{ "dir": "ltr", "lang": "es", "name": "Relatos Cortos", "short_name": "Relatos Cortos", "scope": "/", "display": "standalone", "start_url": "https://cuentocorto.es", "background_color": "#3367D6", "theme_color": "#3367D6", "description": "Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto. ", "orientation": "any", "icons": [ { "src": "https://cuentocorto.es/images/relatoscortos.png", "type": "image/png", "sizes": "512x512" } ], "url": "https://cuentocorto.es" } Relatos cortos terror vampiros una Copa de Deseo

Relatos cortos terror vampiros una Copa de Deseo

Relatos Cortos Relatos Cortos para adultos, misterio, romance, terror, aventuras, amor, guerras, novelas, fantasia, fanfic y cuento corto.

 

Una Copa De Deseo

1

Permítanme presentarme antes que nada, soy Adrián, ¿Me creerían si les dijeran que soy un Vampiro?... era de suponer que no. No quiero parecer un delirante mentiroso, pero es la verdad… creo que si ustedes no estuvieran interesados en mi, no estarían leyendo lo que escribí, ¿o me equivoco?...

Soy un vampiro joven, apenas tengo 24 años, sé que conservare mi aspecto físico durante toda la eternidad, como saben, así son las leyes que me tocaron vivir. Vivo acompañado por tres compañeros mas de mi clan en una gran casa antigua y hermosa en las colinas de las afueras de Los Ángeles llamado Dunkler Hügel demeure (una de las mansiones del circulo), por ahora me toco vivir ahí, pero pronto me iré a Paris… Mido entre un metro y ochenta y seis de altura, o quizá un poquito mas, tengo pelo castaño demasiado oscuro, ojos claros entre café y verdes marmoteados, piel como la de todos los vampiros, suave, pura, fría y no tan pálida, un cuerpo que se transformo más esbelto aun por el don oscuro, y una mente aristocráticamente filosofa.

Les explico como es la situación así están al tanto:

Me seducieron, fui mordido, dos días de sufrimiento total, luego renací, costado en mi cama, la fiebre había pasado y mi cuerpo ya estaba congelado, (morí por unas cinco horas, de las cuales mi familia no se encontraba en casa) extrañamente comencé a caminar por las paredes sintiendo un terrible dolor muscular en todo mi cuerpo, y una insaciable sed. Tenia que suponer que mi cuerpo se estaba acostumbrando a lo que se adentraba en mí. En realidad, no es un calvario, ¡en serio!, solo son dos días de dolores corporales y estar decaído por horas, la luz molesta un poco pero no lastima, y el ajo… el ajo hace que los pulmones te ardan, pero no es la desgracia de nadie, solo nuestro cuerpo muere, para poder despertarse de nuevo, es fácil de entender, el cuerpo necesita empezar de cero, regenerarse y adaptarse a fuerzas nuevas, los músculos, tendones, sentidos, (vista, oído, tacto, olfato), después, te das cuenta que podes hacer cosas que jamás pudiste. Mis tendones son elásticos como mis músculos, puedo practicar cualquier arte marcial sin problemas, saltar a grandes alturas y altas escalas, una fuerza extrahumana, algunos poderes psíquicos, y lo mejor de todo, puedo volar.

Si les tuviera que explicar toda la cadena de metamorfosis (como así decirlo), no terminaría jamás, lo único que se es que esto es genial.

Luego, llega la parte en donde tienes que cortar toda comunicación que no sea necesaria, dejar algunos amigos, fingir tu propia muerte para los registros policiales y médicos, y tratar que no sospechen lo que sos.

¿Mi familia?, mi familia se acostumbró a mí, y me siguen amando como a un hijo, solo que hay cosas que cambiaron, realmente creí que iba a ser peor, pero no, se tomaron de buenas tener un hijo que nunca le pasará algo malo, soy inmortal.

Recibo una paga de siete mil dólares por mes, por ser lo que soy, según mi tutor, ese dinero es cortesía del gran círculo, y empecé a formar parte de una gran corporación llamada “Volframio corporation”. La corporación es secreta, casi esta por encima de todas las leyes, consiste en una pantalla para el mundo exterior, en donde venden súper productos medicinales y productos químicos para hospitales de gran importancia, pero detrás de esa pantalla de comercialización, se encuentra un mundo de abogados, clonación genética con sangre y células regeneradoras que producen con sangre de otros vampiros como yo, que se comercializan a escondidas.

Todo esto no tendría que estar contándoselos, pero sé que en este memento, muy pocas personas lo leerán, y así como “Lestat” describe sus crónicas y nada sucede, ¿Por que no yo hacer lo mismo?, estoy cansado de hablar con mis alrededores, necesito que alguien mas sepa de mi, alguien que piense que esto es fantasía, no me molesta pero que solo sepa que existo, como fantasía o verdad, pero que existo.

El fin de esta pequeña historia comienza así:

2

Era una fina y sutil celebración de aniversario de una gran empresa staff de Volframio corp.

Una gran mansión al estilo romana, no he de olvidar que los dueños eran italianos.

Champagne servido en delicadas copas de cristal, gente de todo tipo, todos con un elegantes atuendos que los hacia digno de sus actos.

Yo llevaba una camisa azul de ceda y unos pantalones de corderoy negro, zapatos negros, una cadena de plata pura colgada en mi cuello, la misma cadena que casi extravié cuando me confronte con los mensajeros de Leviatán; mi anillo de plata con el signo del “infinito” en mi mano derecha, y en la mano izquierda el famoso anillo dorado de mi “alguna vez preciada humanidad”.

Tenía la impresión de que esa noche iba a ser inolvidable, lo sentía. Había ido solo, allí me encontraría con Clem, mi tutor.

Les contare sobre Clem: Es el líder del círculo en donde me encuentro, un vampiro con buena imagen, pelo rubio corto peinado con gel (al igual que yo, solo que el mío es castaño oscuro como antes les dije), ojos verdes, de mi misma estatura. Fue quien me enseño los secretos de este don oscuro, luego de que su prima Scherezade me convirtió.

Retomemos la historia.

Era la una de la madrugada, la pequeña banda que tocaban con sus violines y contrabajos habían tomado una pausa, mientras el escenario se preparaba para recibir los encargados de tan exitoso progreso en la empresa. Clem aún no había llegado, y yo me encontraba parado frente a un gran cuadro de “no-se-quien”, me gusta el arte, pero no conozco mucho de el. LAS 5 MEJORES SARTENES. Análisis, comparativa y precios.

- El delirante y comprometedor Adrián. -Dijo el señor Octavio, presidente de la empresa, mientras caminaba hacia mí con una gran sonrisa en su rostro. A su lado se encontraba una hermosa mujer con un largo vestido blanco, llevaba pelo castaño oscuro largo hasta los hombros, ojos azules, un cuerpo esbeltamente delicioso, y unos zapatos de tacones blancos muy bien lustrados los cuales lograban que sus piernas tomaran un rasgo firme y tentador, y su delicioso perfume de mujer adinerada me abrazaba los sentidos.

- Bonjour Octavio, que gusto verle por aquí, pensé que iba a estar entre los chupamedias de los empleados de Soreau. –Me salió irónicamente, (realmente no lo soporto).

- No mi querido Adrián, yo no me junto con esa gentuza. (rió sarcásticamente) ambos sabemos lo que juntarse con esas personas nos trae como consecuencias.

- Si, lo sé. –conteste, probando la copa de champagne que sostenía con mi mano derecha y dirigí mi vista hacia la hermosa mujer que estaba a su lado esperando a ser presentada.

- Oh!, disculpe mis modales Adrián, le presento a mi sobrina Solania. (ella sonrió y luego me miro a los ojos con una suave delicadeza) Solania… el es Adrián, encargado del departamento de venta y marketing de la corporación Volframio.

- Un gusto Solania, (la bese en la mano cortésmente como en épocas antiguas las cuales no viví).

- El gusto es mío… Adrián. –Me miro fijamente a los ojos y en un momento de inconciencia pude percibir lo que se imaginaba de mí, me sentí relajado de caerle bien a primera vista.

- Solania se recibió de arquitecta este año, comenzará a trabajar junto a su hermanastro a fines de este mes. –comentaba Octavio con un tono resaltado.

- Debe estar orgulloso de su hermosa sobrina. –Agregué.

- Así es, es el nuevo orgullo de la familia (ella rió avergonzadamente), mientras ustedes se conocen mas y hablan de negocios, yo iré a ocuparme de mis asuntos, así que si me disculpan…

Octavius le recito algunas palabras al oído a su sobrina, me miro, sonrió y se retiro.

- Me hablaron mucho de usted Adrián. –dijo sutilmente.

- Usualmente suelo morirme en la memoria de los demás. –demostré una sonrisa, y ella también rió.

- Pues, no creo que mueras en la mía. –me miro a los ojos y se quedo en silencio esperando una respuesta que tardé en darle.

- No… no lo creo. –respondí.

En ese momento la preocupación que tenia acerca de que no descubran nada fuera de lo normal en mi, se había ido por completo, nada me asustaba que vieran en mi, al decir verdad, quería atraerla, poseerla, como un niño que quiere un dulce, caprichosamente quería probarla solo a ella, a ninguna mas en toda la fiesta, solo a esa hermosa mujer de pelo castaño oscuro y ojos celestes.

Finalmente detrás de mí apareció Clem.

-Mi amigo Adrián, admito que llegué tarde, Laurissia me sostuvo en su oficina fijando fechas de posibles reuniones, y el clan se tomo su tiempo libre (suspiro un poco como si estuviera agitado y toco mi hombro) ¿Quién es esta hermosa mujer? –preguntó sonriendo y sin quitar los ojos de la atractiva sobrina de Octavio.

-Ella es Solania, sobrina de Octavio.

Los presenté:

-Encantado en conocerla Solania, mi nombre es Clem, presidente del departamento de ventas de Volframio corp. –beso su mano como lo hice yo, pero ella solo rió, no dio la misma respuesta que me había dado a mi.

-Se recibió de arquitecta, comenzará a trabajar con su hermanastro a fines de mes. –informe.

-Debe ser una mujer muy inteligente, ¿No es así?

-Así es. –respondí.

Nosotros dos vampiros en ningún momento quitamos la vista de esa mujer, era muy atractiva, una mortal demasiado llamativa diría yo.

Acto seguido, las luces de la gran sala se apagaron y todas las personas fijaron en el escenario en donde un hombre gordo y calvo se presentaba iluminado por una luz blanca con un micrófono en mano.

-Discúlpenme pero me anunciarán también a mí, así que debo acercarme al escenario (dijo Solania con su voz suave) y por cierto, quisiera saber mas de usted Adrián, ¿qué dice si al finalizar la celebración me deja su numero de móvil? (agrego mirándome con su encanto)

-Si, ¿Por qué no? –respondí, ella sonrió con carisma y se retiró.

No podía quitarle los ojos de ese hermoso cuerpo caminando con sensualidad y devoción, su espalda escotada, sus caderas, su cola y esbeltas piernas formadas hacía que uno se maraville con su esplendor.

-Hermosa mujer (me dijo Clem en un tono suave para que nadie escuchara, mirando el escenario) y un poquitin tímida. –rió.

Le ofrecí una mueca como de costumbre sin mirarlo.

-Por cierto… ¿Quién diablos es Octavio?... –lo miré y solté una carcajada y tome otro sorbo de champagne.

Continuará...

El Autor de este relato fué Damian , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=12597&cat=terror (ahora offline)

Relatos cortos terror vampiros una Copa de Deseo

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20