Relatos cortos terror Terror General Los asesinatos de scream st. (II)

 

 

 

LOS ASESINATOS DE SCREAM ST. II

Era una mañana clara de domingo en una humilde capilla a las afueras de Twin Peaks. En aquel preciso instante se estaba desarrollando una ceremonia nupcial:

-Queridos hermanos, -comenzó el cura, Enoel- estamos aquí reunidos en la casa del Señor para unir a estas dos personas en sagrado matrimonio. Si alguno de los aquí presentes tiene algún impedimento para que se celebre esta unión que hable ahora o que calle para siempre.

De pronto las puertas de la iglesia se abrieron y aparecieron dos figuras sospechosas:

-¡Somos del F.B.I.! -gritó uno de ellos al tiempo que sacaba una reluciente placa de su bolsillo- Somos los agentes Orlando y Chema y queremos hablar de inmediato con Lidia Argggggggtttttsssssss. -Bueno,con Lidia- dijo Orlando.

 

-Eso, con él, digo... con ella -manifestó Chema.

-¿Chema?Soy yo,¿no me reconoces? -dijo con una gran sonrisa.

-¿Lidia? Debí de haberlo supuesto.

Lidia y Chema se conocían desde la infancia. Y los dos

conocían, trágicamente, a la difunta Jennifer también.

-¿Qué quieren ustedes, agentes de parte de la ley? -pregunt6 Víctor con tono irónico y, por supuesto, algo cabreado.

-Deseamos hablarle de la reciente muerte de su amiga Jennifer- comunicó Orlando.

-Su muerte me ha afectado mucho Chema. Pero me he repuesto y resignado a su muerte. Nunca creí ... -dijo Lidia acongojada y entre lágrimas y llantos- que quería tanto a Pelayo como para dejar que él la matara antes de suicidarse.

-Verás Lidia, -empezó Chema- se ha demostrado que Pelayo no se suicidó.

-¿Entonces?- preguntó Lidia desconcertada.

-A Jennifer, a Pelayo, a Beatriz y a Alejandro los han asesinado. Quizás una o varias personas. Pero todos esos asesinatos están relacionados -dijo Orlando mientras encendía un cigarrillo.

-Creemos que tú, como amiga de Jennifer, sabrías algo que nos ayudara considerablemente -dijo Chema.

-No, Chema, ella nunca me dijo nada. -dijo Lidia.

-De todos modos el asesino podría ir por ti. -dijo Orlando antes de acabar su último pitillo.

-¿Y qué puedo hacer? -preguntó Lidia.

-Te hemos apuntado al programa de protección de testigos. -dijo Chema.

-¿Y mi boda?

-Lo siento Lidia pero es por tu propia seguridad. -dijo Chema.

Minutos más tarde Lidia hablaba con su prometido:

-Víctor,no puedo casarme contigo. -comenzó Lidia- No me preguntes porqué.

-¿Por qué no me quieres? Es eso verdad, es por ese amigo tuyo, Chema.

-Sí. Compréndelo. Adiós. -dijo Lidia entre lágrimas.

Víctor tomó entre sus manos una copa cargada de ginebra y la tiró con violencia contra la pared. Veía ante sus propios ojos como su novia y el que creía su rival, Chema, se iban alejando en un furgón negro azabache con el atardecer de fondo. Enardecido se dirigió a la sacristía para hablar con el cura seriamente o, al menos, eso es lo que quería que creyese Enoel en aquellas circunstancias. Abrió la puerta y directamente empujó al cura contra la pared preguntándole con ira:

-¿Por qué no lo impidió? ¿Por qué no continúo con la boda?

-Pero Víctor yo ...

-Usted nada. Era feliz, nos íbamos a casar pero dejó que se fuera. -Tranquilízate hermano. No puedes comportarte de ese modo en la casa del Señor ... pero, ¿qué haces? ¡No!

-Sí.

Víctor cogió un crucifijo de medianas dimensiones y sin que el cura pudiera defenderse le atravesó con é1. Pasaron varios minutos de gozo para Víctor antes de que se diese a la fuga siguiendo a Lidia.

 

Anochecía en Sunnydale, pueblo cercano a Twin Peaks escogido para los testigos protegidos, a la llegada de Lidia aún vestida con su vestido de novia.

En el gran silencio de la noche se oía la voz de Chema pero Lidia no le oía. Estaba absorta pensando en sus recuerdos del pasado y soñando en sus acciones futuras desde ahora.

-Te hospedarás con Andrea. Vino aquí hace un año por un caso muy parecido al tuyo.

-¿Andrea? Recuerdo haber oído a Víctor hablar de una ex novia suya llamada igual. No creo que sea ella porque me dijo que murió hace un año.

Bajaron una gran pendiente y se encontraron ante un conjunto de caravanas desvencijadas. De una de ellas, la más alejada, salió una figura con forma de mujer que gritaba a todo pulmón como una loca:

-¡Hey! “Compi”. Ven aquí

Lidia estaba desconcertada. La había imaginado de otra forma: morena, baja, pálida, “borrachuza” ... Pero era totalmente al contrario. Era igual que ella y seguro que pensaron que iban a congeniar muy pronto.

Dejó Chema a Lidia con Andrea para que se conocieran y se acomodara en su nueva casa desde ahora. Minutos inquietantes de silencio pasaron allí dentro hasta que Lidia preguntó:

-Y tú, ¿por qué estás aquí?

-Mi novio me intento matar hace un año.

El ambiente se enmudeció durante unos segundos en los que Lidia abrió su maleta de viaje para desempaquetar sus cosas. Sacó primero la poca ropa que tenía y se cambio de ropa.

Tocaba la medianoche en el reloj del pueblo y las chicas se acostaron sin decirse nada más. Andrea pensaba entre sueños: “Mañana, mañana. Lo averiguaré todo sobre ella”.

Mientras tanto, Lidia pensaba en Víctor sin saber lo cerca que estaba de ella y que observaba todos sus movimientos al detalle.

Víctor había salido detrás del furgón sin ser visto para recuperar a su novia y pedirle cuentas a Chema.

Conocía muy bien el pueblo, pues era el que le vio nacer, y se quedó a pasar la noche en la torre del reloj. Era el lugar más idóneo para vigilar a su novia y no poner en aviso al F.B.I. de su presencia.

A la mañana siguiente, Lidia terminó de deshacer su maleta y sacó diversas fotos de sus familiares y una de ella con su novio lo que extraño a Andrea y le obligó a preguntar sin timidez:

-¿Quién es el de la foto? ¿Lo conoces? ¿Es amigo tuyo? ¿Tu novio?

-Sí, bueno, lo era.

-Ten cuidado ¡Es él! -gritó fuera de sí.

-¿Quién es, Andrea? ¡Tranquilízate!

-Él me intentó matar- dijo Andrea más calmada mientras sacaba una foto de ellos dos, Andrea y Víctor.

-Pero no es él. -comenzó Lidia- Tiene bigote, barba y más pelo.

-Vale, pero mira su pose y quítale los pelos. ¿Quién es?

-Dios mío...

-¡Ah! Y mira esta inscripción en el dorso -interrumpió Andrea.

Lidia lo leyó en voz alta:

-"Hola churri soy yo, Imanol, te quiero ver hoy a las tres en mi casa". Guias y Trucos tecnologicos

-Tienes razón pero ... ¿por que la policía no le cogió en su día? -Verás Lidia. Ellos buscaban a Imanol Alonso no a tu novio.

-¿Fuiste a esa cita?

-Sí, y tanto que acudí. -dijo Andrea con tono irónico- En esa cita me intentó matar.

 

Te contaré una breve historia sobre tu novio:

Le conocí en un bar cercano a mi casa. En un principio parecía una persona dulce y sensible. Pero poco a poco cambió y se obsesionó con un recuerdo que nunca me contó. Era un recuerdo de su infancia. Según le oí decir un día por teléfono se trataba de un imposible amor con Bety. Todos los fines de semana se quedaba pegado al teléfono esperando una llamada de su amiga Jennifer. Pero un día le oí clamar venganza y citarse con esa mujer. Le pedí cuentas sobre el asunto pero me daba excusas falsas. Un día me harté de su obsesión y maldiciendo a Bety ante él empecé a salir con mis amigas sin darle explicaciones de ningún tipo. Sospechó que le engañaba y me envió la nota.

Lidia empezó a llorar desconsoladamente sin articular palabra alguna. Se repuso y al fin maldijo:

-¡Jennifer me engaño!

-¿La conocías? -preguntó Andrea.

-Por supuesto, era mi mejor amiga. Pero ahora descubro la clase de "perra" que era en realidad. Me engañó, fue cómplice de ese mal nacido y seguro que estuvo involucrada para intentar matarte.

-Sin olvidar que seguro que tuvo una relación con el.

-Una relación a tres bandas querrás decir. Era la novia de Jandro y también estaba "coladita" por Pelayo. Me lo confesó antes de que Víctor los matara. Ni una lágrima más derramaré por esa.

-No estés tan segura. Según lo que me has dicho deduzco que Víctor la traicionó.

-¿Por que lo dices?

-Verás. En resumen, ellos dos van por Bety. La matan junto con Jandro y Pelayo. Pero como ella estaba enamorada de Pelayo y de Jandro, le echa encara su muerte y la mata. Se va de la escena del crimen y se encuentra contigo.

-Entonces Jennifer es solo una víctima.

-Sí. Una pobre diabla que odiaba a Bety y le siguió el juego a Víctor encontrando la muerte. Estaba en la cima de su gloria y gozo por su cruel y malvada obra pero también le odiaba por la muerte de dos seres queridos. Lo que ocasionó el golpe de gracia para la fatídica decisión de Víctor.

-Tenemos que contárselo de inmediato a Chema.

-Vale.

Las dos salieron de la caravana y se dirigieron corriendo a toda prisa al despacho de Chema en el centro del pueblo.

Mientras tanto, Víctor, se había despertado y había escuchado su conversación desde fuera. En su cabeza solo rondaba la idea de liquidarlas. Ahora ya sabían demasiado. Dejaba en el olvido sus antiguos deseos de venganza y celos. El odio y el rencor se apoderó de su mente y tan solo podía pensar con maldad y con malicia para velar por sus intereses. Era inimaginable pensar en la desmesurada locura y ansias de venganza. Solo podía pensar en tapar su cruel verdad, su aterrador pasado matando a todas aquellas personas que ahora lo conocían realmente, incluida Lidia.

Se adelanto a ellas y llegó hasta unas altas oficinas del F.B.I. en el pueblo. Subió hasta el octavo piso y entró sigilosamente en el despacho de Orlando.

-¿Quién es usted? -preguntó Orlando alarmado.

-No tendrás mucho tiempo para averiguarlo, amigo.

Víctor se ocultó bajo su gabardina y con un abrecartas le atravesó el pecho matándolo en el acto.

En aquel instante, Lidia y Andrea entraron en la oficina de Chema gritando con gran fuerza:

-¡Chema, es Víctor! -gritaron al unísono.

-¿Qué pasa chicas?

-Víctor, mi ex novio, mató a Jennifer, a Pelayo, a Beatriz y...

-... me intentó matar hace un año -dijo Andrea.

-Pero, ¿no se llamaba Imanol?

-No Chema mira -dijo Andrea mientras le entregaba las fotos.

Chema las analizó por unos instantes. Se rascaba la cabeza pensativo mientras observaba aquellas fotos que eran tan diferentes pero tan...

-¡Idénticos! Estos dos son idénticos. Teníais razón. Tenemos que encontrarle y detenerlo antes de que haga más daño. Busquemos a Orlando para que nos ayude.

Se levantó y se dirigió directamente al despacho de su colega dejando solas a las dos chicas en su despacho. Abrió la puerta de madera con el nombre de su compañero grabado. Pero la horrible sorpresa de ver a Orlando muerto le conmocionó de tal manera que se llevo las manos a la cara sin poder ver todos los detalles de la gran "obra" de Victor. Estaba clavado a la pared con su sangre cayéndole por los brazos y desparramada por el suelo en grandes cantidades. Había también en la pared,sobre la cabeza de Orlando, un mensaje escrito que decía:”YA ESTOY AQUÍ”

Chema se puso a pensar en aquel extraño mensaje y un sonoro grito de las chicas le hizo retroceder hacia su despacho. La puerta estaba atrancada.

Víctor ya estaba dentro. Hablaba con las chicas con una pistola en la mano y titubeaba a la hora de decidir cuál sería su primera víctima. Con los ojos desencajados miró a Lidia y le reprochó:

-Tú. Me abandonaste por Chema en el día más feliz de mi vida. Y tú-dijo mirando a Andrea- ¡Tenías que estar muerta maldita! -gritó.-Salías con otros hombres a mis espaldas y me echabas en cara mi obsesión por Bety.

-¿Por qué los mataste? -pregunt6 Lidia.

-¿A quién? A Pelayo, a Bety, a tu amiga...

-No tenías derecho canalla -dijo Andrea antes de agarrarle por el cuello.

Víctor la empujó contra la pared y perdió el conocimiento. -¡No!¡Andrea!

Chema apareció en la estancia con un arma que apuntaba con firmeza hacia Víctor.

¡Ríndete Víctor! -ordenó Chema.

Víctor saco su arma y disparó a Lidia. Pero Chema saltó sobre ella y la bala le impacto en el hombro sin herirla.

Chema yacía en el suelo inconsciente debido al gran impacto. Era el momento perfecto para su venganza. Estaban ellos dos solos en la oficina. Pero tan solo la empujó contra el suelo dejándola tirada. Oyó como por el pasillo se acercaban los guardias y salió por la ventana creyendo concluida su obra.

Pero... ¿Concluiría Víctor con sus asesinatos?

FIN

El Autor de este relato fué Ivanuko , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=6979 (ahora offline)

Relatos cortos terror Terror General Los asesinatos de scream st. (II)

Relatos cortos terror Terror General Los asesinatos de scream st. (II)

Era una mañana clara de domingo en una humilde capilla a las afueras de Twin Peaks. En aquel preciso instante se estaba desarrollando una ceremonia nupcial:

relatoscortos

es

https://cuentocorto.es/static/images/relatoscortos-relatos-cortos-terror-terror-general-los-asesinatos-de-scream-st-2492-0.jpg

2020-05-22

 

Relatos cortos terror Terror General Los asesinatos de scream st. (II)
Relatos cortos terror Terror General Los asesinatos de scream st. (II)

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences