Relatos cortos terror Teorias El Hombre que amo a la Muerte

 

 

 

El hombre que amo a la muerte

En realidad la historia nos cuenta que no hubo amor entre ellos, el mito se hace profundo en cada adolescente alguna noche de alcohol, y soledad. Hoy es una de esas noches, hoy prefiero sufrir pero no estar solo, no voy a contar mi problema, aunque como se imaginan tiene nombre y apellido, no tengo ganas de mirar tele, temo que escuchar música me haga recordarla, si me acuesto no podré dormir, su cara, su sonrisa y por sobretodo su ausencia me desvelaran, por eso solo escribo. No sé dónde la escuche por, pero me gusta pensar que un dia solo me levante y la idea ya estaba en mi cabeza, generalmente yo no sueño, en realidad si debo hacerlo, solo que no lo recuerdo, cierro los ojos y luego de unos segundos (en realidad horas) vuelvo a abrirlos; noches blancas de sueños huecos.

 

Nunca tuvieron esa sensación de tener un golpe, un raspón o tan solo el cuerpo cansado al despertarse; a mí me gusta creer que esta historia me la contó alguien, un ángel, algún muerto, el demonio o la mismísima muerte.

El no salía muy a menudo, no tenia amigos ni novia su familia estaba en Mendoza. La noche tiene pequeño encanto de melancolía, el sonido del viento, la oscuridad, la soledad de las calles y la suave llovizna; a el le gusta mucho caminar de noche, pensar que esta haciendo, que debe hacer, siente cuando camina, que lo hace al lado de alguien, se siente acompañado, cree verdaderamente que Dios lo escucha, mas que cuando va a la iglesia, sin intermediarios solo el y Dios.

Vislumbra en la esquina una figura femenina apoyada junto a la pared, parece que ella lo mira, si a pesar de la distancia él siente su mirada, tiene una especie de miedo pero sigue caminando hacia ella; al acercarse ve que ella mueve sus labios como si estuviese cantando, ya no ve sus ojos, parecen esconderse en la oscuridad, pero en ningún momento se movió, jamás dejo la pared, es él quien camina en su dirección y parece no detenerse.

Él camina por el medio de la calle, esta a unos diez metros de ella, a unos quince pasos, catorce, trece; ella apoya la cola contra la pared y pareciendo hacer fuerza con ella se despega de la pared, tiene el pelo corto, pero lo bastante largo como para ocultar sus ojos, siempre con la mirada al piso ella empezó a caminar, con un único destino, él. Su cuerpo es delgado, sus piernas parecen eternas, su boca es especial, no podría describirla es tan solo hipnótica, su piel es blanca su pelo negro, su cuello es él más hermoso que ha visto; esta vestida con un pantalón y una camisa negra, podría decirse que es cuero, tiene botas y ningún aro, collar o anillo; pero si tatuajes, uno justo en su ombligo, otro en su muñeca derecha, en su hombro izquierdo y otro en su cuello justo debajo de su oreja. El se detuvo ella no, siguió caminando hacia él, de repente la llovizna se transformo en tormenta, ella se detiene delante de el; sigue con la mirada hacia el suelo dejando ver tan solo sus labios, labios que utiliza como la peor o la mejor de las armas, de a poco, quizás el tiempo disminuyo en ese instante, empezó a sonreír, comenzó a mostrar sus blancos e impecables dientes.

En un segundo y bajo una lluvia torrencial ella le esta sonriendo o sé esta riendo, alza su cara y le muestra los ojos, no son muy espectaculares, pero si lo es su mirada, es preciosa, esa mujer delante de el es la mujer más excitante, hermosa, misteriosa y sensual del mundo. Con sus manos tiro su pelo hacia atrás, el agua cae por su rostro, por su cuello, sigue sonriéndole - te estaba esperando- le dice, extiende su mano hacia el pecho de el, toca la cruz de su rosario, sus dedos parecen tener algo, es como un cosquilleo, un ardor; suelta la cruz, su mano se desliza hasta el cuello de el, toca su nuez, sabe que tiene miedo, pero eso la excita, ella hace esto a diario pero nunca sintió lo que siente ahora, él tiene algo especial, son sus ojos, su corazón, quizás sea eso que ella desea y envidia el alma. Noticias sobre futbol y del Cadiz

 

Se le acerca aun más, sus cuerpos se pegan debajo de la lluvia, ella aproxima su boca a la de el, sus labios se rozan, sus ojos están frente a frente, la respiración de ambos se confunde, sus labios se dirigen hacia su oreja, ella le susurra algo -me canso el agua, seguime-

Ella gira le da la espalda y camina dobla en la esquina, él la sigue su mirada descubre en la cintura de la mujer otro tatuaje ahora distingue que son... letras japonesas.

Él la siguió hasta una casa abandonada, entro detrás de ella, esta oscuro y la lluvia penetra por el techo, no es una gotera, el agua apenas es detenida por el techo, de pronto la mujer esta detrás de el, lo sorprende por la espalda, el gira y quedan cara a cara; ella extiende su mano hacia el pecho de el, coloca los dedos sobre el corazón, los aprisiona con fuerza y cuando los quita de encima el dolor es tremendo, es como si sus dedos estuvieran pegados al corazón e intentara sacárselo, el dolor es inexplicable, siente que el pecho se le deshace, siente a su corazón chocar con el esternón; El mira sus ojos, ella parece estar en éxtasis, disfruta con su dolor. Vuelve a colocar los dedos contra el pecho, el corazón vuelve a su lugar, él cae de rodillas ante ella, lo toma de la cabeza y lo besa, él a pesar del dolor reacciona, también la besa. La mujer le muerde el labio inferior del cual brota una gota de sangre, ella pasa su lengua por la herida y le dice - me encanta verte sangrar-

Describir como tuvieron sexo seria algo que no hace a la historia, se imaginaran que parecían dos animales, ella le rompió la camisa y clavo sus uñas sobre su espalda, el dolor era intenso, no desaparece pero muta, se transforma en placer en goce. Cuando terminaron el cayo rendido intento incorporarse, pero no pudo y se desmayo, ella se recostó al lado de el, una sensación que nunca en su existencia tuvo la domino.

Cuando él abrió los ojos, la oscuridad seguía allí, aun era de noche, no sentía dolor alguno, tampoco frió, la parte superior de su cuerpo esta desnuda, sus pantalones apenas bajos; cuando giro la cabeza la vio arrodillada, estaba temblando, la oyó llorar, miro su cintura y no vio el tatuaje. Al intentar levantarse su cabeza pareció explotar, perdió la vista, su cuerpo se entumeció, cayo al piso no podía respirar, sintió el cuerpo dormido. Apenas unos segundos después la sensación desapareció, su vista volvió, todo pareció normal, pero ella seguía allí arrodilla, llorando, tomándose él estomago.

La historia cuenta que durante siete meses, el hombre que amo a la muerte, deambulo por el mundo haciendo el trabajo de ella.

Durante seis meses y por primera ves en la historia la muerte fue un hombre; no se sabe por que, pero lo que se cuenta es que durante seis meses la muerte llevo dentro suyo vida; aquella noche cuando no pudo matar a aquel hombre común, aquella noche en que sintió una sensación única, fue la misma noche en que sabría verdaderamente que es la vida.

Él bebe nació pero no se sabe nada de el, ella perdió la vida al parir y volvió a su trabajo, él recupero la vida y como castigo es inmortal, muchos creen que la muerte no quiere volver a verlo.

La parca cumple su trabajo como siempre, alguna ves vendrá por mí, tiene un hijo, que camina entre nosotros, que puede ser cualquiera de nosotros, incluso puedo ser yo.

El padre de la criatura, camina, respira pero no se puede decir que esta vivo, busca a su hijo pero no sabe para que y solo tiene un recuerdo de la mujer que amo, de la mujer que ama, en su espalda esta su pasado, sus huellas, las marcas del amor, el lleva sus marcas en la piel.

El Autor de este relato fué Leandro Bruno , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7015&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos terror Teorias El Hombre que amo a la Muerte

Relatos cortos terror Teorias El Hombre que amo a la Muerte

En realidad la historia nos cuenta que no hubo amor entre ellos, el mito se hace profundo en cada adolescente alguna noche de alcohol, y soledad. Hoy es una de

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-terror-teorias-el-hombre-que-amo-a-la-muerte-2511-0.jpg

2024-05-15

 

Relatos cortos terror Teorias El Hombre que amo a la Muerte
Relatos cortos terror Teorias El Hombre que amo a la Muerte

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente