Relatos cortos eroticos Desvirgaciones los culitos de anita y su amiguita

 

 

 

Soy un hombre de cuaenta años, casdo y con un recorrido como maestro que me hacia pensar que dominaba todas las situaciones, sin embargo desde hace tres año algo me pasa y es que no puedo dejar de mirar a las preadolescentes del liceo sin que un cosquilleo recorra mi entrepierna.

Al comienzo pense que era natural que esa candidez que se hace tan notoria en la transición entre la infancia y la pubertad me despertara ese deseo de acariciar y poseer para mi toda esa ternura.

Un amigo psicologo me recomendo que fuera a tratamiento pues veia que estaba comenzando a desarrollar una fuerte pedofilia, no le crei, pero las evidencias eran arrolladoras, me exitaba más un cuerpo delgado en el apenas comenzaran a brotar los senos, que el de una modelo por expectacular que fuera.

 

Estando así las cosas, en el liceo una pequeña de once años, Anita se acercaba cada vez más a mi, y pude ver que se inquietaba mucho, luego supe que yo era el objeto de sus primeras fantasias. No perdia ocasión para estar conmigo en la oficina, acompañarme, preguntarme sobre cualquier cosa... hasta que un d{ia no pude más y encerrandola en la oficina, la desvest{i, ella trato de escapar, pero la pude sujetar facilmente, la desvesti y colocandola encima de la mesa le abrí las piernas y lami y chupe su vagina hasta que la sentí bien mojadita, ella solo lloraba pero no trato de quitarse, separé sus muslos y le fui metiendo poco a poco mi pene, sintiendo como se desgarraba su himen mientras ella gemia y apretaba su cuerpito,hasta que le entaron dos terceras partes, era lo maximo que le cabia, tan apretadita que el placer era indescriptible, comence a bomberla y durante 15 mitutos entre en ella sin parar hasta que explote en su interior llenandola de mi semen. luego la calme y la consentí el resto de la tarde hasta que el transporte escolar la llevó a su casa.

Me que muy preocupado pensando en el escandalo que se iba a desencadenar, pero no fue así, al parecer no contó nada en su casa. dejo de ir durante un tiempo a mi oficina, pero a los dos meses aparecio de nuevo yme dijo que quería que se lo hiciera otra vez, la lami hasta que se arqueo en su primer orgasmo, tan intenso que no pudo evitar las lagrimas, le pregunte si le dolia y responsio que no, que lo que pasaba es que lo que sentia era tan rico que no podia aguantarse, la sente encima de mi pene hasta que nuevamente se lo encaje hasta donde le cabia, cavalgo como desesperada hasta su segundo orgamo, y como en esa posición yo no me venia, decidi cambiar y ponerla boca abajo doblada sobre el escritorio, la vista era sublime, su chochito pequeño y todo mojado en jugos y ese culito marron claro y cerradito, le metí un dedoen el culito y dio un salto, pero dejo que entrara todo, me asombro lo elastico cuando medi luego dos y tres dedos, ella se dejaba hacer con los ojitos cerrados, ya con el esfinter dilatado, le fui introduciendo poco a oco el pene, que para mi sorpresa por ese camino entro por completo hasta que sentí mis testiculos en sus pequeñas nalgas, en apenas cinco minutos eyacule llenado su ano y quedando desmadejado sobre su espalda. le pregunte sile habia gustado y me dijo que se sentia raro, pero que sile había gustado... desde ese dia hace ya un año, mientras estamos en el liceo no ha pasado un solo día sin que la culee, aunque a ella lo que más le gusta es cabalgar.

Hace dos meses la inicie en los trios, le pregunte si haria algo por mi y me dijo que lo que fuera, entonces le pedi que se dejara penetrar por otro hombre mientras estuviera conmigo, al momento entro el chofer del colectivo, con quien ya habia hablado previamente y mientars yo la culeba el recibia la mamada más dulce que he visto, luego lo cabalgo, lo que yo aproveche para culearla al tiempo... ya tiene doce años, pero es una experta en doblers penetraciones.

La semana pasada me hizo un regalo increible, me había dicho que me iba a dar algo muy especial yme llevo hasta el salon de deportes donde a esa hora no había nadie, cual sria mi sorpresa al encontrar allí a su amiguita Carla, completamente desnuda, en cuatro patas sobre un banco de gimnasia y con una enorme zanoria asomando de su culito. Solo fue sacarla y reemplazarla por mi pene. Anita me conto luego que llevaba tiempo convenciendola y que la había aficionado con zanahorias a penetrarse por el anito, por lo que había aceptado que yo se lo iniciara con mi pene, aunque creo que voy a esperar un poco para desvirgarla porque si lo hiciera ahora la lastimaría mucho... Carla la amiguita de Anita, tiene solo nueve años

El Autor de este relato fué Marco antonio , que lo escribió originalmente para la web https://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=11248&cat=craneo (ahora offline)

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones los culitos de anita y su amiguita

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones los culitos de anita y su amiguita

Soy un hombre de cuaenta años, casdo y con un recorrido como maestro que me hacia pensar que dominaba todas las situaciones, sin embargo desde hace tres año

relatoscortos

es

https://images.correotemporalgratis.es/cuentocorto.es/1220/dbmicrodb2-relatoscortos-relatos-cortos-eroticos-desvirgaciones-los-culitos-de-anita-y-su-amiguita-293-0.jpg

2020-07-12

 

Relatos cortos eroticos Desvirgaciones los culitos de anita y su amiguita
Relatos cortos eroticos Desvirgaciones los culitos de anita y su amiguita

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://www.relatoscortos.com/ver.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20