próximo sueño sería el fin, así que decidí, no dormirme y le hable a mi primo, y el me contó que la anciana en el sueño de Carlos apenas iba en la mitad de la avenida y en mi sueño ella ya estaba en la puerta, lo que ocurría es que Carlos vive en frente de una avenida y yo en una calle, a lo que concluimos que en el sueño de Roberto la casa donde el dormía en Colombia pudo haber estado ubicada en un callejón por lo mismo llego mas rápido a su puerta y que antes de que llegara el se suicido o de alguna manera la anciana lo obligó a hacerlo como ocurriría con migo o con Carlos, volviéndonos locos su ataque era psicológico, por lo que me quede en la casa de Carlos y no dormí durante tres días, pero seguía yendo a la escuela, el primer día me sentía bien, no estaba cansado, pero cuando paso el segundo día estaba muy mal, y al tercer día, iba manejando para regresar a la casa de Carlos y se me cerraron los ojos, cuando me levante estaba en el Hospital, había estado en coma por mas de seis meses, cuando me dormí choque con un trailer que destrozo mi coche. Estuve hospitalizado tres días mas en el hospital y dormía pero ya no soñaba con la anciana, toda mi familia me fue a visitar menos mi primo Carlos por lo que me angustie ya que el siempre había estado con migo, no pregunte nada hasta el tercer día que me dieron de alta, le dije a mi mamá que donde estaba mi primo Carlos, y ella me dijo que se había suicidado, se había cortado la garganta con un cuchillo y que había dejado una nota que decía que ya no podía mas. Desde aquel día que me levante del estado de coma no volví a soñar con esa anciana, no se si de alguna manera cuando tuve el accidente la anciana dejo de tener control sobre mi. Yo no se si los dos suicidios tuvieron que ver con las pesadillas o solo es que estábamos sugestionados, y solo fueron coincidencias pero lo único que les puedo decir es que desde aquel suceso respeto mucho a todo ser viviente

El Autor de este relato fué Luis Mart%EDn Sosa Gallosa , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=5828&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos terror Pesadillas Ya no puedo mas

Relatos cortos terror Pesadillas Ya no puedo mas

Lo que me ocurrió tuvo lugar hace quince años, Yo soy de la ciudad de México, fui de vacaciones con mis primo (Carlos) y nuestro amigo (Roberto) a un pueblo

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-terror-pesadillas-ya-no-puedo-mas-2198-0.jpg

2020-03-16

 

Relatos cortos terror Pesadillas Ya no puedo mas
Relatos cortos terror Pesadillas Ya no puedo mas

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20