Relatos cortos terror Terror General Latin Kings

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Los pasos de un hombre desesperado resonaban en las calles abandonadas y húmedas de un barrio de Barcelona. Avanzaba rápido, mirando al suelo y con la cabeza encogida en el cuello de su abrigo, llevaba algo en la mano, un paquete marrón con forma oblonga. La calle por la que caminaba conducía hasta una bonita plaza en la que ahora, a la una de la mañana, unos jóvenes escandalizaban. Gritaban, bebían, reían y consumían droga. Su acento era claramente sudamericano, era un grupo de latin kings, reyes latinos. Últimamente, la cantidad de estos grupos subía de manera descontrolada. El temor en las calles cada vez era más grande, y muchas familias, como la de el hombre barbudo que caminaba ahora por la calle, optaban por quedarse en sus casas para estar mas seguros.

A medida que el hombre se acercaba a la esquina y escuchaba mejor a los latins, fue disminuyendo la velocidad y el sonido de sus pasos menguó hasta hacerse imperceptible. Aferró el paquete con la mano derecha y el cartón crujió un poco bajo la presión de sus dedos. Llegó hasta la esquina y asomó la cabeza. Su casa estaba justo al otro lado de la plaza, y los latin kings se interponían entre ella y él. Tenía miedo, la barba le picaba y el sudor le resbalaba por la cara. Sabía lo que tenía que hacer, pero no se atrevía a ello. Sabía que era lo correcto. Conocía de primera mano lo que podía hacer la sola presencia de estos grupos en un buen barrio. Y lo peor era que los habían declarado una asociación legal. Ahora estaban mas seguros, campaban a sus anchas, y los malos se aprovechaban de lo que habían conseguido los pocos buenos de la banda. Ahora formaban parte de Cataluña.

Apoyado contra la pared, el hombre parecía simplemente un ser acobardado e indeciso que no se atrevía a llegar hasta su casa por miedo a los latinos, pero quien se fijara en su mirada certera y recia escondida detrás de las vigorosas vaharadas que salían de su boca, comprendería que no era miedo lo que invadía al hombre en esos momentos. Era odio. Dio media vuelta y se expuso a que lo vieran los latinos, llevó el brazo derecho hacia atrás y lo proyectó adelante soltando el paquete con un rugido bestial que hizo que todos los latin kings se volvieran en su dirección. Todos siguieron el paquete mientras marcaba en el aire una parábola en dirección a ellos. Dentro de su egocentrismo y su seguridad, solo uno de ellos se dió cuenta de lo que iba a pasar y empezó a correr desesperadamente, pero fue demasiado tarde. Cuando el paquete chocó contra el suelo, el tiempo se ralentizó para todos aquellos latinos y para el hombre barbudo, luego, todo acabó en una gran luz cegadora. La explosión destrozó a varios de los jóvenes y los esparció por el césped y encima de sus compañeros, dejando en el aire sangre pulverizada. Algunos pedazos de metralla se incrustaron en los cuerpos de los otros chicos, varios en sitios donde no debían, y al incrustarse abrían paso al torrente rojo que corría por el cuerpo de los latin kings. Pocos sobrevivieron a la masacre, y los que si, lo hicieron con severas secuelas. Tiempo después, los “héroes” que persistieron en la existencia terrenal encadenarían una guerra a pequeña escala contra bandas rivales a causa de este primer enfrentamiento. La policía recibió aquella noche muchas llamadas referidas a la explosión, muchas personas pidieron ambulancias mientras lloraban nerviosas al observar desde su ventana restos humanos humeantes colgando de los árboles, pero, curiosamente, no recibieron ninguna llamada refiriéndose a ese misterioso hombre barbudo que corrió como alma que lleva el diablo deshaciendo el camino que había hecho poco antes. freelatinapornmovie.1blogs.es

Poco después, nadie se fijó en que, entre las caras horrorizadas, descompuestas por el asco y el miedo, había una cara fría e inexpresiva como una roca que observaba la escena con un absoluto alivio. Luego, el hombre al que pertenecía se dirigió sigilosamente hasta su casa, en el perímetro de la plaza. Desde allí hecho una última ojeada a la escena del crimen y recordó como hacía poco tiempo estaba justo en el otro lado de la plaza con un paquete en la mano y lo mucho que le picaba la barba postiza que se había puesto.

El Autor de este relato fué Ruym%E1n , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=13023&cat=terror (ahora offline)

Relatos cortos terror Terror General Latin Kings

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20