Relatos cortos terror Terror General la puerta 1987 II

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Habían pasado dos días desde la desaparición de Iñigo, ni martín el recepcionista ni nadie de la dirección del hotel sabían nada de el. Su familia tampoco.

Pero dos días antes en aquella habitación……

¿Hay alguien? ahí, porque si esto es una broma no tiene gracia, ¡eh!-preguntó Iñigo. El silencio lo inundo todo.

Algo se movía en las tripas de aquel lugar y nadie quería saberlo menos el…, así que armándose de valor…Iñigo respiró profundamente, y entró en la habitación. Todo estaba a oscuras, solo la tenue luz que se colaba por la ventana iluminaba levemente el recinto.

Volvió a respirar profundamente y tragó saliva, el pulso se le aceleró rápidamente y un sudor frío y mortecino le resbaló por la espina dorsal hasta morir por la corva de sus piernas, no era miedo lo que sentía, era indefensión hacia lo desconocido. Había algo contra toda lógica que le había empujado a saber más de lo que se debe saber en esta vida, un impulso irrefrenable que le impedía frenar y lo avocaba contra aquella habitación “fantasma”, porque En esta vida se hacen cosas sin sentido, cosas que van contra toda lógica, y quizás, no, seguro esta era una de esas cosas sin lógica ni razón que se piensan que no pueden pasar y sin embargo pasan ¿cuantos de vosotros en la misma situación de Iñigo hubieseis dado un paso mas para saber, cuantos no os hubieseis cagado de miedo y meado en los pantalones frente aquel misterio?si, son cosas inexplicables.

Y ya estaba dentro, no había vuelta tras, cómo retroceder cuando se ha dado ya un paso tan importante.

Y de pronto, Iñigo, sin tener ningún sentido, por extraño que pareciese en aquella situación de un golpe seco, ¡ cerró la habitación!.

Su respiración se hizo mas profunda y entrecortada, era como una opresión que le pisaba el alma desde algún punto de aquel oscuro lugar, no sabia lo que era, pero una fuerza sobrehumana, superior a el en todo los aspectos y que no podía ver lo Había empujado al interior de aquel sitio.

Iñigo trato de ver algo en la oscuridad, agudizando su vista entre la poca luz de las rendijas de la ventana.

De pronto un chasquido se sintió desde algún punto de la habitación:

-¿quién ésta hay?- pregunto el joven entre dientes .el silencio como respuesta fue su única contestación.

Y volvió a preguntar:

-¿quién ésta hay?.Nuevamente el silencio inundo la habitación.

Todo empezó a helarse, era un frío inexplicable, fuera de toda lógica, más si lo veíamos desde el punto de vista de que era enero y el aire acondicionado no estaba activado.

De pronto otro chasquido cruzó de parte a parte la habitación, como una rama que se parte en dos, un seco golpe en la nada.

¿ que hacer entonces?, Iñigo no lo dudo y trato de volver sobre sus pasos andados, aun no era tarde para echarse atrás pensó y trato de encontrar el pomo de la maldita puerta.

-¡donde esta la puerta, joder, tenia que estar aquí, pero si solo me he dado la vuelta, dios bendito, pero donde esta!!-gritó desesperado entre la rabia y la indefensión. Naves Espaciales, Tu Tienda Online de Artículos Espaciales 🛸

La puerta que solo instantes atrás estaba tras sus talones había desaparecido, aquello era un muro desierto que no parecía albergar rastro alguno de la salida que tanto buscaba el joven. Quizás se había confundido y estaba en otro punto de la misma y solo estaba desorientado pensó, y tanteando aun con mas vehemencia que antes la volvió a buscar.

¡Pero donde coño estás maldita, joder, joder ,volvía gritar esta vez entre sollozos y lagrimas. Su desesperación iba en aumento, había perdido el rumbo y la razón, golpeaba las paredes hasta destrozarse las manos, pataleaba y se revolvía en medio de aquella oscuridad que lo absorbía.

De pronto callo, se paro en seco.

Algo tras sus espaldas respiraba a no mas de un par de metros de, el miedo que lo atenazaba se convirtió en un pánico desbocado, sus piernas se mojaron al ceder su esfínter, estaba paralizado en el suelo. Gritó con fuerza, pero de sus cuerdas vocales no salía ni una sola nota discordante, era un grito mudo, no podía hablar ni moverse, sintió como la respiración se acercaba más y más a el, lo vigilaba, lo escrutaba y observaba. No lo podía ver pero sabía que algo estaba allí al acecho de sus movimientos.

El pulso de Iñigo se lanzo a mas de 120 pulsaciones, le iba estallar el pecho, las manos heladas estaban entumecidas, de pronto un sonido aun mas rocoso que los anteriores retumbó en toda la habitación en una vibraciones casi inaudibles, era una voz de hombre que susurraba….

Me muero, me muero…

Iñigo volvió a gritar en el vacío con su voz sorda, y giro la cabeza levemente, allí frente a su nuca, aquella respiración exhalo un halo frío pavoroso y aterrador, volviendo a susurrar…

Me muero, me muero…

Solo fue un instante, pero lo suficiente para que Iñigo viera el dueño de aquel exhalo, solo fué un instante, una cara sin rostro amoratado y congestionado que lo miraba inerte.

Solo fue un segundo, pero lo suficiente para que a Iñigo le reventara el corazón y cayera al suelo inerte y finito. Todo había acabado, y allí solo quedo su cadáver sin que nadie lo fuese a auxiliar, triste solo en la negrura de la noche, que lo atrapo sin remisión.

El 4 de marzo de 1932 en la segunda planta de los almacenes san Cristóbal moría Juan Ruiz Quesada en el incendio que devastó aquella segunda planta, una mañana de aquel mes de marzo fatídico, un niño de once años que jugaba sin maldad en aquel sitio maldito. Su inocencia le hizo esconderse en la habitación de las escobas, el fuego hizo presa de aquel lugar donde quedo encerrado y muriendo asfixiado por el humo. Y allí encontraron su cadáver amoratado y contraído por el rictus de la muerte hace ya 74 años…..

El Autor de este relato fué Mhame , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=12850&cat=terror (ahora offline)

Relatos cortos terror Terror General la puerta 1987 II

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20