Relatos cortos terror Terror General Mi primer viaje a Egipto

 

 

 

Ya podía ver desde una de las ventanas de mi avión la impresionante ciudad de El Cairo. Este era mi primer viaje a Egipto. Siempre había soñado con cosas como entrar en una pirámide, bañarme en el río Nilo, conocer los secretos de Egipto... y esta era mi oportunidad. Viajaba con mi tío Richard. Ambos somos norteamericanos. Mi tío quería darme una oportunidad para viajar a mi país preferido, y aquí estamos. Parecía que el avión estaba aterrizando sobre el aeropuerto de El Cairo. Las vistas eran maravillosas, impresionantes, nada podía ser mejor... El avión paró totalmente sobre la pista de aterrizaje.

Nada más salir me di cuenta del calor agobiante que hacía. Pero yo no hacía caso; sólo pensaba en hacer realidad mis sueños. -¡¡¡Mira, ese autobús turístico va a Gizeh!!!- exclamé. Los dos corrimos hacia el autobús y entramos dentro. Menos mal que no costaba mucho dinero. Al pasar unos minutos, pude observar la colosal esfinge y la pirámide. Era impresionante. Estaba muy, muy nervioso.

 

Ya nos acercábamos. No pasaron cinco minutos cuando el autobús paró cerca de la esfinge. Todo el mundo salió con cámaras digitales, cuadernos... excepto nosotros, que tan sólo llevábamos una mochila llena de comida y una vieja cámara fotográfica. Bueno, después de sufrir escalofríos, me preparé para entrar en la tenebrosa y alucinante pirámide. Vamos allá. -¿Eh? ¿Tío Richard? ¡¡¡Tío!!! ¿DÓNDE ESTÁS?- grité. Pero por mucho que le busqué no logré encontrarle. –Bueno, parece que voy a tener que entrar solito- me dije. No tenía miedo, pues iba con miles de turistas. La entrada de la pirámide era un agujero profundo y misterioso. Todos quisieron entrar a la vez. Yo esperé a que los más impacientes entrasen y luego lo hice yo. Cada vez estaba más nervioso sin mi tío. La gente se metía por todos los pasillos posibles y corrían por todos lados. A mí me llamó especial atención una escalera que se metía en el suelo. Me acerqué y bajé lentamente. Ese rincón no lo había visto nadie aún. Bajé un escalón, y otro, y otro... todo estaba cada vez más oscuro. Oí de repente unos fuertes gritos de personas árabes (las reconocí por el idioma). Me empezaron a gritar como si quisieran que me saliera de ahí. Yo estaba demasiado asustado para moverme, por lo que ellos empezaron a perseguirme, corriendo detrás mía. Yo bajé del todo las escaleras y me encontré en una siniestra y silenciosa habitación que olía a humedad y a polvo. Había tinajas hecha trozos por el suelo y muchas, muchas telarañas.

Un grito espantador me hizo saltar. Venía de la habitación siguiente. No eran gritos de un ser humano. Me atreví a mirar hacia el interior. Sólo vi un cartel de prohibido el paso y un sarcófago cerrado en medio de la sala. Los perseguidores se acercaban. No tuve otra elección que entrar y esconderme. Pero no hizo falta, la puerta se cerró de un agudo y escalofriante chirrido.

Ahora sí que estaba aterrado. Del interior del ataúd no paraban de ‘salir’ gritos desesperados. Así que, con cuidado, me acerqué al sarcófago y apoyé mis manos en la cerradura. Los perseguidores golpeaban la puerta. De un instantáneo manotazo levanté la tapa del sarcófago y esta salió volando por los aires. Me quedé horrorizado e intenté salir al ver una figura esquelética cubierta de vendas y telarañas a la que le salían insectos muertos por todas partes. Un olor a podrido invadió la habitación. Sabía que pronto iba a llegar mi hora. La espantosa momia intentaba levantarse del sarcófago.

Y lo consiguió. Se puso en pie y lentamente se dirigió hacia mí. Me desplacé al otro extremo de la habitación para que no me alcanzara, y por pura curiosidad, me asomé al interior del ataúd. Allí dentro había cenizas, insectos repugnantes y un papiro. Lo cogí con cuidado y eché un vistazo. Estaba todo en árabe. No me servía. Pero en la parte inferior de la hoja había escrito un conjuro de letras de nuestro abecedario. Lo formulé entero y comencé a oír gritos de la gente y aullidos de momias. El deforme ser avanzaba hacia mí. Con un largo salto consiguió agarrarme del tobillo y hacerme caer de bruces. La momia me agarró por el cuello y comenzó apretar con fuerza. No podía impedirlo, me ahogaba... la momia siguió estrangulándome hasta que comenzó a salirme sangre por la boca. Con mis últimas fuerzas intenté y conseguí alcanzar un trozo afilado de una tinaja y se lo clavé violentamente en el centro de la cara. La momia se apartó y luego volvió a acercarse y comenzó a morderme la cara. Noté cómo me arrancaba los trozos de carne y vi que se los comía con ansia. Luego me destripó y me desgarró violentamente hasta haberme descuartizado. Ese fue mi fin. Y como todos dicen: la curiosidad mató al gato. Mi tío encontró mi cuerpo descuartizado después de varias horas de duro trabajo por abrir la puerta de la cámara. Con ayuda de algunas personas, mi tío cortó por la mitad a la momia con una enorme motosierra y todos recogieron los repugnantes trozos de mi cuerpo. Cuando mi tío regresó a la ciudad, los introdujo en un ataúd y enterró a este en lo profundo del suelo del cementerio, donde nunca jamás podré volver a ver la luz del sol.

El Autor de este relato fué Manuel , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=5056&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos terror Terror General Mi primer viaje a Egipto

Relatos cortos terror Terror General Mi primer viaje a Egipto

Ya podía ver desde una de las ventanas de mi avión la impresionante ciudad de El Cairo. Este era mi primer viaje a Egipto. Siempre había soñado con cosas c

relatoscortos

es

https://images.correotemporalgratis.es/cuentocorto.es/1220/dbmicrodb2-relatoscortos-relatos-cortos-terror-terror-general-mi-primer-viaje-a-egipto-1994-0.jpg

2021-03-19

 

Relatos cortos terror Terror General Mi primer viaje a Egipto
Relatos cortos terror Terror General Mi primer viaje a Egipto

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20