Relatos cortos terror Terror General Agorafobia

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

AGORAFOBIA

Desde que tengo uso de razón tengo esta maldita enfermedad, mi mundo se redujo a unas cuantas paredes, a mi madre, a mi hermana y a mi novia. Soy un chico normal, igual de mediocre que todos, igual de genial que todos, no tengo marcas, no sufro dolores, no tengo incapacidades, soy normal... hasta que se abre la puerta, hasta que veo la calle, la siento, la escucho; a partir de ese momento soy el peor de los enfermos, el peor de los cobardes, me mareo, mi cabeza parece estallar, me falta la respiración, mi estomago se retuerce, mi pecho parece no poder contener a mi corazón, mi cuerpo se entumece, mi lengua se traba, cada ves que pasa siento que muero.

Sufro de agorafobia, miedo a los exteriores, a los lugares abiertos, a salir de mi casa. Fobia significa repulsión, ágora fue una plaza publica Griega, él termino compuesto, significa mi enfermedad, mi cruz, mi karma.

Tengo 23 años y estoy despidiendo a mi familia, aquí en mi casa, en que otro lugar puede ser, es el adiós, nunca podré ir al cementerio, cuando sus cuerpos salgan de aquí, solo su recuerdo me quedara. Hace dos días al llegar a casa un loco las robo y acecino, frente a nuestra casa, yo oí los gritos, mire como ese sujeto con la cara cubierta les quito la vida a las dos personas que más ame en mi vida, baje las escaleras corriendo, llegue a la puerta, tome el picaporte pero no pude abrirla, el miedo me paralizo, escuche a las ambulancias, a la policía; llore durante un par de horas delante de la puerta.

Los cajones están cerrados, calculo que sus cuerpos no están presentables, sé que ellas saben lo que las amo, espero que me perdonen, espero que me comprendan.

Mi novia me abraza, es lo único que me queda, no es poco, pero realmente es lo único que me mantiene vivo; ella siempre estuvo conmigo, no se como soporta mi enfermedad, pero lo hace, me ama y la amo.

Paso una semana y parece que fueron años, extraño a mi familia, la necesito, la casa se hace enorme, no quiero estar en ella, pero no puedo salir; Dana, mi novia no puede venir hoy, el tiempo no pasa y para que va a hacerlo, estoy vació, solo y en un mundo limitado.

La noche comienza a nacer, el viento es muy intenso, golpea con fuerza contra los vidrios de la ventana; repentinamente la luz se corta en toda la casa, en toda la cuadra, son apenas las 21,30hs, pero la oscuridad ya es casi total, lo único que se escucha es el viento. En apenas unos segundos paso del rocío a la lluvia, a la tormenta, al diluvio; el cielo se ilumina y luego volvió a la oscuridad, un silencio profundo se formo, un silencio que fue roto y de que forma por un trueno, el ruido es verdaderamente preocupante, lloverá toda la noche.

Escucho un ruido en la cocina, camino hacia allá, al llegar a la puerta veo que algo se mueve entre la oscuridad; vuelvo hacia la puerta, tengo que abrirla, hay alguien en la cocina, agarro el picaporte, giro la llave, pero me paralizo, siento nauseas, caigo de rodillas, debo salir sé que esta detrás de mí. No puedo, no puedo hacerlo. El cielo vuelve a iluminarse, en la puerta se refleja una sombra, una figura de un hombre, estoy entre él y la puerta, la luz se apacigua, el silencio es aterrador, el trueno se hace escuchar, cae sobre la tierra, retumba en todo mi mundo. Unas manos me agarra de la nuca, me levanta, me golpea contra la puerta y la abre, intenta sacarme a la calle, yo no lo veo, pero el se aferra a mi cuello y quiere sacarme, yo me agarro del marco de la puerta, no sé si estoy consiente o no, hago fuerza para no salir, de espaldas a casa, mirando hacia la calle, con manos y piernas me sujeto de la puerta intento entrar, no le temo a el, solo quiero entrar.

Él golpea mis riñones, mis costillas, no siento el dolor, no puedo distinguirlo, solo siento terror, terror a salir, terror a morir. Giro sobre la puerta feroz y velozmente, con algo lo golpeo, no sé dónde ya no controlo mis movimientos, pero él cae, todo parece calmarse, él esta en el piso inmóvil, quizás lo mate.

Alguien me toma del cuello, yo estoy de espaldas a la puerta, que esta abierta - mi amor, que paso? Quién es ese?-

La que me tomo del cuello es Dana, sus brazos me tranquilizan, descanso en ella, ella es mi paz, mi calma.

- no sé, no sé que paso, salió de la cocina, él es el qu...-

antes que pueda decirle algo ella me tira para atrás, me saca de la casa, puedo ver como me alejo del tipo tirado en el hall; estoy afuera, ella me tira al piso, quedo de cara a la lluvia, por primera vez en mi vida siento la lluvia sobre mí, pero también siento el dolor de cabeza, la asfixia, las nauseas, la sensación de morir, mi cuerpo parece una roca, no puedo cerrar la mano, no puedo levantarme, la lluvia cae sobre mí. El agua es caliente, siento cada gota chocar con mi cuerpo, me quema, me arde, logro mover mi cabeza, Dana le habla al tipo, lo ayuda a levantarse. El ardor es tremendo giro en el piso, le doy la espalda al cielo, intento ponerme de rodillas, miro mis manos, algo pasa, están mojadas pero mi piel algo tiene, como si fuese pintura y la lluvia lo corriese, empiezan a aparecer tatuajes debajo de ella.

El dolor no se va, logro ponerme de rodillas y en un movimiento brusco incorporo mi tronco, mi pecho, de espalda a la casa, de cara al cielo, el dolor es insoportable, grito, grito no de dolor, de furia. Todo esta calmo el dolor y el miedo desapareció; Dana y el tipo están delante de mí, ella sonríe - después de tanto tiempo regresa señor, es un placer servirle-

Me levante, sigo lloviendo con la misma intensidad, me saco la remera que llevo puesta. Mi cuerpo esta repleto de tatuajes, la lluvia me los revela, imágenes pasan por mi mente, ya sé quien soy, no pudieron detenerme, el dia llego, el dia de la liberación llego, casi me convencen, casi me atrapan. Empiezo a recordar, solo es cuestión de tiempo, espere ya 23 años para despertar. Que el cielo llore, tiene razón, es lo único que podrá hacer, ya no me controlan, que lloren, el verdadero enemigo acaba de despertar. Es mi hora de reír, ya nadie puede detenerme, hacen bien lloren.

El Autor de este relato fué Leandro Bruno , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=7235 (ahora offline)

Relatos cortos terror Terror General Agorafobia

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20